CHUBUT
07/05
Cruje la interna radical: unos acusan de "tibios" y otros de "oportunistas"
El posicionamiento del bloque de diputados de la UCR en el debate de la Iniciativa Popular antiminera profundizó las diferencias hacia adentro del partido. "Han sido tanto tiempo oposición que han perdido la vocación de poder que tiene el radicalismo", aseguró Aguilera a este medio. "Es una posición política cómoda", respondió Vera
El debate en torno al posicionamiento del bloque del radicalismo en la Cámara de Diputados chubutense, que decidió abstenerse a la votación en torno a la Iniciativa Popular que promovía el rechazo al proyecto de zonificación minera impulsado por el Ejecutivo provincial, hizo crujir la interna de la UCR. Unos acusan de "tibios" y otros responden tildándolos de "oportunistas". 

En diálogo con La Tecla Patagonia, la diputada radical María Andrea Aguilera se refirió a las notas partidarias exigiendo sanciones disciplinarias a los diputados. "No era los Comités sino algunos integrantes, responde a la interna partidaria", dijo y agregó: "hay gente del partido que aprovecha cualquier situación para el oportunismo. Ninguna de esas personas nos consultó jamás cuál era la postura nuestra en relación a los dos proyectos de ley".

En tal sentido, remarcó que "han sido tanto tiempo oposición que han perdido la vocación de poder que tiene el radicalismo. Es gente que está permanente restándole apoyo al Intendente de Esquel (Sergio) Ongarato, por ejemplo, que tiene una gestión ordenada y cumple con sus obligaciones. Sin embargo, el principal detractor es el Comité departamental, animado más por las miserias partidarias que por la realidad de los hechos". 

Sobre el posicionamiento, aseguró que la discusión dada en la Legislatura "es producto de una interna del peronismo. La abstención es una posición fuerte, porque de otra manera era prestarnos a esa interna. Los mismos que ayer votaron para rechazar la Iniciativa Popular, luego después de las elecciones van a votar el proyecto de zonificación. Ahí está la contradicción". 

Y explicó: "fuimos fieles al mandato partidario. Era un proyecto económico de la Nación. Vamos a rechazarlo el día que se trate, no cambiamos de bando. El amparo es una ley hecha por un Gobierno radical y votada por radicales".

Por su parte, en diálogo con este medio el dirigente del FraCH, Orlando Vera, apuntó contra los legisladores al asegurar que "no estamos de acuerdo con el criterio que tomaron, porque la Iniciativa Popular tiene el respaldo de más de 30.000 ciudadanos", y remarcó que "lo que se pierde es que si había una observación que hacerle, podía volver a Comisión. Deberían haber hecho de mínima eso".

Asimismo, agregó que "leí algunos comunicados que lo relacionaban a la interna del peronismo. Justamente, tenía que ser un mensaje muy claro: o se aprueba o se manda a comisión, pero no abastenerse, y sentenció: "es una posición política cómoda, tibia y que dejó todas las dudas habidas y por haber".

Respecto de las posibles sanciones dentro del partido, Vera contó que "estábamos esperando al comunicación oficial del partido que no llegó", y aclaró que "lo único que salió fue un comunicado de la Convención con mandato vencido en 2019, justificando el accionar de los diputados". Al no tener Convención no tenemos Tribunal electoral ni Tribunal de Disciplina, entonces no se puede actuar en ese sentido. Hay pedidos del Comité de Esquel, Trelew y Trevelín. La posición del partido es clara, la posición de los diputado no". 

Por último, Vera consideró que "debería el Comité provincia favorecer espacios virtuales para canalizar la discusión", y aseguró que "el problema fue que no hubo mandato partidario previo y la posición oficial del partido hoy está ausente".