Argentina
Domingo, 27 noviembre 2022
NOTA DE GRAFICA
24 de mayo de 2022

Oro negro: fiebre del crudo en el sur

Con producción récord en las dos últimas décadas, la industria, que ya recuperó sus niveles prepandemia, no para de crecer. Para los especialistas, el sector atraviesa su mejor momento

Oro negro: fiebre del crudo en el sur - La Tecla Patagonia



Bonanza sería la palabra más certera para definir lo que está sucediendo en términos de explotación de hidrocarburos en la Patagonia. Y es que no es una novedad que desde algunos años la producción de petróleo viene en franco crecimiento. A pesar de que durante el inicio de la pandemia -que detuvo a un gran sector de la economía-, la industria se ralentizó, fue la que se recuperó más rápido y, según varios especialistas, aún está lejos de llegar a un pico.

De acuerdo a las últimas cifras arrojadas por la Secretaría de Energía de la Nación, en el primer trimestre de 2022 los yacimientos del sur registraron la explotación de alrededor 10 millones de metros cúbicos de petróleo combinado entre el convencional -6 millones- y el no convencional -4 millones-. La producción de todo el 2021 fue de casi 35 millones, con un primer trimestre cercano a los 8 millones. Es decir, con respecto a los primeros tres meses del año pasado, la producción se está superando en un 20%.

De hecho, el secretario de Energía, Darío Martínez, celebró que en abril la producción fue la más alta desde noviembre 2011, con una cantidad aproximada de 578 mil barriles por día, de los cuales 234 mil unidades fueron de petróleo no convencional, un 41% del total. La cifra expuesta por el funcionario refleja un aumento de casi 20 mil barriles desde diciembre de 2021, cuando el mismo organismo anunció que se habían logrado extraer 559.000 barriles.

La producción no convencional ha venido marcando tendencia y es imposible no referirse al tema sin que Vaca Muerta entre en colación. La llamada Perla del Sur, un yacimiento no convencional de 30.000 kilómetros cuadrados en Neuquén, empezó a explotarse a inicios de la década pasada, entre 2012 y 2013, siendo las inversiones extranjeras en la zona uno de los anuncios más rimbombantes de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. Vaca Muerta es la cuarta reserva de petróleo no convencional más grande del mundo.

Para Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén, la meta de Vaca Muerta es llegar a los 700.000 barriles por día para el año 2030, arrancando el 2022 con 308.000 y finalizando el 2023 con la producción en 420.000 unidades. 

Hace un mes, en Houston, ante las principales empresas petroleras, el mandatario neuquino resaltó el gran potencial de Vaca Muerta al mencionar que se han registrado cifras récord, con apenas el 8% en desarrollo masivo.

En materia de inversiones, Gutiérrez también comentó que lo ideal para Vaca Muerta sería un vuelco anual de 10.000 millones de dólares si se quiere alcanzar un rendimiento óptimo. Actualmente, una de las apuestas más grandes la está llevando a cabo YPF. La petrolera estatal apunta a terminar el 2022 con una erogación total de 3.700 millones de dólares.

El empuje que le ha dado Vaca Muerta a la industria petrolera es grande. En el primer trimestre de 2022 el Ministerio de Energía y Recursos de Neuquén calculó que se exportaron 3,9 millones de barriles de crudo, que supera en un 298% a los 980.500 barriles en el mismo período del año anterior, e incluso está por arriba del primer trimestre de 2021, cuando la exportación alcanzó los 2,5 millones de barriles.

Con relación a las exportaciones a nivel nacional, gracias a Vaca Muerta, Argentina cuenta con un potencial de llegar a generar unos 33.000 millones de dólares al año no solamente en petróleo, sino también en gas. De acuerdo al think tank Fundar, en un documento titulado “La evolución del sector de hidrocarburos. Potencialidades de la matriz energética argentina”, ese monto, equivalente a la ganancia de dos campos sojeros, se podría obtener cada año durante las próximas cinco décadas. Aunque repara que para lograr ese nivel, además de necesitar inversiones, se requiere un nuevo marco regulatorio, que reduzca o elimine las restricciones externas.

La producción petrolera no convencional en la Patagonia no solo involucra a Vaca Muerta; en los últimos meses, otro yacimiento también ha llamado mucho la atención por su capacidad de producción y potencial. Se trata de la Cuenca del Golfo San Jorge, que se ubica entre Chubut y Santa Cruz. Si bien en la zona de El Tordillo ya se habían perforado varios pozos, la empresa Tecpetrol, del grupo Techint, recientemente reportó el hallazgo de petróleo no convencional, muy similar al que encontró en El Medanito, de Neuquén; sin embargo habrá que esperar al menos seis meses para comprobar su calidad.

Con la producción en popa y una meta ambiciosa de llegar al millón de barriles por día en un mediano plazo, Argentina se perfila como un gran jugador en el ámbito de la explotación petrolera, y la clave radica en Vaca Muerta. Solamente resta aguardar cuáles serán las siguientes inversiones y qué nuevas políticas se implementarán en materia de hidrocarburos a futuro.

Martin Bronstein (Centro de Estudios, Energía, Política y Sociedad) 
“Estamos revirtiendo el declive de las formaciones convencionales”


“Que se estén registrando en los últimos meses los números más altos de producción, oscilando entre los 560 mil y los 570 mil barriles por día, habla de que el sector energético argentino está pasando por un gran momento”, afirmó Martín Bronstein en diálogo con La Tecla Patagonia. El investigador resaltó: “Hasta el descubrimiento de Vaca Muerta, Argentina no tenía esperanza de revertir su declive en producción de petróleo, pero ahora las empresas están invirtiendo; prueba de ello es YPF, que es la gran jugadora a nivel nacional y ahora prometió inversiones de más de 3.500 millones de dólares para este año. Además, el Estado está acompañando con una serie de políticas públicas”. 

En ese sentido comentó: “Un recurso de clase mundial como Vaca Muerta, en el que están invirtiendo, y un Estado que acompaña, están haciendo que atravesemos un buen momento en términos del termómetro de la industria”; y agregó: “Casi el 40% del petróleo viene de Vaca Muerta”.

Bronstein remarcó que “gracias a Vaca Muerta no se ha llegado a un pico de producción, la idea es que la producción siga en los próximos años. De hecho, el CEO de YPF, Sergio Affronti, dijo que esperaba que Vaca Muerta les permitiera llegar al millón de barriles en los siguientes tres años. Es una meta muy ambiciosa, pero asegura seguir aumentando la producción, que es fundamental. Esto nos permitirá ser exportadores netos de hidrocarburo, pasar de ser un país con petróleo a un país petrolero”.

Martín Cerdá (Ministro de Hidrocarburos de Chubut) 

En diálogo con La Tecla Patagonia, el ministro de Hidrocarburos y Energía de Chubut mencionó que el panorama de explotación en la Cuenca del Golfo San Jorge “se viene trabajando con una actividad sostenida y con un leve incremento de la producción, producto de los buenos resultados que está arrojando la actividad de recuperación terciaria”. Según el funcionario, “si esta situación sigue así, y el precio del barril se mantiene, seguramente las operadoras analizarán la subida de algún equipo antes de que finalice el año”.

Marcelo Rucci (Sindicato de Petroleros Privados) 
“Debe haber una política certera y consensuada para el desarrollo”


En diálogo con La Tecla Patagonia, el secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, consideró: “Que tengamos los números altos es importante para la actividad, es importante para el país, porque esto también habla de que podemos autoabastecernos tanto de petróleo como de gas”. El gremialista agregó: “Estamos en una situación favorable para el país y para todos los que derraman, para las provincias, los municipios y para que se generen fuentes de trabajo”.

Acerca de la generación de empleo relacionado con la explotación petrolera, Rucci comentó: “Hasta el momento la creación de empleo ha sido un proceso muy progresivo, pero sí, se está notando. Obviamente, si hubiera más inversiones estaríamos hablando de otra cosa. Necesitamos mucha más infraestructura para poder pensar que el día de mañana seamos importantes productores de petróleo”.

Además indicó. “Nosotros en el sindicato tenemos 23.000 afiliados en lo que es Río Negro, Neuquén y La Pampa, que es lo que representamos; y la suma de más puestos va a de-pender de las inversiones que se hagan y de la infraestructura que se construya”.
Sobre las condiciones para tener mejores condiciones de trabajo, el sindicalista sentenció: “Nosotros no le pedimos garantías al Estado nacional para que despegue Vaca Muerta, las garantías las tiene que dar el Estado con políticas en hidrocarburos que atraigan a los que van a invertir. Creo que es un tema pendiente en Argentina unas buenas políticas de Estado, que esté quién esté se lleven adelante. No hemos tenido una política hidrocarburífera con reglas claras para que las cosas funcionen como tienen que funcionar, y obviamente es muy difícil que los inversionistas vengan con estas condiciones”.

Víctor Amigorena (Periodista especializado) 
“En la Cuenca del Golfo San Jorge usar polímeros permitió niveles récords” 


“El tema de los números altos en el ámbito de la Cuenca del Golfo San Jorge se está dando por varias cuestiones. Hubo bastante inversión en lo que tiene que ver con el uso de polímeros, especialmente con YPF. Solamente hablando de esa empresa, por ejemplo, en Manantiales Behr, en febrero y marzo la producción superó en un 35% sus niveles del año anterior”. Comentó el comunicador a La Tecla Patagonia: “Polímeros es un proyecto que se propuso en el año 2015 y que en 2020 comenzó a utilizarse. Primero vino toda la inversión con las plantas y demás, y en el 2020 se empezaron a insertar polímeros en el pozo, que son pozos viejos de la Cuenca del Golfo San Jorge, y otra vez mostraron rendimiento”. 

Sobre el futuro, Amigorena dijo: “De acá a 2023 hay que analizar dos escenarios. Uno es el internacional y el otro es el local entre Chubut y Santa Cruz. El internacional, por el tema de la guerra entre Rusia y Ucrania; todos estamos atentos a cómo varían las tarifas. Los analistas estiman que el precio del barril se puede estabilizar en 120 dólares. En el contexto local, las operadoras trabajan, junto con las provincias, el pedido de cesiones impositivas para generar más inversiones, lo que puede convertir un proyecto no rentable en uno rentable”. 

El periodista finalizó: “También se habla mucho de la formación 129, que podría ser una Vaca Muerta, pero en eso se tiene cautela”.