Argentina
Domingo, 14 agosto 2022
RIO NEGRO
18 de diciembre de 2020

Polémica en puerta: nuevo impuesto a monotributistas

Los municipios de Viedma y Allen ya aprobaron la modificación tarifaria en los respectivos Concejos Deliberantes. Ahora se suma Bariloche. El hecho imponible es la Tasa por Inspección Seguridad e Higiene que incorpora a los monotributistas, y busca establecer un régimen especial para poder, a través de un convenio con la Agencia de Recaudación y la AFIP, incorporar en la recaudación mensual del monotributo un concepto municipal

Polémica en puerta: nuevo impuesto a monotributistas - La Tecla Patagonia

En un año que fue por demás complicado en materia de recaudación, en la provincia de Río Negro sumaron una polémica iniciativa: un nuevo impuesto a monotributistas. Los municipios de Viedma y Allen ya aprobaron la modificación tarifaria en los respectivos
Concejos Deliberantes. Ahora se suma Bariloche.

El hecho imponible es la Tasa por Inspección Seguridad e Higiene (TISH) que incorpora a los monotributistas, y busca establecer un régimen especial para poder, a través de un convenio con la Agencia de Recaudación y la AFIP, incorporar en la recaudación mensual del monotributo, , un concepto municipal como lo han hecho otras jurisdicciones del país, como Córdoba y Santa Fe.

"Se busca alcanzar 8 mil contribuyentes del régimen simplificado que están inscriptos con domicilio fiscal en esta ciudad, y que no tienen una habilitación comercial, y que sí realizan una actividad económica en la ciudad”, manifestó al respecto el secretario de Hacienda de Bariloche, Diego Quintana. 

En diálogo con El Cordillerano, el funcionario barilochense agregó: “lo que se ha hecho, es corregir una cuestión que ya estaba planteada en el hecho imponible que tiene que ver con la generación de la actividad económica. Lo que pasa es que se había circunscripto específicamente que la TISH estaba vinculada a una habilitación comercial. Pero si uno lee o repasa el hecho imponible de la TISH, no necesariamente tiene que ver con eso, sino con una generación o el ejercicio de la actividad económica dentro de la ciudad”.

En tanto, Quintana explicó: “lo más lineal era cambiar el título, para que sea una contribución indirecta porque en la generación de una actividad económica, a veces se colabora indirectamente en relación al beneficio que se recibe, que es esta aplicación de la linealidad entre lo que uno paga por lo que recibe. Las contribuciones son directas o indirectas. La directa puede ser una contribución de obras por mejoras, la indirecta es más difusa y tiene que ver con que la ciudad pone a disposición de aquel que realiza una actividad económica, una infraestructura urbana para que ese ejercicio sea desarrollado”.

A modo de ejemplo, el funcionario indicó que si todos los contribuyentes monotributistas fuera de la categoría más baja -que no es así-, el mínimo que deberían pagar por Contribución de la Actividad Económica, equivaldría a 285 pesos por mes, lo cual permitiría recaudar unos 40 millones de pesos al año a la Comuna.

Por último, el titular de la cartera de Hacienda sentenció: “Lo que se pretende es establecer un sistema de recaudación mucho más eficiente, porque el que va a recaudar es la AFIP y es el organismo que le cobrará al monotributista la cuota municipal y eso lo enviará a la Comuna. Ahí hay un ahorro de esfuerzos significativo para el Estado Municipal, que si no tendría que salir a buscar a cada uno de esos contribuyentes que están inscriptos en impuestos nacionales y provinciales -porque también tributan Ingresos Bruto – y no tributan al municipio, e ir cobrándoles de a uno. Entonces, el municipio se ahorrará ese esfuerzo con un monto que el Ejecutivo entiende que no es restrictivo”.