Argentina
Lunes, 6 febrero 2023
RIO NEGRO
6 de septiembre de 2022

Una nueva polémica envuelve al intendente de Villa Regina: lo acusan de persecución política

Luego de que el Concejo Deliberante de dicha localidad determinara la no procedencia para el inicio del proceso de juicio político contra Marcelo Orazi, una concejala de la CC-ARI cruzó al jefe comunal en una Carta Abierta: "Pareciera ser que le molesta el control parlamentario que ejerzo desde mi banca"

Una nueva polémica envuelve al intendente de Villa Regina: lo acusan de persecución política - La Tecla Patagonia

El Concejo Deliberante de Villa Regina había determinado la no procedencia para el inicio del proceso de juicio político al intendente, Marcelo Orazi. El pedido había sido presentado por un referente del Movimiento Vecinalista Villa Regina (MOVER) por una serie de acciones realizadas por el jefe comunal en las que consideraba que había incurrido en el incumplimiento de los deberes de funcionario público. 

Para determinar el inicio del proceso, la Carta Orgánica requiere la aprobación de la procedencia por mayoría especial en el Concejo Deliberante, por lo cual siete de los diez concejales debían avalarlo pero solo cinco lo hicieron. Ante la paridad se descartó el Juicio Político. 

Pero ahora, otra denuncia pesa sobre el intendente: lo acusan de persecución política. La concejala del CC-ARI, Maria Eugenia Paillapi, una de las ediles que votó a favor del inicio del procedimiento contra Orazi, le escribió una carta abierta en la cual crítica los dichos del jefe comunal sobre “analizar” la continuidad de un funcionario de su partido en el gobierno municipal. 

“Quisiera recordarle al señor intendente que desde el momento en que fuimos parte de la lista que contribuyó a que hoy esté gobernando la ciudad  sabe muy bien qué principios representamos desde la CC-ARI”, manifestó Paillapi y agregó: “Parte del acuerdo político de dicha alianza, incluía integrar alguna repartición dentro del Ejecutivo con representación de los partidos integrantes de SVR, por el cual fue designado el señor Darío Centeno al frente de la Oficina de Empleo”. 

En esta línea, la concejala expresó que “dicha área ha sido puesta en valor mediante la gestión del sr Centeno y ha venido desarrollándose una excelente tarea cumpliendo los objetivos fijados. Quisiera pensar que no están pensando apartar al señor Centeno de dicho cargo como represalia política condicionando así mi desempeño en el Concejo Deliberante”. 

“De ser así, estaríamos lamentablemente ante un caso de persecución política”, sentenció la edil y detalló: “El señor intendente sabía muy bien cuando era candidato que nosotros acompañamos un proyecto de ciudad común en donde la transparencia no era un tema menor y no estaba en discusión. Parece que hoy, a más de medio mandato desde que asumió al frente del Municipio, el Dr. Orazi desconoce esos principios y pareciera ser que le molesta el control parlamentario que ejerzo desde mi banca en el Concejo Deliberante”. 

Asimismo, en el texto Paillapi señaló: “Lo que nunca vamos a hacer desde mi partido es ser obsecuentes ni cómplices ante la posible sospecha de comisión de un posible delito e irregularidades en el manejo de la administración pública”. Y agregó: “Me vi en la obligación política y moral de acompañar la procedencia del nuevo pedido de juicio político en su contra por entender que se habían cometido numerosas irregularidades en el manejo de los fondos públicos”. 

“El intendente tiene todo su derecho a reevaluar su organización gubernamental como mejor considere necesario, pero insinuar que ‘analizará’ la continuidad de un funcionario por demás eficiente que además tiene cero injerencia en la toma de decisiones del gobierno, es por lo menos un atropello a la ética y una falta de respeto al acuerdo político realizado en ocasión de la asunción de su gobierno”, indicó. 

Por último, sentenció: “Le pido al señor intendente que asuma su responsabilidad política, baje la confrontación y cese en las insinuaciones hacia miembros de mi partido. Hablaría muy mal del intendente como político y como funcionario público que adoptase una represalia contra un funcionario simplemente como ‘castigo’ por mi voto en el Juicio Político, y quiero pensar que siendo un hombre de derecho no obraría con intención de querer cercenar mi libertad política y de conciencia, ni de condicionar mi función como concejal”.