Argentina
Lunes, 22 abril 2024
ENTREVISTA EXCLUSIVA
17 de octubre de 2023

Axel Kicillof: "Sé que hay sectores que tienen mucho interés en que no se gane la elección"

Mano a mano con La Tecla el Gobernador habla del impacto que generó el affaire Insaurralde y no descarta que haya una mano negra detrás de los sucesos que trastocaron la campaña. Su relación con Máximo Kirchner, el futuro gobierno si es reelecto y una invitación a la oposición para discutir leyes

Axel Kicillof:
Axel Kicillof:
Axel Kicillof:
Axel Kicillof:
Axel Kicillof:

Por Hernán Sánchez y Andrés Sosa
Vía latecla.info 


No lleva la cuenta de los termos de agua que consume en el día, “pero son muchos”. El mate, en cualquier forma menos dulce, está siempre a su lado. Lo llena cada vez que deja lugar a las preguntas. Axel Kicillof recibe a La Tecla en su despacho para hablar de la gestión, de los golpes recibidos en la campaña y de lo que viene si los bonaerenses vuelven a elegirlo Gobernador.

-¿Cómo pega e impacta el caso Insaurralde en la gestión y en su objetivo político de cara a la reelección?

-Dirigentes sindicales que no son de mi espacio político me decían que lo de Insaurralde tiene un efecto, pero, como contrapartida, se actuó rápidamente, como nunca antes ante casos similares. Por ejemplo, apareció (Eugenio) Burzaco en una foto en el US Open de Estados Unidos y el Gobierno del Pro trató de encubrirlo, de posponer, hasta que finalmente tuvo que proceder. Acá fue muy rápido, tajante, muy clara la reacción, y ni siquiera esperando que haya un fallo judicial, ni una denuncia. Ya la foto que se vio era incompatible con parámetros de funcionamiento que tenemos en este gobierno. No cabe adentro de mi gobierno que un funcionario aparezca en esa situación, por lo tanto se lo apartó. Al mismo tiempo, las explicaciones las tiene que dar Insaurralde, pero desde afuera. Yo también me enteré por los medios, y se actuó inmediatamente. Creo que está como factor contrarrestante que se actuó de manera terminante; después se podrá discutir la gravedad del hecho, las consecuencias, porque hay miles de especulaciones sobre si fue una operación, si es una extorsión, si es en el marco de una cuestión en la pareja, si tiene que ver con otros factores.

-¿Alguien le dijo que tenía razón respecto de lo que pensaba en 2021 con el cambio de gabinete y lo que sucedió?

-No, pero también quiero poner eso en su lugar, porque se está hablando del vínculo entre la modificación del gabinete y lo que ocurrió ahora. Nosotros somos una coalición donde participan sectores de diferente extracción, estilos y trayectorias, y a veces, también de ideas y de posicionamientos. Yo fui ministro de Economía producto de un cambio de gabinete después de una elección de medio término; no es raro en nuestra tradición política que haya cambios, más si se pierde. Lo que se intentó hacer en el ‘21, con lo que yo estuve de acuerdo, fue incorporar intendentes de la Primera y de la Tercera sección al gabinete. Después, esos cambios han tenido diferentes efectos en términos de la gestión. El Conectar Igualdad Bonaerense, que es una política de Jefatura del Gabinete, surge a partir de ese cambio y es una muy buena política. La evaluación tiene que ser de todas las cuestiones. Después, lo que pasó con Martín yo ya lo condené, y dije también que no lo sabía. Si lo hubiera sabido antes, Martín no formaba parte del gabinete, y si me hubiera consultado no habría autorizado el viaje. Eso es clarísimo y está dicho, pero que intendentes de distritos claves, como Malvinas Argentinas o Lomas de Zamora, se incorporaran al gabinete, para mí es una buena decisión. Lo que ocurrió muestra que, en el caso particular de Martín, nos enteramos de lo que nos enteramos e hicimos lo que hicimos.

-En el medio de la campaña y en poco tiempo apareció este caso, el fallo de YPF, las tarjetas de la Legislatura, ¿en algún momento pensó que había una mano negra?

-Si me tengo que guiar por las especulaciones de los analistas políticos y las discusiones que hay por ahí, todos dicen que sí. Yo no tengo esa inclinación a pensar que siempre es producto de una conspiración. Sí es cierto que siempre pasan en la previa de las elecciones cisnes negros, cuestiones excepcionales, pero no sé si todo el tiempo hay una enorme organización o alguna mano negra que está conspirando. Sí te puedo decir que el fallo de los buitres, indudablemente, tuvo que ver con el calendario electoral. Sobre los otros hechos, como no tengo certeza tampoco puedo acusar a nadie. Sí lo observo con cuidado, porque sé que hay sectores que tienen mucho interés en que en la provincia de Buenos Aires no se gane la elección, que no haya reelección. Es más, si fuera por las palabras de los candidatos de la oposición pareciera que están dispuestos a hacer cualquier cosa, los he escuchado decir que tienen un proyecto a Presidente que no se va a poder ejecutar si gana Kicillof en la Provincia. Pero como no tengo conocimiento ni certeza prefiero no engranarme tampoco, y ya iremos sabiendo. 

-¿El gabinete es la forma de contener en UP o hay otra manera de conformar a los distintos sectores?

-El gobierno de la Provincia, desde que asumimos y hasta el final, no adoptó una lógica del loteo. Acá hay un gobierno que funciona de manera compacta, con una conducción única, no se divide en espacios. Cómo se va a componer el gabinete va a tener que ver con una lógica del gobierno y, también, del espacio. Yo no considero que la elección en la Provincia se ganó con un proyecto individual, somos una coalición electoral y de gobierno. Acá nunca hubo un problema de descoordinación, o ministros que no se hablaban con otros, ni nada parecido. La primera obligación es ejercer el gobierno de cara a la sociedad y cumplir con las misiones, funciones, programas y planes. Cada una de las áreas está ejecutando un Plan Quinquenal, y más allá de que siempre se puede mejorar e innovar, eso está en marcha. En un momento lancé un programa que se llamó 6 x 6, sobre lo que vamos a hacer en cada área en los próximos seis años.

-Massa planteó la propuesta de un gobierno de unidad nacional, ¿en la Provincia hay lugar para otros sectores por fuera de Unión por la Patria?

-Sí hay lugar. No lo digo como una provocación ni como una propuesta, digo simplemente que hay tantos cortocircuitos entre el macrismo y el radicalismo, por la actitud del propio Macri de desprecio hacia las banderas históricas del radicalismo, que en la Provincia hay muchos sectores radicales que están cerca. El otro día inauguramos un ateneo llamado Hipólito Yrigoyen, y fui porque buena parte de Cambiemos también es antiyrigoyenista, ni hablar Milei. Creo que hay una grieta con el radicalismo muy fuerte, y nosotros hemos trabajado bien con muchos intendentes radicales. No se me ocurriría hablar de cómo va a ser la composición de cargos de gobierno, pero sí que podríamos trabajar en conjunto. Lo hacemos hoy. Pero que no se lea como una oferta.

-La Legislatura va a ser otra vez muy heterogénea y serán necesarios los consensos. ¿Se siente más cercano a algún sector de la oposición?

-El tema es programático, no pasa por afinidades personales ni asociativas. El plan que tiene como eje la integración de la Provincia, una integración productiva, del sistema de salud, del sistema educativo, a través de la infraestructura, o sea, un plan de desarrollo, lo comparten sectores de la oposición que creen que en el interior hay que desarrollar capacidades, posibilidades y arraigo. Hay cuestiones programáticas donde estamos muy cercanos. Después, uno puede cuestionar que participaron del gobierno de Vidal y de Macri, que para 
el país tenían una idea financiera, de endeudamiento y de primarización que eran malas para la Provincia. En 2019 dije que se estaba aplicando un programa económico nacional que era tan duro con la industria, con la producción, con el crédito, con el trabajo, con la infraestructura, que la provincia de Buenos Aires se volvía muy vulnerable. En caso de que den ese paso de poder salir de Juntos por el Cambio y de la subordinación a las ideas macristas hay un espacio para ponerse de acuerdo en cuestiones programáticas.

-Se habla mucho de la relación con Máximo Kirchner. ¿Dónde están las diferencias? 

-Creo que, sobre el kirchnerismo y el peronismo en general, hay un interés de un sector de los medios de comunicación de exacerbar y magnificar las internas y las diferencias. Voy a comentar algo que es de la prehistoria, pero cuando empieza este gobierno y Alberto es Presidente y yo Gobernador, tenía una especie de gimnasia de hacer una foto por semana con Alberto porque si no la hacía empezaban con que Kicillof y el Presidente estaban peleados, y no había pasado nada.

-Esas cosas, muchas veces se generan desde adentro. 

-La pregunta es buena. Puede haber puntos de vista distintos sobre temas, pero la verdad es que en nuestro frente político está el kirchnerismo, hay diferentes sectores del peronismo, está el Frente Grande, sectores del radicalismo; es un frente muy diverso. Al interior del kirchnerismo, la verdad es que en términos programáticos, históricos, políticos, reivindicamos la conducción y el liderazgo de Cristina y los doce años de gobierno de Néstor y Cristina. Después puede haber posicionamientos, pero creo que se tiende permanentemente a  exagerar y a generar ruido donde muchas veces no lo hay. Y lo que llama la atención es que pueda haber alguna diferencia, que, por ejemplo, Máximo alguna vez expresó. Parece que tendríamos que pensar en todo idéntico, y no es así. Con Maxi tengo un vínculo personal, además.

El mate descansa por unos minutos. Kicillof mira la hora, es momento de acompañar a uno de sus hijos a la práctica de básquet, una de esas actividades familiares que ayudan a desenchufarlo; otras son recorrer La Plata en bicicleta y jugar al ajedrez y al ping pong.


Axel Kicillof: Sé que hay sectores que tienen mucho interés en que no se gane la elección


ELECCIONES EN EPOCA INFLACIONARIA
“Cómo no va a afectar en la campaña la situación económica”

-¿Por qué se llegó a esta situación económica que atraviesa el país?

-Si tengo que simplificarlo, particularmente la cuestión de la inflación y la cuestión distributiva salarial, para mí  tienen una explicación sencilla, y es FMI. Cualquier argentino con alguna experiencia económica puede darse cuenta de que lo que pasó, mirando la estadística, es que a partir de que llegó el Fondo Monetario la inflación empezó con una dinámica de multiplicación, y eso tiene que ver con una cláusula del acuerdo del Fondo que originalmente firmó Macri y que siguió hasta que Massa la discontinuó, pero para mí es la causa central del proceso inflacionario. Por una concepción equivocada y fracasada sobre cómo funciona la economía, el Fondo estableció la cláusula de que todos los meses hay que devaluar por encima de la inflación del mes anterior. Cualquiera sabe que hay un vínculo bastante directo entre inflación y dólar oficial; después, el paralelo es otra historia. A ese vínculo los economistas lo llaman traslado, pass through en inglés; y cada vez que hay una devaluación, tarde o temprano aparece en los precios, porque el componente importado de los bienes de consumo y de la producción en Argentina tiene costos dolarizados. Si cada mes hay que devaluar tanto como la inflación del mes anterior y un poco más, entonces, necesariamente, la inflación va a crecer, no hay forma de detenerla con ese programa. Además hay otra cláusula que impone el FMI, que es que la tasa de interés esté por encima de la inflación; y la tasa de interés es el costo del crédito y el costo del dinero, o sea que tenés dos costos que están indexados, el dólar y la tasa de interés, y de esa manera no vas a poder generar un cambio en la tendencia inflacionaria.



-¿Esto afecta a la campaña?

-Y bueno, cómo no va a afectar en la campaña la situación económica. Sí, claro.

-¿Pega más por lo que pasa con el dólar y por esta corrida de los bancos que impulsa Milei?

-Eso no sé, porque, también, el que tenga alguna experiencia sabe que en los días previos a una elección ocurren cosas bastante particulares y excepcionales. Ha habido corridas cambiarias muchas veces en la Argentina, y operaciones de diversos tipos, y no sé hasta qué punto eso influye directamente en la voluntad de votar.



GESTION Y FUTURO
“Hay cosas que pusimos en marcha que tienen que rendir fruto”

-¿Hace alguna autocrítica de sus años de gestión, dice ‘acá tuve que hacer algo mejor o me faltó esto’?

-Yo soy muy, pero muy autocrítico, en lo personal y en lo colectivo, como grupo político. Soy muy autocrítico, si no, no cambiaría cosas. Hemos modificado y creado nuevos programas, cambiado el funcionamiento; permanentemente fuimos transformando el gobierno. Por ejemplo, desde el punto de vista del sistema educativo teníamos previsto reparar todas las escuelas que estaban destruidas, lanzamos el Escuelas a la Obra, y ahí recién nos enteramos de que la Provincia no sabía las que estaban rotas, no había un inventario del estado edilicio. ¿Cómo las vas a arreglar si no sabés cuáles están mal? Entonces iniciamos un censo y terminamos con 6.100 obras. Yo estoy satisfecho, pero me hubiera gustado que a nivel de infraestructura escolar pudiéramos avanzar sobre todos los edificios. Hicimos mucho, pero falta. Vos decís cantidad de escuelas nuevas construidas, 201, Vidal, 65, tres veces más. Y si a esto le agregamos pandemia, uno debería estar satisfecho, pero falta. Y después, lo que es la transformación educativa, cambiar los planes de estudio, los regímenes, la pedagogía y la intervención de la tecnología en el proceso educativo. Vamos por el cambio curricular de los tres niveles, cambiamos el nivel inicial, o sea, jardín, y ahora vamos por primaria y secundaria.

-¿Cuáles son los tres o cuatro objetivos primordiales para el próximo gobierno?

-Hay cosas que pusimos en marcha que tienen que rendir fruto. La modificación en la formación de la Policía, por ejemplo, la extendimos. En alguna época, en seis meses un agente estaba en la calle, y nosotros lo extendimos a un año y medio, profesionalizando la fuerza. En base a ese escalón ahora podemos avanzar en la modificación de toda la estructura, y eso tiene que ver con una nueva Ley de Policía que presentamos a la Legislatura y nunca nos aprobaron. Nos deberían aprobar esa ley y sobre ella hacer una modificación más profunda de la Policía, más allá de que creamos la Policía Rural, del programa de los drones para vigilancia aérea, de que armamos la UTOI y sobre ella, la Fuerza Barrial de Aproximación con 16 bases. ¿Qué es lo que espero ahora? Que haya un salto de lo cuantitativo a lo cualitativo, un cambio muy fuerte a nivel de la  fuerza de seguridad. Lo mismo te podría decir de salud. Hay 154 nuevos Centros de Atención Primaria, y la historia clínica digital electrónica universal, con receta digital. Esto apunta a una transformación de cuajo y que se vea y se note. Creo que hay una parte que es recoger los frutos de transformaciones y de modificaciones que llevan tiempo en dar resultado y ser visibles. En la próxima etapa se van a ver cambios fuertes en salud, educación, seguridad, que van a ser más determinantes y más visibles para la sociedad.


Axel Kicillof: Sé que hay sectores que tienen mucho interés en que no se gane la elección


EL FUTURO PARTIDARIO Y EL PELIGRO MILEI
Ser presidente del Partido Justicialista: “Ni lo consideré”

-¿Se ve como presidente del PJ bonaerense? ¿Qué piensa de esa vinculación entre el partido y la gestión?

-No, la verdad que ni lo  consideré.
 
-Pero hay quienes empiezan a considerarlo.

-Estamos en la recta final para las elecciones, y en este momento, mi único propósito es gobernar y seguir gobernando. No estoy pensando en reacomodamientos después de una elección que es muy incierta.

-¿Después de la elección hay que dar discusiones internas y en el partido?

-No sé. No veo una necesidad ahora de discutir antes de ver cómo quedan posicionadas, no el partido ni la coalición, sino la Provincia y la Argentina. Hay tantos interrogantes que, creo, va a haber un reacomodamiento de cara a una realidad que puede tener cambios muy fuertes. Esperemos que no ocurra, esperemos que Milei no gobierne la Argentina. Leí su propuesta en materia de salud mental y decía que si alguien se quiere drogar es problema suyo, “mientras no sea con mi plata es problema suyo”. Y decía que si alguien se quiere suicidar es libre de hacerlo. Eso es una visión muy peculiar, que va contra valores muy básicos de nuestra sociedad. Es como un terraplanismo multidisciplinario, discusiones muy básicas sobre cuestiones que ya creíamos que estaban resueltas y que eran grandes consensos democráticos. Nuestra democracia se edifica sobre memoria, verdad y justicia, y no es una opinión de una parte. Cuando Macri empezó a decir lo del curro de los derechos humanos, no estaba discutiendo memoria, verdad y justicia; más allá de las ofensas estaba hablando de los organismos, no de la política de memoria, verdad y justicia, que es lo que garantizó la vuelta de la democracia y lo que constituyó los 40 años de democracia. Sería raro tener en la Casa Rosada alguien que piensa que en la Argentina hubo una guerra que tuvo exceso de parte de los militares.



PROXIMO EQUIPO
“La idea es hacer un cambio horizontal en el gabinete”

-Si es reelecto, ¿el gabinete nuevo va a ser muy parecido al actual, algo parecido o poco parecido?

-Hay muchos ministros y funcionarios que son candidatos, entonces va a haber que hacer una reorganización. También planteé enviar una nueva Ley de Ministerios, por el tema de la disolución de la Jefatura de Gabinete, que es algo que ya tenía en carpeta.

-¿Es el único ministerio que se quitaría?

-Quitarse es ese, pero también la idea es hacer un cambio horizontal, cuestiones que son interministeriales y hasta ahora no tienen existencia jurídica. Hay algunas mesas de trabajo para problemáticas concretas, como el tema de acceso a la tierra, que hay un consejo y hay que seguir profundizándolo. 

-¿Cambiaría esa estructura? 

-Puede ser la misma estructura, pero con un cambio de funcionamiento. Hay temas que son transversales a distintos ministerios, pero con problemáticas concretas, como, por ejemplo, el de consumos problemáticos y adicciones, que también requiere un abordaje. Hemos hecho una gimnasia y una experiencia. Ahora voy a avanzar, no en un ministerio de tierras pero sí que la mesa tenga cierta independencia y una existencia institucional, para darle misiones y funciones; buscar un plan y resultados, que como ahora dependen de varios ministerios están relativamente dispersos.



Axel Kicillof: Sé que hay sectores que tienen mucho interés en que no se gane la elección


NUEVAS CANCIONES 
“Estamos siendo malos dirigentes si un sector no nos quiere escuchar”

-¿Se malinterpretó su frase de las nuevas canciones, algunos no la entendieron o hicieron que no la entendieron a propósito?

-Esa exposición que hice acá, en  La Plata, fue bastante larga. Suelo hablar largo. Pero en ese caso creo que se tomó un fragmentito y de ahí salieron muchas discusiones y derivaciones. Lo que yo quería decir lo había aclarado bastante bien, y vuelvo a aclararlo; puede que haya quienes no estén de acuerdo, en todo o en parte, y a mí no me genera ningún problema.

-Pero interpretar nuevas canciones es mirar hacia adelante, generar nuevas propuestas.

-Mi punto en aquel momento era más elemental y casi de sentido común. Veníamos de las PASO, había ganado Milei y fue inesperado. La única que lo vio venir fue Cristina, que habló de una elección de tercios, nadie más vio que Milei iba a tener tanto peso electoral. 
Y mi punto era que hay un sector, y lo puedo también englobar en el sector que vota a Bullrich, pero particularmente el que vota a Milei, que, evidentemente, no nos está escuchando. No quiero caracterizar el voto de Milei como algo único, y menos todavía menospreciarlo o ser despectivo, pero creo que hay un sector que conoce a Milei a través de las redes sociales, de los dispositivos, de TikTok. Hay un lenguaje distinto, son soportes distintos, y lo que yo decía era que, evidentemente, no estábamos pudiendo llegar a esa gente, sea porque no comprenden lo que proponemos, no les interesa, o porque estamos impugnados porque somos de la casta; entonces ni vale la pena escucharnos. En todos los casos tenemos que probar algo distinto, no por una cuestión electoral sino por una cuestión política, porque si estamos tratando de representar al conjunto y hay un sector que ni le interesa lo que le decimos, difícil es que lo logremos representar. Si es así estamos siendo malos dirigentes y pésimos representantes, porque si no nos quieren ni escuchar, tampoco se sienten escuchados, entonces no sabemos qué anhelan, qué desean, qué quieren. Segura-mente hay bronca, enojo, mal humor, disconformidad, y tenemos que comprender por qué, porque ahora, en el sillón en el que estoy sentado, es mi obligación dar respuestas a ese sector. Entonces yo dije que hay que buscar otras maneras. 



TARJETAS DE LA LEGISLATURA
“Espero que actúe la Justicia rápidamente”

-¿Qué opina del caso de Chocolate Rigau?

-Lo dije desde el primer momento: espero que actúe la Justicia rápidamente. Hay muchas cosas por comprender de lo que ocurrió, entonces, lo que necesito y a lo que estoy obligado es dejar actuar al Poder Judicial, y que investigue sin ningún condicionamiento y con toda la colaboración que nos requieran. Como es un poder que tiene una autarquía y una autonomía económica, muchos elementos para aportar desde el Ejecutivo seguramente no tenemos, pero en lo que se nos requiera vamos a acompañar esa investigación para esclarecerlo.



Axel Kicillof: Sé que hay sectores que tienen mucho interés en que no se gane la elección



LA UNICAMERAL Y UN DESAFIO A LA OPOSICION
“Muchachos, vengan, discutamos y cambiemos la Constitución”

-¿Apoya la propuesta de unicameralidad de la Legislatura?

-Es una discusión que existe hace muchísimo tiempo. Creo que hay muchas cosas para cambiar, algunas de ellas constitucionales, pero no estoy diciendo que planteo una reforma constitucional.



-¿Por qué no?

-Siempre pensé que si mi oposición no me quiere votar ni una ley, menos me iba a acompañar en reformas que he hablado varias veces, como la de los organismos de control, los organismos de la Constitución, no para quitarlos. La Constitución, que por su estructura es bastante arcaica, merece una discusión profunda en varios aspectos. El Gobierno de la Provincia es muy pesado administrativa y burocráticamente, y necesitamos que actúe de manera más dinámica, más eficaz, más veloz. También tengo un problema con 
la jerarquía de la Dirección General de Cultura y Educación, que no es un ministerio. Ni siquiera quiero expresar mi posición, quiero expresar la agenda de las discusiones que habría que tener.

-Pero si tuviera el terreno lo plantearía.

-Lo plantearía, pero si lo único que está dispuesta a discutir la oposición es la composición de la Legislatura, también me subo. No quiero ahora que, porque yo diga reformemos la Constitución y hay toda una lista de temas a reformar, la oposición se vaya al mazo. Acá los agarré. No quieren ni votar una ley, pero ahora quieren cambiar la Constitución; bueno, muchachos, vengan, discutamos y cambiemos la Constitución. Quiero aprovechar la oportunidad, porque han actuado subordinados a la lógica del macrismo, que es si gobernamos, todo, y si somos oposición, nada. Es una oportunidad interesante, empecemos por ahí; después veremos que eso está vinculado con muchas otras cuestiones. Pero no quiero que digan que busco aprovecharla para plantear una reelección y que entonces se vayan al mazo y no discutan ninguna cuestión. No quiero caer en una trampa, por eso digo: ¿Quieren avanzar en esto? Bien, vamos por anillo, y si es eso solo, también lo discuto. Si ahora hay una predisposición que todavía no encontré, adelante, yo tengo un montón de propuestas.

-¿Desdoblar las elecciones estaría dentro de ese paquete?

-Que haya posibilidades de desdoblarlas, a mí me parece bien. No por una cuestión de oportunismo, no por lo que se discutió ahora, sino porque cuanto más grado de libertad tenga la Provincia, mejor. Yo nunca me expresé a favor de desdoblarlas, dije vamos a discutirlo. Cuantas más discusiones puede haber en cada uno de los marcos, mejor.



-Porque sería también discutir los temas provinciales.

-Sí, claro, nos daría una oportunidad. También tiene ventajas y desventajas, por supuesto, como todo, no hay nada perfecto ni nada unívoco.



DARDOS CONTRA EL PRO
“Hubo un obstruccionismo deliberado del macrismo en la Legislatura”

-¿Va a ser necesaria más colaboración de la Legislatura en lo que viene? Porque quedan pendientes muchas cuestiones, entre ellas, tres jueces de la Corte.

-Sí. Y varias leyes: la del Instituto Biológico Tomás Perón; la de la Empresa Provincial de Emergencias; la de +Ética Pública y Transparencia. Tenemos varios proyectos importantes para que se aprueben. Pero, más allá de la composición de la Legislatura, ahí hubo un obstruccionismo deliberado del macrismo, que existió desde el día que asumí, que es lo mismo que han tratado de hacer en el Congreso Nacional. Lo que quieren es que si 
gobernamos nosotros, el Congreso y la Legislatura no funcionen. No es que están de acuerdo o no, ni discuten, no votan nada. Ese papel es muy destructivo y antidemocrático en su espíritu. Yo espero poder salir de esa trampa, que no es mala para el Gobernador, es mala para la Provincia. Nos quedamos sin leyes, nos quedamos sin jueces, nos quedamos con un pobre servicio de Justicia. Espero que, más allá de la composición, tengan ganas de laburar, de discutir y de votar leyes. Y esto es absoluta responsabilidad del macrismo. En los primeros días habíamos llegado a un acuerdo y apareció Jorge Macri y lo dinamitó.

-¿En eso también hay que enmarcar lo que pasa con los intendentes de la oposición que reclaman deudas a la Provincia o lo atribuye a la campaña electoral?

-Sí, sí, es un tema folclórico. No hay ninguno, con honestidad, que pueda decir que recibió menos recursos, menos acompañamiento y apoyo que con Vidal. Están flojos de papeles para manifestarse disconformes. Hicimos 201 escuelas nuevas, 6.000 obras, reinauguramos 400 escuelas, 850 aulas, y no hay una distribución dispar entre oposición y oficialismo. ¿Dónde estaría la discriminación? Cuando hubo que pagar sueldos en pandemia, pagamos sueldos en toda la Provincia, igual que cuando hubo que vacunar. Si hubiera sido un Gobernador que tiene en su esencia discriminar a la oposición era la oportunidad perfecta, y no lo hice. Ahora, que había que pagar un bono, puse un programa a disposición de todos los municipios para financiarles el pago. Imposible hablar de discriminación. Dos o tres intendentes del PRO durante todo el gobierno hicieron oposicionismo del todo no y el todo mal, sin voluntad de trabajar en conjunto. Los que quisieron trabajar en conjunto lo hicieron en salud, en educación, en seguridad.  Creo que es un hecho electoral, y muchos de los que aparecieron firmando un reclamo resulta que les falsificaron la firma. Entonces estamos ante un papelón de un sector que intentó llevar de las narices a toda la fuerza política. Macri dinamitó Juntos por el Cambio.




 

Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina
+54 (0221) 4273709
Copyright 2024 La Tecla Patagonia
Todos los derechos reservados
By Serga.NET