Argentina
Lunes, 15 agosto 2022
CHUBUT
14 de enero de 2022

Sigue la guerra fría madernista: De la Vallina se vindicó y pidió que investiguen a Jones

El funcionario de Adrián Maderna se presentó en la Justicia para pedir que se investigue la imputación que hizo la diputada Leila Lloyd Jones en las redes sociales. Además, pidió que se analice si la legisladora no incurrió en el delito de "omisión de denuncia"

Sigue la guerra fría madernista: De la Vallina se vindicó y pidió que investiguen a Jones - La Tecla Patagonia


Sebastián de la Vallina, funcionario del gabinete de Adrián Maderna, se presentó ante la Justicia para vindicarse y pedir que se lo investigue por las acusaciones realizadas por la diputada Leila Lloyd Jones en las redes sociales. 

Lloyd Jones, había acusado al secretario de Planificación, Sebastián de la Vallina de "hacer negocios" con la demolición de un viejo hotel. 

El disparador fue una nota publicada por el diario El Chubut donde se anunciaba que desde la municipalidad de Trelew se demolerá el viejo hotel "Jaque Mate" con un costo de casi dos millones de pesos. 

"No habrá cooperativas/monotributistas que lo harían por menos?? Me parece que tenés cero capacidad de gestión y lo único que hacés son negocios nada más @sebadelavallina @TWAMaderna”, tuiteó enojadísima Jones. 
 
 
El funcionario de Trelew presentó un extenso escrito ante la Justicia donde asegura: “Los actos que me endilga son absolutamente falsos, de ser ciertos podrían importar la comisión de delitos; la diputada deberá explicar sus dichos y en base ello se deberá analizar si no incurrió en el delito de omisión de denuncia”, dice su presentación.

De la Vallina explicó que esa demolición requiere personal y maquinaria especializados. “En ningún momento esbocé, ni podría haberlo hecho, que el encargado de realizar esos trabajos vaya a ser una empresa en particular, ni siquiera algún tipo de persona jurídica específica”.

Agregó que “la diputada `denunciante´ se encuentra acostumbrada verse involucrada en denuncias mediáticas y petarderas que quedan en la nada pero, más allá de la protección que le quepa como legisladora y el tratamiento que merecen los asuntos públicos con relación a la libertad de expresión, le corresponde dar cuenta de sus dichos y el Poder Judicial no puede permanecer inerte ante este tipo de acusaciones”.