INFORME
15/11
Laboratorio de ideas: las estrategias del MPN para las elecciones del 2021
En los comicios legislativos del año que viene, el Movimiento Popular Neuquino pone en juego la única banca que le queda en el Congreso de la Nación. En un escenario de gran polarización y crisis por la pandemia del coronavirus, el partido provincial enfrenta el desafío de mantener su escaño en el parlamento nacional. La territorialidad como factor clave
*Por Sebastián Simonetti

A esta altura del año, en un 2020 común y corriente, ya se estaría hablando de estrategias políticas de cara a las PASO (¿se harán?) del año que viene, así como también de las mejores opciones para encabezar las boletas en cada espacio. Pero la pandemia del coronavirus impuso sus condiciones y cambió las reglas de juego. 

Con las autoridades nacionales, provinciales y municipales abocadas a la gestión para frenar el Covid-19, la cuestión electoral quedó en un segundo plano. Al menos de la boca para afuera. Puertas adentro, no son pocas las fuerzas políticas que ya se debaten en torno a lo que será una compulsa clave para el resto del mandato del Presidente Alberto Fernández. 

Pero también será una contienda importante para la oposición. Todos deberán revalidar sus credenciales en las urnas y cada cual buscará cuidar su quintita. En ese lote, los partidos provinciales jugarán su juego, donde un histórico del sur del país estará ante el desafío de intentar mantener el único escaño que le queda en el Congreso de la Nación.

El Movimiento Popular Neuquino es un abonado al parlamento nacional desde hace muchos años y siempre ha sido un lugar estratégico para sostener su política madre: defender los intereses provinciales como máxima, sin descuidar los lazos con el Ejecutivo nacional de turno. 

Al respecto, La Tecla Patagonia indagó puertas adentro y por fuera del partido provincial para conocer la mirada de propios y ajenos sobre la coyuntura electoral. Analistas y dirigentes plasmaron su opinión sobre lo que será una prueba para los oficialismos de cara a la pospandemia. 

Las posibilidades electorales del partido provincial

En un primer pantallazo, el último antecedente no asoma favorable. En las elecciones del 2019, el MPN perdió las dos bancas que tenía en el Senado. Una de valor simbólico, el dirigente petrolero e histórico del partido provincial, Guillermo Pereyra. La otra, con polémica incluida, ya que la ocupaba Lucila Crexell, quien renovó pero bajo el sello de Juntos por el Cambio.

No obstante, en esta oportunidad el escenario es completamente distinto. Para empezar, no es una elección presidencial y eso eleva las chances del partido provincial de manera notable. 

“El MPN  tiene una ventaja y es que en las próximas elecciones no está la boleta presidencial para traccionar”, manifestó la analista María Esperanza Casullo en diálogo con La Tecla Patagonia.

En la misma sintonía, la politóloga apuntó a este medio que “en ese tipo de contiendas, le ha ido en general mejor y además se renuevan tres cargos. Podría aspirar a uno, uno y uno”.


Alma "Chani" Sapag fue la candidata del MPN en 2017 y quedó segunda, a tan solo 2 puntos del primero.

Por su parte, el analista y consultor político, Carlos Germano, afirmó a La Tecla Patagonia que “es difícil, porque es una situación completamente anómala. A su vez, hay un oficialismo nacional que indudablemente va a tener que trabajar mucho, a efectos de posicionarse mucho mejor para enfrentar las elecciones del año que viene. Hay más desafíos en juntos por el Cambio y el Frente de Todos que en el Movimiento Popular Neuquino”.

En este sentido, Germano añadió: “el MPN es un partido estructurado, histórico, de los pocos partidos provinciales que sigue manteniendo una cuota de poder importante. Nunca perdió una elección a gobernador del 83 a la fecha. Todos los demás partidos provinciales del país fueron desapareciendo. siguen existiendo pero sin ningún tipo de injerencia en la disputa de poder”.

Menos optimista, el consultor en márketing político oriundo de la Patagonia, Pablo Gustavo Díaz, expresó a este medio que “si las elecciones fueran hoy, el MPN pierde su banca en diputados. La última encuesta realizada por nuestra consultora en Neuquén nos muestra  una intención de voto al Frente de Todos del 31%, al Frente Cambiemos del 22%, Al MPN del 19%, a otros partidos del 3% y los indecisos ascienden al 25%. Pero falta un año para las elecciones y la política es el arte de lo posible”.

Agregó: “Sin dudas la polarización entre macristas y kirchneristas va a volver a jugar fuerte en 2021 como lo jugó en la elección del año pasado, pero en ese arte de posibilidades está el de resolver algunas demandas interesantes que también nos presentó la gente en la encuesta, como por ejemplo el de ‘unir’ los intereses provinciales y regionales por sobre las apetencias personales y partidarias”.



El as bajo la manga del MPN: la territorialidad 

En 2019, el partido provincial recuperó la capital, territorio esquivo por más de una década.

“Hay que tener en cuenta que el MPN es oficialismo (en la provincia) y tiene una política territorial muy importante. Se empiezan a ver algunas situaciones de fatiga electoral en la capital, pero en el interior el MPN sigue teniendo un grado de empatía con la sociedad debido a que territorialmente está en todos lados y llega permanentemente con recursos del Estado genuinos. Eso le permite tener un grado de posibilidades electorales muy importante”, subrayó Germano.

Además, el politólogo indicó que “el MPN a pesar de los problemas que tiene y una coyuntura difícil con una pandemia que le pegó duro y en capital van a tener que trabajar mucho, el hecho de la inserción territorial y el hecho de manejar el Estado provincial les va a dar un plus en esta elección que viene”. 


Por su parte, Díaz aportó una mirada más regional: “Pero para que las provincias tengan mayor poder real, hace falta una gran alianza federal de los partidos provinciales, como por ejemplo del MPN de Neuquén con JSRN de la provincia de Río Negro, así planteado le preguntamos a la gente como vería la conformación de esa alianza en el congreso, y la respuesta fue 51% favorable contra 17% contraria”.

Añadió: “Vale decir entonces, con esta información que detallo, que no solo las chances de ampliar el caudal de votos del MPN en Neuquén sino también de JSRN en Río Negro, ayudará en gran medida la generación de un proyecto político bien federal y fuertemente aliancista norpatagónico que reivindique el poder autonómico de las provincias por sobre los intereses del centralismo porteño”.

En tanto, la politóloga neuquina Agustina Etura afirmó a La Tecla Patagonia que “desde el surgimiento, el MPN pensó una lógica que apueste al federalismo, opuesto al centralismo del gobierno nacional. Buscó crear poder local, aumentarlo y mantenerlo, siempre a nivel provincial, territorial. Así logró posicionarse como un partido hegemónico. Siempre está buscando alianzas con el gobierno nacional, más allá del gobierno político de turno. Pero siempre defendiendo los intereses provinciales”.


Fiel a su estilo, el MPN mantiene el hermetismo

Ante las reiteradas consultas de este medio, los distintos la gran mayoría de los dirigentes del Movimiento Popular Neuquino evitaron hacer declaraciones sobre cuestiones electorales. La cuestión de la pandemia se lleva toda la atención y prefirieron no emitir opiniones respecto de posibles candidatos y estrategias políticas. 

Quien sí aceptó la propuesta al diálogo fue la vicepresidenta segunda de la Junta de Gobierno del partido, Gloria Sifuentes. “Siempre queremos mantener las bancas. Y en las elecciones nacionales, cuando no está en juego la presidencia, al MPN le ha ido bien. O hemos ganado o hemos estado muy cerca del primero”, apuntó a La Tecla Patagonia la diputada provincial mandato cumplido.


Gloria Sifuentes es vicepresidenta del MPN, cercana al Gobernador Omar Gutiérrez.

Asimismo, Sifuentes agregó: “en 2017, Chani quedó segunda, 2 puntos por debajo de Schlereth. Al MPN le va mucho mejor en esas elecciones, porque la gente puede visualizar bien quiénes son los candidatos que defienden de una manera u otra a la provincia. No le tenemos miedo a este tipo de elección y creo que el MPN va a tener un muy buen posicionamiento”. 

Respecto de la danza de nombres para integrar la boleta del MPN, la referente del partido provincial fue contundente. “Esta pandemia hace que todos estemos en igualdad. Algunos trabajan políticamente por abajo, pero el Gobernador nos pidió que no hagamos política en esta situación. En el MPN cada uno de los funcionarios está abocado a su labor”.

Por último, Sifuentes sentenció: “Yo ya no tengo cargos porque me jubilé, pero trabajo desde el partido y sin ánimos de buscar una candidatura. El Gobernador fue muy claro. No estamos mirando a nadie para candidatos”.




El Congreso no los desvela, el foco está puesto en la provincia


Más allá de la importancia estratégica de la banca nacional, en el Movimiento Popular Neuquino, los popes no están pendientes de la elección del año que viene. Por un lado, la ausencia de una boleta presidencial hace que hasta con una mala elección, lo más probable sea que consiga retener la banca. Pero además, la puja real de poder que ya se debate en el partido provincial es la sucesión del Gobernador Omar Gutiérrez, quien transita su segundo mandato y no podrá ir por uno más en 2023.

En este sentido, tampoco se especula con que el 2021 sea un escalón para la elección provincial, como sí sucede en otras provincias, donde gobiernan partidos de estirpe nacional. En cualquier caso, a pesar de no ostentar cargo partidario alguno, quien sigue repartiendo las cartas en el MPN es el exgobernador Jorge Sapag. Mentor de Gutiérrez, su visto bueno para el sucesor será clave, más allá de que las candidaturas -legislativas y ejecutivas- se dirimirán en las históricas internas partidarias.

“El MPN tiene un desafío mucho mayor, que impone la pandemia. construir y sostener poder en este tiempo. Históricamente al MPN no le ha ido bien en las elecciones intermedias nacionales. su visión estratégica de poder no está puesta fuertemente en el Congreso Nacional. Su objetivo es generar lazos con el gobierno nacional”, apuntó Etura.

En esa misma línea, la politóloga señaló que “el MPN va a abocarse a superar la crisis de la pandemia, y retener el poder provincial. Puede haber algún cambio de gabinete en Provincia o aumentar el poder del intendente capitalino. Pero no creo que su mirada esté puesta en el gobierno nacional. Siempre hay que tener en cuenta que el objetivo del MPN es construir poder en la provincia”.