SANTA CRUZ
22/02
Vacunados VIP: Enojo en el Gobierno, rumores de renuncias y un pedido de información
En tierras santacruceñas se viven horas de tensión en torno a la campaña de vacunación, que incluyó la aplicación a Intendentes, allegados y hasta un diputado nacional, sin formar parte de la lista prioritaria. Hay cautela oficial e incertidumbre sobre el futuro de los apuntados. Diputados se reúnen con el Ministro
El escándalo por el "vacunatorio VIP" en el Ministerio de Salud de la Nación, que derivó en la renuncia de Ginés González García, tuvo su preámbulo en Santa Cruz, donde los intendentes de Luis Piedra Buena y Gobernador Gregores, junto a allegados y hasta el diputado nacional Juan Vázquez, recibieron las dosis sin encontrarse dentro de los grupos prioritarios. 

El hecho causó gran enojo en la sociedad y mereció la crítica del Gobierno, que pidió esclarecer la situación. Sin embargo, ante la decisión de posibles medidas, desde el Ejecutivo dejaron en claro que la cuestión quedaba en manos de la Legislatura y los Concejos Deliberantes, que deberían determinar sanciones y culpabilidades, más allá de los procesos judiciales abiertos. 

"Está difícil el tema", aseguraron fuentes gubernamentales a La Tecla Patagonia. Ayer por la tarde, el rumor indicaba que el diputado Vázquez renunciaría a su banca. Sin embargo, desde el entorno del legislador no brindaron declaraciones al respecto y no hubo anuncios oficiales. En Alcorta 231 hay enojo por el manejo de la situación, que perjudicó directamente al Gobierno provincial. 

Hoy, los diputados provinciales del Frente de Todos mantedrán una reunión con el ministro de Salud provincial, Claudio García "por irregularidades en el plan de vacunación", según informó a este medio el Presidente del bloque, Matías Mazú. Sin embargo, no hubo confirmaciones respecto de un pedido formal de informes o una interpelación en la Cámara. Ayer también se conoció que el propio García vacunó a su esposa, pero aseguraron que se debió a que trabaja en el sistema de Salud santacruceño. 

"Nos jutamos para conocer el plan de vacunación, lo cual incluye los casos de vacunaciones de personas que no estaría dentro de los protocolos", aseguró a La Tecla Patagonia otro legislador que integra el bloque del Frente de Todos. 

El hecho causó gran malestar en el oficialismo provincial. No es casual el silencio de Alicia Kirchner, que mira desde lejos cómo se resuelven las notorias irregularidades. Los apuntados, por ahora, también callan. Mientras tanto, el Gobierno avanza con la campaña de vacunación en la búsqueda de evitar mayores consecuencias, y no se descarta aplicar un sistema de transparencia que permita mayor confiabilidad.