NEUQUEN
18/11/2020
Sánchez dio la nota: solo él votó en contra de la Ley de capacitación medioambiental
El diputado nacional neuquino, que se define como un hombre "de derecha", una vez más manifestó su desacuerdo con la mayoría de los legisladores que integran la Cámara Baja. La "Ley Yolanda" que establece la formación integral para las personas que se desempeñen en la función pública obtuvo un solo voto negativo: el suyo. "No quiero que nos impongan discusiones ideológicas a todos que son de una minoría", dijo a La Tecla Patagonia
Ayer se vivió una jornada maratónica en la Cámara de Diputados de la Nación, por el debate en torno al impuesto a las grandes fortunas, la ley de prevención del fuego y la norma conocida como "Ley Yolanda". Esta última, tuvo una particularidad relacionada con la región, y tiene que ver con la posición del diputado nacional neuquino Francisco Sánchez (PRO). 

La iniciativa establece la formación integral en medio ambiente para las personas que se desempeñen en la función pública. Es un espejo de la "Ley Micaela", ya que determina la capacitación de todos los empleados estatales en todos sus niveles y jerarquías en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación.

El debate se dio con absoluta tranquilidad. Tanto desde Juntos por el Cambio como en la bancada del Frente de Todos hubo palabras elogiosas para con Yolanda Ortiz, la primera secretaria de Recursos Naturales y Ambiente Humano de Argentina, y a quien se homenajea en el nombre de la ley. El proyecto fue sancionado por la Cámara baja con 203 votos a favor, 1 en contra y 2 abstenciones.

El neuquino Sánchez dio la nota. En diálogo con La Tecla Patagonia explicó su voto al asegurar que "no estoy de acuerdo con esas capacitaciones obligatorias porque atrás de esa aparente buena intención, como ocurre en el caso de la Ley Micaela que obviamente nadie quiere que maten a mujeres, detrás de eso te imponen una pretensión de deconstrucción, un cambio cultural de nuestras tradición o nuestra forma de ser".
 
Y continuó: "lo mismo ocurre acá, sobre un problema que es real como lo es el problema ambiental, que en Argentina, por cierto, no tenemos los problemas de otros lugares, atrás de eso meten una ley que es de capacitación obligatoria. Primero, si vamos a capacitar a todos los funcionarios, hagámoslo para que dejen de afanar o que se tomen en serio la responabilidad que tienen, no con estos cursos que tienen un sentido ideológico". 

En tal sentido, Sánchez se preguntó: "¿Quiénes son las organizaciones que van a realizar estas capacitaciones? ¿Cuánto van a cobrar? ¿De donde va a salir la plata para pagarles? y ¿Cuáles son los contenidos" y ejemplificó: "si van a hablar en contra de los agroquímicos, es un tema discutible, o sin van a hablar que el calientamiento global se produce por la ganadería también lo es, o en contra del fracking. No quiero que nos impongan discusiones ideológicas a todos, que en definitiva son de una minoría porque no me parece que sea la forma de generar conciencia".  

En mayo de este año, cuando la ministra de las Mujeres Elizabeth Gómez Alcora capacitó a los diputados en el Congreso en el marco de la Ley Micaela, Sánchez aseguró que “en estos momento estoy escuchando lo más ridículo, infundado y sinsentido que recuerde: el adoctrinamiento obligatorio por la Ley Micaela. Imposición totalitaria votada el año pasado, repleta de clichés del feminismo berreta”, y adelantó que presentaría un proyecto para derogarla.