SANTA CRUZ
12/11
Crisis de conducción: UCR off line
La renuncia con acusaciones del exconcejal Fabián Leguizamón reavivó la interna del principal espacio de oposición. Los cuestionamientos a Costa, la sucesión del senador y los dirigentes que saltaron a otros espacios. Radiografía del radicalismo santacruceño

Por Alejandro De Angelis

Hace algunas semanas se reavivó la interna de la UCR santacruceña. La vieja herida volvió a supurar, con la renuncia del exconcejal de Río Gallegos Fabián Leguizamón, que mediante una carta a la comunidad denunció a algunos referentes de querer adueñarse del partido. Desde octubre de 2019 hasta hoy, la suerte del radicalismo santacruceño fue en declive. La derrota electoral por la cual se perdieron las dos principales intendencias, sumado a los afiliados que decidieron adherirse a otros espacios, y el estruendoso silencio desde entonces del principal ordenador, el senador Eduardo Costa, socavaron los cimientos del armado.

Un factor esencial para que exista una crisis es negarla. Y con esa regla parecen cumplir muchas de las actuales autoridades del partido, que aseguran que existe un orden en el espacio y que las turbulencias solo responden a intereses personales de algunos dirigentes, a la complicada coyuntura política y social o a la cuña que mete el oficialismo provincial desde afuera.

“Quieren instalar una crisis partidaria que no es tal”, aseguran desde el entorno de Costa, y recalcan: “tenemos autoridades elegidas, comités y lugar para que todos los sectores participen”. Casi en continuado, desde la cúpula radical apuntan contra los propios que negocian con el peronismo para sacar rédito, y debilitan un posible armado de la UCR, ya fraccionado hacia adentro y con posibilidades de una mayor atomización ante una futura contienda electoral.

Lo cierto es que, de manera oficial, hubo traspasos que no solo socavaron al principal espacio opositor, sino que también dejaron en evidencia una incapacidad de los líderes de contener la mayor cantidad de voluntades posibles. Desde 2019 a la fecha, se cruzaron de vereda Héctor Di Tullio, Gerardo Terraz, Evaristo Ruiz, Leandro Fadul y Fernando Millapel, entre las principales figuras que pegaron el volantazo. Otros, no de manera oficial, iniciaron conversaciones con espacios alternativos, o ya cranean armados por afuera.

Transición ordenada

Sin Costa en escena, la realidad indica que la UCR santacruceña va camino a una transición de liderazgos. El senador fue muy claro en sus deseos, al ubicar a la diputada nacional Roxana Reyes como su principal heredera. Tal es así, que fue el caballito de batalla electoral de las últimas elecciones, y lo seguirá siendo en los comicios que se vienen, incluso en momentos donde la propia legisladora prefería no participar, como en el caso de las municipales de 2019, donde representó al sello por pedido de los referentes de su espacio.

“Es Unión Cívica Reyes”, dicen los críticos a la centralidad de la Diputada, que se perfila para ser la principal heredera del trono que, más antes que después, abandonará Costa. Sin embargo, cambio no significa renovación, y ahí radica otro problema: la falta de referentes jóvenes que le den aire fresco al radicalismo. Aún resuena el legado de Héctor “Pirincho” Roquel y Alfredo “Freddy” Martínez, como figuras que no encontraron un reemplazo natural en la estructura partidaria.

A ello, se suma el crecimiento del oficialismo provincial que, aún fraccionado, logró en las últimas elecciones traccionar la mayor cantidad de votos y, como está planteado el escenario, repetirá la fórmula en 2021, para dar paso sí a una lucha más abierta por la bendición de Alicia Kirchner en 2023. En ese tiempo, la UCR debe rearmarse, sin alimentar al kirchnerismo, estableciendo alianzas y evitando, al mismo tiempo, que haya un crecimiento de las fuerzas vecinales que lo corran de la hegemonía bipartidista que aún persiste en la provincia.

"Nos debemos una autocrítica" - (Alberto Lozano - Vicepresidente UCR Santa Cruz)

El vicepresidente de la Unión Cívica Radical santacruceña aseguró en diálogo con La Tecla Patagonia que "la realidad es compleja porque hemos transitado estos ocho meses de pandemia. Así y todo en febrero tuvimos un encuentro con San Julián con toda la juventud radical y estuvieron casi todas las autoridades también. Después hemos tenido distintos tipos de contactos a través del Zoom. Firmamos un convenio con la Fundación Alem para capacitar a nuestros correligionarios y constituimos a través de esto un Instituto de Formación Política".

Sobre la renuncia de Leguizamón y las críticas a la conducción, consideró que "hubo algún tipo de situaciones que llevó a tomar determinaciones por el Tribunal de Conducta del partido, que es un órgano autónomo. Llegaron denuncias para distintos dirigentes, y estaba el caso de Evaristo Ruiz, que terminó siendo elegido por intermedio de los votos del Frente para la Victoria como Presidente del Concejo Deliberante, en desmedro de los concejales de nuestra propia alianza. Esto plantea el pedido de expulsión de Fabián Leguizamón, Daniel Roquel y Juan Manuel Kingma. El Tribunal determinó la sanción de suspender por dos años a Ruiz".

Asimismo, Lozano analizó que "Leguizamón toma la decisión de renunciar al partido mediante una carta donde sindica al partido como responsable de no haberlo sancionada. Eso estaba, quizás no era lo que él quería. Asimismo, había otra instancia más que es la Convención provincial, que actúa como Tribunal de alzada para que sea reconsiderada la sanción", y agregó: "en su planteo Fabián (Leguizamón) hace un recorrido desde el 2011 a la fecha, entonces yo me pregunto qué hubiera pasado si se hubiera expulsado a Evaristo Ruiz ¿se quedaba? Entonces ahí ya no había problemas, porque de alguna manera él plantea que el partido es casi una organización mafiosa, y esto no es así".

Por otra parte, el vicepresidente del partido admitió que "nos debemos una autocrítica, ya ha pasado un año de las elecciones donde muchos quedaron afuera. No hemos podido convocar a la Convención y generar un debate llano y sincero para generar una estrategia, cuando estamos a menos de un año para las elecciones de medio término".

"Lo de Leguizamón duele. No renuncia a su aspiración legítima de ser candidato a Intendente, dice que lo va a hacer a través de un partido vecinalista. Me parece que eso es mucho más complicado. Yo me cansé de pedirle que no renuncie y trabaje desde adentro. De esta manera le hace el caldo gordo al Frente para la Victoria, pero también a ese oficialismo partidario que él critica", analizó.

Por último, Lozano consideró que "Costa es senador hasta 2023. La verdad es que esta desaparición no debería ser así, porque en el caso de que piense que en 2023 él no competiría, él con ese cargo tiene que seguir construyendo, incentivando y promocionando el fortalecimiento de la Unión Cívica Radical. Su silencio atenta contra el partido y termina siendo nocivo. Esas son las cosas que habría tratar de fortalecer y generar una posibilidad de ser una alternativa".



"Hay dirigentes que no son tenidas en cuenta porque no tiene la plata de Costa atrás"- (Fabián Leguizamón - Exconcejal de Río Gallegos)  

El exconcejal de Río Gallegos, Fabián Leguizamón, explicó a este medio que “a nivel provincial vemos que la falta de toma de decisiones, que tiene que ver con los principios básicos del radicalismo, donde no se tomaron ningún tipo de medidas disciplinarias” con respecto a los dirigentes que abandonan el espacio “hace que Eduardo Costa y Roxana Reyes se lleven puesto el partido, y a través de las estructuras que tienen en el Senado y Diputados hacen que muchos dirigentes se queden callados, dándole trabajo a los hijos, dándole vocalías por las minorías a los amigos de estos dirigentes, y hace que muchos perduren en el silencio, y esto le hace muy mal al partido”.

En tal sentido, analizó que "a partir de la toma de decisión política que tuvieron Costa y Reyes con respecto a Evaristo Ruiz, de tener más en cuenta la ayuda personal que van a tener con Jorge Cruz y todo ese sector político, a cambio de no expulsarlo, eso hizo que uno se alejara de un partido político que no tiene nada que ver con el que uno se afilió",  y agregó que "durante todo este tiempo he visto dirigentes salir a mentir, y ni siquiera los propios responsables de todas estas cosas que pasan en el partido, sí toda esta gente que con tal de quedar bien con ellos sale a plantear cosas que no son reales".

Asimismo, Leguizamón consideró que "dentro del radicalismo no hay la mínima intención, uno veía en Alberto Lozano una de las figuras que iba a generar la autocrítica, pero después vimos que en realidad esto no iba a pasar porque salió a justificar lo injustificable. Sino se plantea una política seria hacia adelante, y estos dirigentes dejen de ser manejados con un hilo, a futuro van a estar peor de lo que están hoy".

El dirigente de Río Gallegos, aclaró que "yo vengo cuestionando las decisiones del partido y del Comité Provincia, fundamentalmente la decisión de Daniel Gardonio de no renunciar y dejar que haya una oposición clara al Gobierno provincial, porque al ser intendente de San Julián no lo puede hacer. Otra cosa que veníamos planteando era que el Comité de Río Gallegos empezará a ser oposición al intendente Grasso y eso no existía. Y fundamentalmente un personalismo de Roxana Reyes. Quiere ser todo ella, y es una falta de respeto a un montón de dirigentes que tiene el radicalismo con mucha más capacidad y con mucho más compromiso partidario, y que lamentablemente no son tenidas en cuenta porque no tiene la plata de Costa atrás".



"Es mucho más fácil tomar la decisión de irte cuando lo que te ofrecen es un cargo, que lucharla adentro" - (Nadia Ricci - Diputada provincial) 

La legisladora provincial santacruceña, Nadia Ricci, destacó que "este es un momento crucial, en función de todo lo que viene aconteciendo no solamente en la provincia sino en el país. El rol de la UCR va a ser importante en ese sentido".

Asimismo, respecto de la renuncia de Leguizamón, consideró que "cada uno será responsable de sus actos. Creo que nos viene pasando en el radicalismo, que cuando la gente se enoja muchas veces se aparta del partido, que como Institución no tiene nada que ver. Cada vez que pasa eso yo pienso que esas personas no se identificaban con el partido, o tienen otras razones que desconozco".

En tal sentido, analizó que "eso tiene mucho que ver con la interna de Gallegos, que a nosotros que estamos en el interior no la sufrimos, aunque los dirigentes de la provincia estamos sujetos a lo que se define en la capital. También es cierto que no hemos logrado conformar un bloque en zona norte que nos permita contrarrestar eso, aunque se están haciendo intentos".

Sobre la conducción del partido, Ricci aseguró que "imagino que Costa en algún momento tendrá que tomar la decisión de, o retomar la conducción o ceder el espacio. Hay muchos otros referentes. El trabajo que viene haciendo Roxana Reyes a mi criterio es excelente, y viene identificándonos mucho a todos, nos viene representando muy bien en la Legislatura nacional y no descarto que pueda convertirse en una de las referentes principales de cara a las elecciones del año que viene".

Por otra parte, aseguró que "en el caso de Daniel Gardonio, con el hecho de participar desde el Municipio, no da el mismo protagonismo, pero yo creo que nuestro partido está en condiciones de hacer una propuesta seria, y hay mucha gente que tiene intenciones de participar al margen de las candidaturas".

Por último, sobre los dirigentes que decidieron irse, Ricci consideró que "no es el partido el que tiene que contener. La mayoría de los dirigentes se han ido es porque les han ofrecido un cargo. Lo cierto es que no hay espacio para todo el mundo con la cantidad de personas que fueron electas. El Frente para la Victoria siempre ha sido muy hábil para comprar voluntades. Es decisión de cada uno, que respeto aunque no comparto. Es mucho más fácil tomar esa decisión cuando lo que te ofrecen es un cargo que lucharla adentro de un partido que viene con muchísimas dificultades".