Argentina
Lunes, 30 enero 2023
RIO NEGRO
1 de diciembre de 2022

Dalceggio fue suspendida por 10 años a la afiliación de la UCR

En base a la inconducta partidaria al asumir “competencias que son propias del Comité Central”. El Tribunal de Conducta del radicalismo también sancionó a Walter Carrasco por 5 años del Padrón de Afiliados del partido por el distrito provincial

Dalceggio fue suspendida por 10 años a la afiliación de la UCR - La Tecla Patagonia
Dalceggio fue suspendida por 10 años a la afiliación de la UCR - La Tecla Patagonia



La Unión Cívica Radical de Río Negor se encuentra convulsionada luego de tener diferencias sobre el accionar de su expresidenta, María de los Ángeles Dalceggio, y su exvicepresidente, Walter Carrasco. adhiriendo a la propuesta de Anibal Tortoriello de Juntos por el Cambio sin la consulta del partido. 

En ese marco, el Tribunal de Conducta del radicalismo excluyó a María de los Ángeles Dalceggio, por el término de 10 (diez) años y a Walter Carrasco, por 5 (cinco) años del Padrón de Afiliados de la Unión Cívica Radical del Distrito Rio Negro. 

La resolución fue firmada por la presidenta Eliana Medvedev; Oscar Jorajuría, vicepresidente y Hugo Gordillo, como secretario, se tomó en base a la inconducta partidaria de los anteriores titulares de la UCR, al haberse incorporado de manera inconsulta a la alianza Juntos por el Cambio, en Río Negro.

La resolución señala que “cuando la Convención del Partido está en receso, quien asume la Dirección del Partido es el Comité Central, es decir el Plenario de Delegados y Delegadas que lo conforman”, y agrega que “Dalceggio incurre en la falacia de considerar que el cargo de Presidente le da individualmente competencias que son propias del Comité Central”.

“Lo antes descrito provoca un gravamen gravísimo, en la dirección del Partido, ya que Dalceggio no solo se arroga facultades que, son propias del Plenario del Comité Central, sino que se atribuye competencias que son propias de la Convención de la UCR”, a la vez que el Tribunal afirma que “las inconductas de Dalceggio y Carrasco no son acciones aisladas, sino que configuran una sucesión de hechos concatenados que, conforman un modus operandi, dirigido y destinado a impedir el normal funcionamiento democrático del órgano partidario e imponer una especie de mandato personal dictatorial y despótico”.