Argentina
Sábado, 28 mayo 2022
NOTA DE GRAFICA
21 de diciembre de 2021

Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023

Con vistas a elecciones desdobladas, los aspirantes al sillón en la Provincia se definirán en el primer semestre del año que viene. Ya suenan varios y asoman internas en cada espacio

Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023 - La Tecla Patagonia
Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023 - La Tecla Patagonia
Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023 - La Tecla Patagonia
Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023 - La Tecla Patagonia

Por Sebastián Simonetti

Poco más de un mes después de las elecciones legislativas, en la provincia de Neuquén ya comenzaron los primeros movimientos de cara a la madre de todas las batallas que tendrá lugar dentro de dos años. En realidad, es casi un hecho que los comicios provinciales serán durante el primer semestre -incluso se habla de abril- por lo que el tiempo real sería de año y cuatro meses hasta la próxima disputa en las urnas. De allí que nadie se toma un descanso este verano, en ninguna fuerza.

Sucede que la estrategia del oficialismo que encarna el Movimiento Popular Neuquino viene siendo adelantar los comicios para desdoblarlos de los nacionales, ya que al ser una fuerza provincial, se ve perjudicado por el arrastre de sus competidores. La última vez. en 2019, fueron en marzo y la jugada les salió bien, por lo que para la que viene planean repetir la fórmula. 

Y el escenario nacional, a priori, asoma bastante similar al de hace 2 años, pero a la inversa. Ahora el gobierno nacional es peronista y Juntos por el Cambio el principal retador. Y en la provincia, la alianza opositora corre con ventaja respecto de los representantes del Frente de Todos. El dato, una vez más, será revalidar el crédito del partido provincial, que a fuerza de tradición -y gestión- gana en las urnas hace más de 60 años.

Claro que el MPN no va a ganar por inercia, sobre todo en una compulsa que ya no contará con la presencia del Gobernador Omar Gutiérrez en la lista ya que cumple su segundo mandato y no podrá ir por otro. Allí se abre una competencia por encontrar al sucesor, que, como usualmente resuelve sus diferencias el partido provincial, se dará en comicios domésticos. La fuerza del espacio está en la competencia interna y no será la excepción el próximo turno electoral.

En este sentido, el Movimiento Popular Neuquino tiene un gran desafío por delante, quizás el más importante de los últimos años. Sin un sucesor natural de Gutiérrez, la interna puede ser amplia y caer para cualquier lado, dificultando la unión posterior. Pero para agregar más complejidad, por primera vez en mucho tiempo, en la oposición empiezan a entender la necesidad de unirse para vencer al partido provincial.

Juntos por el Cambio o la versión local Cambia Neuquén, llega fortalecido tras el 14 N, con un plusvalor: el resurgimiento del radicalismo. De un tiempo a esta parte, la UCR se revitalizó en la provincia y logró ubicar un diputado nacional. Más allá de que al final del camino puedan o no establecer a su candidato para el ‘23, la movilización interna ya le sumará a la alianza opositora. Pero buscan todavía ampliar más el espacio.

Desde el PRO ya hay gestiones abiertas para sumar al partido del exgobernador Jorge Sobisch, que tiene un núcleo duro de votos para nada despreciable y que podrían darle un salto de calidad al frente. Fuentes del partido indicaron a La Tecla Patagonia que los libertarios serán parte de algo más grande en la provincia. Resta ver si habrá espacio para que vuelva la CC-ARI, eyectada en las legislativas. A priori, no parece haber lugar para el periodista devenido en político, Carlos Eguía, al que acusan de ser funcional al MPN.

Y el peronismo, la otra gran fuerza con poder de fuego real para aspirar a conducir la provincia, este año asoma más debilitado que nunca. Estuvieron cerca de perder la banca y afloraron las históricas diferencias dentro de un frente que tiene al PJ como columna vertebral, pero que lo integran otros actores que en su mayoría no comulgan con las formas de los justicialistas. Uno de los que siempre está a un paso de pegar el portazo es el referente del Frente Neuquino, Ramón Rioseco. En el pasado logró hacer a un lado sus diferencias en pos de la tan mentada unidad, pero ahora no corren con el caballo del comisario.

Para peor, el escenario actual no los favorece tampoco en el contexto nacional. En política dos años (o año y medio) es mucho tiempo y puede darse vuelta la tortilla, pero la tendencia marca un camino cuesta arriba. Además, la construcción provincial no reúne los mismos consensos ni aprobación por parte de la sociedad que los referentes nacionales. Tienen mucho trabajo por delante para ordenar la tropa primero y luego, reconquistar al electorado, que en la última instancia les dio la espalda. 

El resto de las fuerzas tendrá un papel testimonial o buscará hacerse con algún lugar en la Legislatura, de hecho varias tienen representantes allí. Sobisch podría volver a presentarse con el sello propio, pero en soledad no le alcanzará para ganar. En una alianza más grande, tal vez tenga la chance, aunque parece difícil que todos se encolumnen detrás suyo. No se pudo ahora, será todavía más complicado por el premio grande.

Así las cosas, el 2022 está llamado a ser un año electoral, al menos puertas para adentro de cada espacio. Allí se definirán los actores que serán protagonistas en el 2023. En los próximos meses comenzarán a acomodarse las piezas en el rompecabezas.



MOVIMIENTO POPULAR NEUQUINO
Renovación obligada: interna abierta por la sucesión de Omar Gutiérrez

Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023
Ya hay un nombre que pica en punta para la sucesión: "(Marcos) Koopmann es el candidato", señaló a La Tecla Patagonia un dirigente del MPN que conoce la cocina del partido. En efecto, el vicegoberandor ha levantado el perfil de manera notoria en los últimos meses. Con un perfil similar al de Gutiérrez -otro contador- el otrora presidente del Banco Provincia encaja perfecto en el modelo del Gobernador.

Claro que no es el único apellido en danza. Otro que es del riñón del Gobernador es el actual intendente de Neuquén, Mariano Gaido, quien fuera ministro de la primera gestión de Gutiérrez. El jefe comunal todavía puede reelegir, tiene margen de maniobra. Y un dato no menor: ha mostrado cierto vuelo político propio.

Otro referente del partido provincial señala que no hay que descartar del todo a un histórico: el dos veces gobernador Jorge Sapag. El exmandatario es fuente de consulta constante para las decisiones de la Lista Azul y ya sea que decida jugar o no, su palabra será determinante para la definición del candidato del oficialismo provincial.

Pero también hay un candidato de peso que no es de la línea que hoy conduce el partido: el flamante diputado nacional y exvicegobernador, Rolando Figueroa. Rolo pide pista hace rato y está decidido a dar la pelea puertas adentro del partido para llegar al sillón provincial. 

Si bien no cuenta con el aval del Gobernador, asoma como un candidato atractivo para votantes extrapartidarios, como se vio en las PASO. El MPN tiene entonces dos buenas opciones, ir por el camino actual, más endogámico y con el que ganan desde hace 60 años, o ir por un nombre más de renovación.




CAMBIA NEUQUEN
Unir y ampliar, el mantra para intentar dar el batacazo

Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023
"Nosotros tenemos vocación de poder. Y para llegar al poder hay que tener músculo, ser una fuerza política importante y competitiva. Y eso requiere ampliar la visión y sumar a otros espacios", contó a La Tecla Patagonia el concejal capitalino y presidente del PRO, Marcelo Bermúdez.

De cara a lo que viene, el concejal apuntó: "El año que viene va a ser de mucha política interna. Es probable que las elecciones estén adelantadas y hay que prepararse". Y añadió: "La idea es que cuando ampliamos no lo hacemos por la ciudad sino pensando en toda la provincia. La vocación es ser competitivos a nivel provincial, más allá de que busquemos ser competitivo en cada localidad".

Y agregó: "Vamos a ampliar no solo hacia Democracia Cristiana, sino también hacia otros espacios políticos. Hay mucho más para sumar también, pero hay que seguir trabajando".
Por su parte, el diputado nacional del PRO, Francisco Sánchez, señaló a este medio que buscará ser candidato en 2023. “Vengo laburando hace mucho para ser gobernador”, expresó el legislador cercano a Patricia Bullrich. 

Y ratificó: “Hay que sumar no solo para ganar, sino para gobernar. Venimos de muchos años del mismo signo político, no va a ser fácil. Ganar es una instancia. Lo que le importa a la gente es que se gobierne acordando con otros, por eso es más importante sumar en la gestión que para las elecciones”.

Según pudo saber La Tecla Patagonia, otro que tiene ganas de probarse el traje de mandatario provincial es el ahora exdiputado nacional David Schlereth. Es alguien valorado en el PRO y podría darse algún acuerdo con Sánchez llegado el caso. El lema en los amarillos es que tiene que competir quien tenga más posibilidades.

Por el lado del radicalismo, quien asoma con más chances es el flamante legislador nacional Pablo Cervi, que viene de ser uno de los más votados en las últimas elecciones legislativas. Mucho dependerá también de si se suma o no Jorge Sobisch.



FRENTE DE TODOS
Un número puesto, pero con una conducción cuestionada

Candidaturas en Neuquén: las piezas se acomodan de cara al 2023
El peronismo neuquino no tiene -ni tendrá- un escenario fácil en los próximos comicios por la Gobernación. En la última contienda en las urnas salvó la ropa y mantuvo la banca, pero el tercer lugar, muy lejos del Movimiento Popular Neuquino y a solo 4 puntos de quedar fuera del Congreso, agitó el avispero en el Frente de Todos.

De cara a lo que viene, si bien hay un líder claro y candidato cantado para el sillón provincial, como es el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, el también presidente del PJ quedó herido por la pobre performance electoral.

También es cierto que los espacios que cuestionan la conducción del peronismo son los menos representativos, pero el ruido es lo suficientemente fuerte para condicionar las posibilidades del espacio de dar la pelea en el 2023. Con todos los planteos que puedan hacerse, la realidad es que hoy no hay otra figura de peso en el justicialismo para pelearle la candidatura al funcionario nacional.

Uno de los que han sonado en más de una ocasión es el intendente de Centenario, Javier Bertoldi, quien ya aclaró que el candidato es Darío. En la misma situación está su sobrina, la legisladora nacional Tanya Bertoldi. El tercer puesto en las legislativas del 14N no parece propicio para catapultarla en lo inmediato, pero sí puede ser un cuadro a tener en cuenta a futuro. Las mujeres del PJ reclaman desde hace tiempo un lugar en los espacios de poder.