RECORDANDO
28/06
La tormentosa vida de Gary Coleman
El entrañable Arnold de Blanco y Negro alcanzó la cima de la fama cuando protagonizó la exitosa serie de los 80, pero su vida cayó en picada al terminar la serie. Tal es así que falleció muy joven sin pena ni gloria
"¿De qué estás hablando, Willis?". Quién no recuerda esta celebre frase del adorable Arnold Jackson, el niño de diez años dueño de ácidos comentarios, que fruncía el ceño y miraba de costado. Fue Gary Coleman quien le dio vida en la popular sitcom Diff’rent Strokes (Diferentes golpes) que se estrenó en 1978 en la cadena NBC, pero que llegó al país cuatro años más tarde bajo el nombre de Blanco y negro.

Coleman supo desde su infancia transcurrida en los '70 en Illinios, Estados Unidos, que su vida no se desarrollaría por encima del 1,40 de altura y que su salud siempre sería endeble, empeorando con el paso del tiempo.

Por su carisma, simpatía y sonrisa los espectadores lo adoptaron de inmediato.  Alcanzó la popularidad con 10 años, siendo el favorito de una familia disfuncional que irrumpía en la televisión y buscaba derribar prejuicios y resentimientos. Entonces, Philip Drummond, un blanco millonario interpretado por Conrad Bain, y su hija Kimberly, a quien dio vida Dana Plato, le daban cobijo a un niño afroamericano, Arnold. Más adelante se incorporaría su hermano, Willis (Todd Bridges). Con ellos, Blanco y negro fue un verdadero suceso en todo el planeta.



Sin embargo, con el correr de los años, Coleman crecía en edad e iba perdiendo el favoritismo. Y como había sido pronosticado tras su nacimiento, la enfermedad congénita del riñón, le había provocado nefritis, razón por la cual además de las sesiones de diálisis, Gary recibió dos trasplantes: el primero a los cinco años y el segundo, a los 15, en pleno éxito de la sitcom. 

Así como llegó a la cima, tuvo una caída libre en 1986 cuando, con 189 capítulos al aire, Gary de 18 años recién cumplidos, dejó de ser Arnold. Y ahí se abrió paso al drama de la vida real. 

Demandas a sus padres y a su ex representante por haberse apropiado del fideicomiso de 8,3 millones de dólares. En 2003, probó con la política, y se postuló como gobernador de California, pero los 14 mil votos cosechados lo ubicaron octavo entre más de 100 candidatos. Y Gary Wayne Coleman falleció el 28 de mayo de 2010 en Utah, luego de que una caída le provocara una hemorragia intracraneal. Tenía tan solo 42 años.