CHUBUT - ENTREVISTA
29/06
Antonena: “Me tocó administrar la pobreza”
En un mano a mano con La Tecla Patagonia, el ministro de Economía, cuenta cómo fue atravesar los meses más duros en materia de finanzas; se anima a hablar de política y de su vida personal

Por Mariela Branda 

Oscar Antonena proviene de una tradicional familia de Trelew. Es licenciado en Finanzas y aunque los números le gustan, su debilidad es la docencia. Dueño de un carácter apacible y relajado, se define como “polifacético “y “como un soñador con los pies en la tierra”. Se casó en plena pandemia tras quince años de relación con su pareja. Luego de una amplia trayectoria, llegó al ministerio de Economía convocado por Mariano Arcioni. Le tocó el peor momento financiero. Sin embargo, no reniega de su función, reconoce que por la misma genera “amores y odios” aunque asegura que nada de eso lo toma personal. En esta entrevista con La Tecla Patagonia, el funcionario hace un balance de los meses de crisis; se anima a hablar de una posible candidatura y comparte algunas cuestiones de su vida personal.  

 - Se lograron encauzar las negociaciones y acordar formas de pago de la deuda salarial con todos los sectores... ¿Cuándo está estipulado que la Provincia podrá pagar al día?   

-A partir de la planificación financiera hemos implementado una metodología, en función de la mejora en la curva de ingresos, para encauzar lo atrasado y pagar los sueldos del mes sin rangos. Este fue uno los objetivos que planteó el Gobernador.  Entendemos que para los meses de octubre y noviembre estaríamos terminando de pagar esta deuda.  

- ¿Cuál es la previsión respecto al pago del aguinaldo?   

-La previsión es poder afrontar el pago del aguinaldo en el mes de julio. Todavía no podemos anunciarlo con fecha estricta, pero estamos arbitrando diversos mecanismos para poder cumplir con esta obligación.  

-¿Un nuevo financiamiento nacional puede ser la salida para el aguinaldo?  

-Estamos en comunicación permanente con los equipos de Nación que tienen instrumentos que nos han permitido y nos permite mitigar los desfasajes financieros. No olvidemos que la Nación existe en función que existen Provincias que nutren el tesoro nacional. Chubut es una provincia que aporta un porcentaje importante a la recaudación nacional. Hay diferentes herramientas que tiene Nación y que venimos utilizando para saldar la deuda salarial y para ir paliando la crisis.  



- ¿En líneas generales podríamos decir que las finanzas provinciales salieron de terapia intensiva?  

- Definitivamente estamos en un camino de recuperación. Desde hace siete / ocho meses estamos pagando una masa salarial completa, cumplimentando la Obra Social; pagando a 90 días a proveedores; cumpliendo con las obligaciones fiscales, con AFIP, con los Sindicatos, con diferentes organismos. Si nosotros hacemos una comparación de junio 2021 y junio 2020, creo que sí las finanzas han salido del estado más crítico.  

- ¿Cuáles son las cuestiones más urgentes hoy para atender en materia financiera?   

-  Terminar con el pago de la deuda con los agentes públicos. Tenemos que resolver también el tema de la caja previsional, la deuda histórica previsional que estamos de a poco cancelando.  Y además tenemos que empezar a hablar sobre qué produce Chubut. 

- ¿Se refiere por ejemplo a la zonificación minera para la zona de la Meseta?  

- Sin duda, tenemos que tener un desarrollo productivo en la Provincia y hacerlo de manera sustentable y responsable.  Debemos dar la discusión sobre nuestra matriz productiva porque es la misma de hace décadas. Además, Chubut en un 30% vive de los minerales, porque el petróleo es un mineral. Parece una cuestión inconsistente la oposición a la minería. Tenemos jurisdicciones que no quieren la minería, pero viven de esto porque reciben regalías. Es inentendible. La minería no viene sola, trae aparejado un desarrollo social, económico y de la cadena de valor que involucra diferentes dimensiones tecnológicas, de industria y comercio, conectividad entre otras. 

-En diálogo con La Tecla Patagonia el ministro Grazzini lo postuló como uno de los posibles candidatos del oficialismo ¿Le entusiasma esa idea?   

- Ya tengo padrino (risas). Se lo agradecí personalmente. La verdad me honra. La realidad es que tengo una forma de ser polifacética. Me gusta ir cambiando, si me quedo mucho en un lugar me suelo aburrir. Soy especialista en finanzas, pero hice pintura, canto, piano, entre otras cosas. La actividad legislativa es un desafío que me gustaría afrontar en algún momento. Pero son cosas que se tienen que ir dando de la mano de un proyecto y yo estoy dentro del proyecto de Mariano Arcioni. Si él lo considera, lo hablaremos.  Si se presentan caminos en mi carrera política, los iré evaluando. Fui vendedor de tarjetas de crédito, y de esa misma compañía llegué a ser vicepresidente. Luego en esa misma empresa trabajé en el exterior, en Estados Unidos, en Holanda, en Brasil. Luego quise volver a mi provincia, a mi querido Trelew y me puse a dar clases, hice el profesorado a los efectos.  Fui funcionario en otra gestión en el Ministerio de economía y luego en el Banco.  Luego salió la posibilidad de ir a trabajar a Camarones y trabajé allá, se me presentó el desafío de ser ministro de Economía y aquí estoy. Los desafíos son adrenalínicos para mí.  Mi mayor sueño, cada mañana cuando me despierto es ser feliz: Vivir la vida con los que quiero, ser feliz día a día para tener una vida feliz.  


 


Crisis y pandemia  

“Lograr reestructurar la deuda fue uno de los logros más importantes”  


- ¿Cuánto alivio trajo el haber podido renegociar la deuda en dólares?   

-Creo que es una de las cosas más importantes que hemos logrado. Además, para mí en lo personal y profesional, es una enorme satisfacción. Cuando el Gobernador me convocó me dijo: "Quiero que me ayudes a solucionar el tema de la deuda". Siempre dijimos, desde que asumimos, que reestructurar la deuda era uno de nuestros objetivos. Hemos logrado un alivio para estos dos años de 160 millones de dólares. 

 -Desde la oposición señalan que pateando vencimientos para adelante no se soluciona el conflicto de fondo... ¿Qué situación económica van a recibir los próximos ministros?  

-Van a recibir una situación mucho más ordenada y mejor que la que recibimos nosotros. Más allá que algunos digan que Mariano (Arcioni) venía de la gestión anterior, esto no es cierto. El gobierno genuino de Mariano es éste. Cualquier que haya conocido al Gobernador anterior sabe que no dejaba tomar decisiones a ningún funcionario, todo pasaba por él. El problema de fondo es haber tomado los endeudamientos, no la reestructuración. Buscamos una solución a un problema que no generamos. Tenemos que seguir trabajando. El gobierno que venga va a tener que seguir gestionando eficientemente la provincia y también el desarrollo productivo. Este Gobierno está proponiendo una solución integral, no solamente se reestructuró la deuda lo cual nos permitió armar un plan de pago de la deuda salarial y pagar al día, sino que además se presentó un plan para generar ingresos genuinos. Es el pedido del Gobernado una gestión prolija y ordenada.  

  

Tensiones en el Gabinete  

“No había para todos y por supuesto que hubo administrar”  


-Puertas adentro del Gabinete, se generaron fricciones por el pago de los salarios. Cada ministro considera que los suyos son los más importantes ¿Cómo fue para Ud. mediar con esas tensiones?   

 - Un proceso muy natural porque tengo a cargo el manejo del ministerio de Economía, pero el que decide y conduce es el Gobernador.  Por supuesto que hubo que elegir porque no había lo suficiente para todo. 

- ¿Ha charlado alguna vez de estos temas con el Gobernador? ¿Cuándo los ingresos eran escasos cómo se tomaba la decisión de cuánto pagar y a quién? ¿Se sentaban con Arcioni a analizarlo?   

-  Siempre. Tenemos una comunión y una química que nos permite entendernos muy bien. Por sobre todo hay una gran confianza. Nunca llegamos a esta circunstancia de debate de a quién pagar; soy un administrador de la cosa púbica y el jefe del proyecto, es Mariano Arcioni.  

 - Se generó en las últimas semanas mucho ruido respecto a esto con el ministro Massoni y el pago a la Policía... 

-Con Federico (Massoni) no une una relación personal anterior, aunque siempre aclaro que no vengo a la política a hacer amigos. Federico (Massoni) vino a mi despacho, hizo catarsis, charlamos. Y me respuesta fue "no se puede". Lo quiero y lo respeto, pero esa era la respuesta igual.  

 - ¿Tiene amigos dentro del Gabinete? ¿Quiénes?  

-En su mayoría tengo buenos compañeros. Tengo personas por las cuales tengo mayor afecto, Federico (Massoni); el propio Gobernador; su secretario, Alejandro (Sandilo), Vanesa (Abril). Después me llevo bien con todos. Quizás alguno podría tener alguna tensión conmigo porque les digo que "no hay plata". Yo siempre soy el que junta plata y para que otros la gasten (risas). Me tocó y elegí ser el ministro de Economía en este momento, con esta conducción. Me tocó administrar la pobreza, y de la única manera que se enfrenta es con templanza y persistencia.   


“Hoy el peronismo ya no existe” 

- Vengo de una familia peronista y me identifico con las banderas de independencia económica, la justicia Social y Soberanía Política. El peronismo ya no existe, lo que existe, en un porcentaje importante, es un taxi para ir a las elecciones. ¿Quién es peronista hoy? Soy muy crítico. Me acabo de afiliar al Frente Renovador. Mi papá y mi mamá, eran peronistas de la primera hora, de haber llorado en el cordón de la vereda cuando murió Perón. Mi papá militó en la época de "Kuky" Mac Karthy y nunca acepto cargos.  

  

Vida familiar y personal 

“Bruno es mi cable tierra, llegar a casa cada día me permite relajar” 


El núcleo familiar de Oscar Antonena no es muy grande. Su madre de 91 años, su hermana, sus sobrinos y su pareja, Bruno a quien define como “su remanso”. Se casaron hace casi un año, en plena pandemia, luego de quince años en pareja.  



- ¿Cómo fue para Ud y para los suyos atravesar tantos meses en una posición difícil?  

 -Después de quince años que hace que estamos conviviendo la verdad es que Bruno lo vive con naturalidad. Él es mi cable a tierra, mi remanso. Es una persona a la que no le atrae el poder, es bajo perfil y muy reservado. Para mi llegar a casa es relajar, compartimos la vida y nos complementamos muy bien. Nos gusta estar con amigos, mirar pelis, escuchar música, nos vamos al campo, que también es otra actividad que desarrollo, la cría de los lanares. La verdad hice 20 años de psicoanálisis, he podido mostrarle al mundo quién soy, he militado por mis derechos junto a un señor como Carlos Jáuregui, entonces cuando uno resuelve algunas cuestiones de su propia libertad, mira las cosas desde otra perspectiva y relativiza otras. 

- Eligieron casarse en plena pandemia ¿Por qué?   

-La realidad es que hacía varios años que veníamos con este tema y no nos poníamos de acuerdo en el tema del festejo. Yo quería una megafiesta y él quería algo más íntimo. Entonces un día el año pasado me dijo de casarnos y le dije que sí. Le vino genial (risas). Vino la jueza a nuestra casa, vinieron los testigos y la verdad que fue una ceremonia muy emotiva. Ahora estamos viendo qué hacemos con el festejo, quizás en algún momento lo hagamos.  

 - ¿Les gustaría tener hijos?  

- Lo hemos hablado porque tenemos amigos que fueron papás mediante diferentes métodos, como subrogación de vientre, inseminación. También hablamos de adoptar, pero realmente todo el trámite es muy burocrático. Si bien no lo descartamos todavía no estamos decididos. Nuestras madres nos piden (risas) pero bueno tendrá su tiempo.  

 - Si tuviera que elegir a un referente en su vida personal y en su vida política ¿Quiénes serían?  

-En mi vida personal sin dudas mi padre. Y en mi vida política, Eva Perón.