NEUQUEN
19/09/2018
El country del poder: toma Vip
El selecto barrio de la capital neuquina está en falta desde hace 6 años ya que ocupa más de 8 hectáreas que son de dominio público y el permiso que tenían para utilizarlas venció en 2012. El dato de color y no tanto, es que allí habita la elite política y empresarial de la ciudad, incluidos el intendente Horacio “Pechi” Quiroga y el gobernador Omar Gutiérrez
Por Sebastián Simonetti 


Historias de negocios en los que se funden lo privado y lo público hay a raudales y en todos los casos, los perjudicados son los mismos de siempre: los vecinos de a pie, el ciudadano común, el trabajador. Y si de perjuicios al erario público se trata y hay tierras en disputa, seguro hay un barrio privado en el medio. En este caso, el hecho ocurre en la capital de la provincia y con el Rincón Club de Campo. El selecto conglomerado de viviendas ocupa desde hace 6 años – antes lo hizo con un permiso por 10 años otorgado en 2002- tierras que pertenecen al Estado. 

Se trata de tierras que pertenecen al Parque Bardas Norte, territorio además Área Natural Protegida de la ciudad de Neuquén. En este contexto, el Rincón Club de Campo obtuvo en su momento un permiso de uso de las tierras que venció en 2002 y luego fue renovado por 10 años. Es decir, hace 6 años que deberían haber devuelto las tierras. Pero no, siguen allí, e incluso están llevando adelante obras para evitar inundaciones en el barrio privado, en desmedro de los habitantes del vecindario lindero del Rincón del Emilio.

En este sentido, La Tecla Patagonia se comunicó con una de las damnificadas del lugar, Marta Palacio, quien manifestó que  “las obras en el Rincón Club de Campo están perjudicando a la gente. El conflicto es este barrio, donde viven todos los poderosos. Hace 3 años tenemos una ordenanza donde la municipalidad tenía que darnos el boleto de compra venta y hacer un acuerdo respecto de cuánto íbamos a pagar la financiación de los lotes. El ejecutivo municipal no ejecuta esa ordenanza y todo el tiempo está dando vueltas porque no nos quiere vender la tierra”.

Asimismo, Palacio apuntó a este medio que “hay muchísimas irregularidades. Ahora están haciendo una obra que nos está comiendo toda la calle que teníamos de acceso a los lotes, que tampoco estaba abierta por la desidia de Pechi Quiroga”. Y agregó: “a pesar de que logramos frenar la venta de los terrenos al barrio privado, el Intendente no ordena que se corra el alambrado. Porque ellos han construido un hoyo de golf en una calle pública. Ahora, al ser un barrio privado vos no podés ingresar si ellos no te lo permiten”.



Los ciudadanos ilustres del Rincón Club de Campo


El selecto barrio privado de la capital neuquina cuenta entre sus miembros con las figuras más rutilantes de la política neuquina. A saber: el Gobernador Omar Gutiérrez y el intendente Horacio “Pechi” Quiroga como personalidades más destacadas. Pero también hay ministros, autoridades del poder judicial y asesores varios de todos los poderes. Entre ellos, el ministro de Economía de la provincia, Norberto Bruno; los vocales del tribunal Superior de Justicia Germán Busamia y Alfredo Elosu Larumbe, el exgobernador Jorge Sobisch y la concejala mandato cumplido Andrea Ferracioli.

De esta manera, el country concentra el poder político, económico y judicial en un solo lugar, porque además de las personalidades ya mencionadas también habitan allí los poderosos empresarios de la ciudad. Pero además, con el amplio abanico de dirigentes que vivien en el lugar –desde Cambiemos hasta el MPN, los dos partidos con mayor peso en el Concejo Deliberante- tienen blindado su accionar sobre las tierras públicas. Desde 2016 a la fecha se han presentado 5 proyectos en el órgano deliberativo exigiendo la devolución de las tierras. Todos fueron rechazados.

“Los concejales del MPN y Cambiemos no acompañan este tipo de proyectos. No puede suceder esto en nuestra ciudad. Y todo el mundo sabe que acá hay doble vara. Y debe ser porque vive la gente del poder ahí, tanto del Ejecutivo provincial y municipal y del poder judicial. Pero algún día hay que ponerle un coto a esto, que se cumpla la legislación”, apuntó a La Tecla Patagonia el concejal del Frente Neuquino, Luis Durán.

En la misma sintonía, su compañero de bloque, Francisco Baggio, expresó a este medio que “hay un interés político sostenido por muchas de las personas influyentes que viven en ese barrio. Desde el intendente, el Gobernador, funcionarios del poder judicial, diputados, entre otros. Personas que de ninguna manera van a permitir que se avance con esto”. Y disparó: “cuentan con la connivencia y la protección del Intendente a cara descubierta. Pero también cuentan con la del Gobernador, que no hizo nada de manera directa pero sí mandó a hacer, ordenó a sus concejales a votar en contra”.

En tanto, la concejala mandato cumplido Mercedes Lamarca manifestó en diálogo con el medio que “están todos ahí en el country, los del ejecutivo provincial y municipal. De hecho ninguno de los concejales del MPN ni cambiemos avanzaron con el tema. Era algo implícito. Son esos acuerdos que hay entre los sectores de poder y que ninguno quiere tocarlo demasiado al otro porque hay intereses compartidos. Esa es la verdad”.

Al respecto, Palacio apuntó que “acá hay un negocio a la vista. Hay un cogobierno entre el municipio y los directivos del Rincón Club de Campo”, mientras que otro vecino del barrio, Rubén Goméz, señaló que “Gutiérrez busca entre los amigos que viven ahí para poner funcionarios (Busamia, Bruno). También está la titular titular del juzgado de faltas, Del Campo. Ferracioli era una de las que presionaba para que vendan las tierras”. Y agregó: “La impunidad con que se manejan, hasta en el discurso. Ellos no renuncian al discurso de transparencia. Pero la gente les cobra por eso, le echan en cara que echa a los pobres pero no toca a los vip”.



Hecha la ley, hecha la trampa

Una de las particularidades de este caso de ocupación ilegal de tierras es que la municipalidad de Neuquén cuenta con una ordenanza –que fue presentada por el propio Cambiemos- que habla de compensación por anexamiento. Esta normativa establece que cualquier vecino que anexa a su propia vivienda un lote fiscal, tiene que pagar la compensación, que es el valor inmobiliario del metro cuadrado de tierra en ese lugar multiplicado por la cantidad de metros que ocupó, hasta tanto devuelva el lote. De mantenerse en falta, la multa se duplica año a año. Hasta la fecha, el valor de la deuda del Rincón Club de Campo con el municipio ronda entre 160 y 200 millones de pesos. Y todo parece indicar que será el doble, ya que no hay indicios de que vayan a pagar en diciembre.

“La ordenanza para multar a la gente la presentó Cambiemos, entonces ahora se tienen que multar a ellos mismos. Se le quemaron los papeles, porque ellos creían que se lo iban a aplicar solo a los más pobres. No sé qué va a pasar el día de mañana que cambien los vientos, porque los vecinos ya han activado en la Justicia”, remarcó Durán. Además, el edil informó que un informe de la sindicatura municipal establece con claridad que la Sociedad Anónima Rincón Club de Campo es un ocupante ilegal de las 8 hectáreas en su totalidad. Las 3.5 que vencieron hace 5 años y las 4.5 que anexaron.



En consonancia, su par de bloque Baggio expresó que “cuando presentamos el proyecto en 2016 fuimos a hablar con los administradores del Club, porque capaz tenían una salida o una propuesta para resolver el tema. Pero no nos dieron cabida. Es una sociedad anónima y ahí está la gravedad del tema. Como cualquier empresa de la ciudad tiene que cumplir las reglas de la ciudad”. Por su parte, Lamarca indicó: “nadie nunca los intimó a devolver las tierras. Ellos siguen con la cancha ahí y no corrieron el alambre ni un milímetro. Por eso tampoco el ejecutivo avanzó demasiado en nada, así están bien. No están ni pagando las tierras ni desocupándolas”.

Esta situación genera una gran indignación en la población en general pero en particular en los vecinos del barrio lindero al country, el Rincón de Emilio. “La municipalidad de Neuquén es una gran inmobiliaria. Y sacrifica todo lo que sea espacios físicos, fiscales, ambientales, lo que sea, en función de eso. Esta usurpación del country es una de las cosas más flagrantes. Quiroga en su discurso permanentemente acusa al gobierno provincial – y en su época lo hacía con Nación, con Cristina- de que no se cumplen las leyes, pero él tiene para cumplir un desalojo y no lo hace”, manifestó Gómez, vecino del lugar.

Un Concejo a pedir del country y una Justicia ausente

Desde que se presentó el primer proyecto respecto de este tema, allá por el 2016 por iniciativa del concejal Baggio, el Concejo Deliberante neuquino ha rechazado 5 propuestas consecutivas. Año tras año se fue presentando la misma ordenanza, siempre con el mismo resultado, producto de la apatía (o direccionalidad) de los ediles del Movimiento Popular Neuquino y Cambiemos. Hasta los propios vecinos elaboraron una propuesta, que corrió la misma suerte. “Mientras esté esta composición política y se cuiden y se velen los intereses del poder no se va a modificar esta realidad”, apuntó Lamarca, que intentó en vano levantar la mano en favor de la restitución.

Pero no solo el poder legislativo hace oídos sordos, la Justicia tampoco ha dado respuestas a los vecinos. Dentro de las intimaciones presentadas, está la denuncia que hizo ATE por incumplimiento de los deberes de funcionario público por este tema. Cabe señalar también la denuncia que hicieron los vecinos en el Tribunal de Cuentas y el dictamen de la sindicatura municipal que dejó en claro la situación irregular e ilegal de la ocupación de las tierras pro parte del Rincón. "Muchas presentaciones y cartas documentos que se le han hecho a Quiroga para decirle que ahí tiene una usurpación y tiene que desalojarla. Pero no hace caso a nada de eso y deja que se siga cometiendo esta impunidad”, subrayó Gómez.

De la misma manera, Palacio arremetió: “hay una corporación del poder ejecutivo, municipal y judicial… ¿quién puede ayudarnos a nosotros los vecinos?  Son usurpadores vip. Tienen que dejar esas 8 hectáreas. Todas esas obras que el estado municipal está bancando con el dinero de los contribuyentes es para mejorar el country. No nos queda otra que hacer un juicio, que también lo pagamos nosotros. Los caprichos de Quiroga los pagamos nosotros”.