Argentina
Miércoles, 28 septiembre 2022
LA PAMPA
28 de noviembre de 2021

Conmoción en La Pampa por el crimen de un nene de 5 años: detuvieron a su madre

Abel Lucio Dupuy murió en el hospital donde permanecía internado tras sufrir brutales golpes y agresiones. Christian, su padre biológico, había reclamado la tenencia en varias oportunidades pero no se la dieron. En las últimas horas, se despidió del menor con un desgarrador relato en sus redes sociales.

Conmoción en La Pampa por el crimen de un nene de 5 años: detuvieron a su madre - La Tecla Patagonia

En las últimas horas, el asesinato de Abel Lucio Dupuy de cinco años conmocionó a toda la provincia de La Pampa y al país entero. El menor falleció a causa de los golpes y las agresiones que recibió, según las primeras investigaciones. Por esto, su madre, Magdalena Espósito Valiente y su novia Abigail Páez, quedaron detenidas e imputadas por "homicidio calificado por el vínculo" y "homicidio simple".

El viernes por la noche, el niño fue llevado por la pareja a una de las sedes policiales, donde el personal intentó reanimarlo con maniobras de RCP, pero al no tener éxito fue trasladado al Hospital Evita, ubicado en la ciudad de Santa Rosa. Fuentes judiciales que estaban presentes en el momento, indicaron que “tenía mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo”. 

Por su parte, Christian, el padre biológico de Lucio, quien reside en General Pico, confesó que en varias ocasiones alertó sobre la violencia que ejercían sobre su hijo y apuntó contra la Justicia por haber favorecido “siempre” a la madre cuando él pedía estar a cargo de la tenencia. Tras el fallecimiento, se despidió con un desgarrador relato que hizo público en sus redes sociales.

“Me dejás con el alma rota buscando el ‘porqué’ de tantas cosas, y me doy cuenta ahora de lo que estabas sufriendo. Yo sin saberlo, ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia, ahora comprendo cuando hacíamos videollamada y yo te preguntaba algo y lo que hacías era mirar para los costados para ver si alguna te estaba escuchando. Por eso tardabas en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz (...) Tenías miedo y yo no me di cuenta”, escribió el joven en su cuenta de Facebook, debajo de una foto de la víctima.

En la dolorosa carta, también le pidió perdón por no haber podido ayudarlo. “Perdoname hijo, no llegué a tiempo. Ay, hijito, cómo me duele el alma. Mi rusito, mi gringo, te amo tanto que ya no puedo seguir más con mi vida. Te amo, perdoname por no poder hacer nada”, concluyó en su mensaje, que recibió las condolencias de miles de usuarios.

En  el caso, intervinieron la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia, y la Comisaría Primera de Santa Rosa.