SALTA
14/09
Dolorosa carta de un médico que tuvo que renunciar tras ser apedreado en la guardia
Daniel Gatica es médico residente desde hace tres años. Ayer decidió renunciar tras ser agredido por familiares de una víctima del coronavirus, en la guardia del Hospital de Orán. Luego, escribió una estremecedora carta sobre la situación del personal de la salud y expresó: “Hoy digo basta, hoy siento que fracasé, hoy dejo el lugar que amé”.
El médico fue atacado con piedras por familiares de un paciente que había fallecido por coronavirus, y tras sufrir las agresiones, ayer,  decidió renunciar “al trabajo que  tanto amé”, expresó y  compartió, una carta donde contó a sus amigos de Facebook los motivos de su decisión. Además, confesó que se sintió “abandonado por el sistema”.

Daniel empezó:”Hoy viví, uno de los días más triste de mi vida como profesional, hoy sentí el peso de esta maldita pandemia. Hoy 13 septiembre dije Basta, basta, fueron 12 días de puro estrés de solo dar malas noticias, de tener que estar en todos lados, de no dormir, de comer lo que venga, de no tomar agua por horas y horas, de no poder ir al baño.”

Además, el médico contó lo que vivió siendo residente, horas de desvelos, en donde no podían ni tener sus espacios para descansar, ya que se los sacaron. Gatica expresó: “Cuantas veces me dormí parado con el EPP puesto después de ver 32 o 40 o 64 pacientes de la guardia. Estoy cansado de tener tres óbitos en una tarde o cinco en una noche”.

Por otro lado, narró la situación en plena pandemia y la batalla de todo el personal de la salud, expresó que “nunca hay cama en terapia, estamos solos,  no hay que molestar y arreglarse con lo que hay, días y días de guardia en emergencia donde hace más de un mes el oxígeno es un lujo”. Continuó: “Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quien dar una cama y a quien darle un tubo de 0xigeno semi vacio y una camilla o una silla, me canse de salir a las 15 y volver a las 18 y salir dos días después, sin tener donde bañarse ni cambiarse, total SOMOS RESIDENTES.” 

Además, expresó que tanto sacrificio para qué,  el profesional advirtió: “Para recibir una agresión física y al alma de una sociedad hipócrita e injusta  que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención. Siempre dije, hay que cuidarse porque cuando llegue la pandemia a Oran hará desastre.”

Por otro lado, el médico narró la situación de la población de la comunidad de Orán y dijo que “tiene secuelas pulmonares, secuelas de tbc, hiv, de desnutrición, de obesidad, de adicciones y de diabetes no controlada. Tenemos hacinamiento a dos cuadras del centro, y hablo de conocer el barrio, la calle y los centros de salud por donde fui y voy desde que entre a la residencia.”

Además, Gatica confesó: “Hoy digo basta, Hoy siento que Fracase, hoy dejo el lugar que ame, el lugar que me enseñó, que me guió, que hizo lo bueno y lo malo que soy.” Aprovechó para agradecer a quienes se preocuparon por él pero aclaró que había llegado hasta acá con su salud mental, física y espiritual”. Y contó la dura situación que dejó la pandemia y el trabajo que se vive a diario en la guardia del hospital:”Somos ocho médicos desde hace tres semanas, alguien sabe que el plantel desde hace tres años es el mismo, somos 21 de los cuales cuatro somos residentes y que hoy quedamos siete trabajando porque el resto enfermó”

Finalizó el relato: “Orgullosamente soy médico residente de medicina familiar y general y hoy me sentí abandonado por el sistema y sobre todo por el Hospital”. Además, lamentó abandonar la Guardia, a la gente y sus colegas pero confesó que esta situación la vive desde hace tres años, donde realiza guardias los sábados durante 24 horas y además, no cobran desde junio. El médico concluyó: “FUERZA COLEGAS, FUERZA RESIDENTES, FUERZA ORAN, QUE DE ESTA SALDREMOS TODOS JUNTOS, ALGÚN DÍA LA TORTA SE CORTARA PARA TODOS Y SEREMOS UN MEJOR EQUIPO Y UN MEJOR HOSPITAL, HASTA TANTO QUE DIOS NOS AMPARE.”