NEUQUEN
06/04
Alerta en el MPN: rebelión en el pago chico
Varios municipios donde gobierna el Movimiento Popular Neuquino que han tenido conflictos sociales que amenazaron el orden institucional. Cómo juega el año electoral
Por Sebastián Simonetti

No es ninguna novedad que la crisis económica que arrastra el país desde hace años, más el deterioro que generó la pandemia del coronavirus en las finanzas de los argentinos, son un caldo de cultivo para que florezcan los conflictos sociales a lo largo y ancho del territorio nacional. La provincia de Neuquén no escapa a esta lógica, con la particularidad de que es gobernada hace más de 60 años por el mismo signo político, por lo que esta situación le agrega un plus a cada contienda en las calles.

Tampoco se puede perder de vista que el 2021 es un año electoral y cada fuerza política jugará sus fichas. Máxime aquellas que hoy no ocupan puestos en la gestión y no deben lidiar con las peripecias del Covid-19. No obstante, también hay una cuota de diferencias internas del propio Movimiento Popular Neuquino, que como todo partido en el poder, tiene varias manos que quieren ser parte del reparto.

En este contexto doblemente extraordinario, de pandemia y con fecha de elecciones en el calendario, han ocurrido situaciones que encendieron el alerta en las altas esferas del oficialismo provincial. Con las particularidades propias de cada localidad, se dieron varios reclamos y movilizaciones en distintos municipios, todos con un reclamo salarial genuino al frente, pero también con un evidente condimento político detrás.

Meses y semanas atrás, dos conflictos importantes ocurrieron en dos puntos claves de la provincia. Uno por lo que representa en materia turística, como Villa La Angostura, y el otro porque se trata de ni más ni menos que del epicentro de la perla hidrocarburífera de la región -y el país- Vaca Muerta, como es Añelo. En ambas ciudades se dispararon disputas que pusieron en jaque el orden institucional. En las dos gobierna el MPN.


En la comarca turística, un entredicho político despertó la bronca del intendente Fabio Stefani, contra su propio bloque en el Concejo Deliberante, a raíz del juicio político y consecuente destitución del secretario de Economía, Daniel Brito, por presuntos hechos incompatibles con la función pública. A pesar de la decisión unánime por parte del cuerpo de ediles, desde la intendencia buscaron por todos los medios revertir la situación, incluso involucrando al poder judicial.

En la cuna de Vaca Muerta, el intendente Milton Morales habló abiertamente de un intento destituyente, cuando en el marco de una manifestación social, se registró la presencia de concejales (opositores y oficialistas) y comenzaron a circular audios donde se hablaba de “pasos para sacar al jefe comunal”. Entre ellos, quitarle la presidencia del Concejo Deliberante, que a la postre sucedió.

Vulnerabilidad y oportunismo político

En Chos Malal, otra gestión emepenista, semanas atrás se produjo la toma de la municipalidad por parte de trabajadores monotributistas, en lo que si bien existió un pedido salarial valedero, el intendente Hugo Gutiérrez no titubeó en apuntar contra dirigentes opositores pero también del propio partido como agitadores. El conflicto se solucionó, pero el alcalde espera que los embates políticos continúen por el resto de su mandato, que será el último.

El otro reclamo transversal en toda la provincia fue el de los trabajadores sanitarios. Autoconvocados de Salud se plantaron en pie de guerra ante el gobierno provincial y no claudicaron en su pedido de reunirse con el Ejecutivo para renegociar condiciones salariales y laborales. Incluso hubo un intento de mediación por parte de la delegada del ministerio de Trabajo de la Nación en la provincia, Asunción Miras Trabalón, que el propio ministro Mario Meoni dio de baja. Caos total.

Tras ese intento frustrado, el fin de semana largo de Semana Santa se presentó como el escenario ideal para que los manifestantes visibilicen su situación. Organizaron varios cortes de ruta en puntos clave de acceso como Junín de Los Andes y Villa La Angostura. El golpe al turismo era una consecuencia más que una intención, incluso muchos viajeros se plegaron al reclamo de los allí presentes.

El marco común de todas las manifestaciones e implosiones señaladas en la provincia tiene que ver con un momento político y coyuntural de cierta vulnerabilidad del oficialismo provincial. El Movimiento Popular Neuquino ya no es aquella fuerza arrolladora de antaño, que ganaba solo con la chapa. Ahora debe arremangarse y embarrarse las botas para ganar elecciones. Es cierto, en el último turno electoral recuperaron la capital, pero tras 20 años de dominio radical y ya sin su emblema, Horacio “Pechi” Quiroga. Y no es un dato menor que jugaron con varias fuerzas aliadas en esa elección. A nivel provincial, lo mismo, retuvieron la gobernación, pero con un aporte crucial de las colectoras.

El desgaste natural de un partido que lleva décadas en el poder y el contexto desfavorable económico y sanitario, posibilitaron los desplantes sociales genuinos y la suspicacia de algún actor propio y ajeno que vio la oportunidad y no dejó pasar la chance de hacer ruido.



AÑELO 
El oficialismo abona la teoría destituyente y espera a la Justicia


El intendente de Añelo, Milton Morales, habló días atrás con La Tecla Patagonia respecto de la pérdida de la presidencia del Concejo Deliberante en manos de la oposición y aseguró que  "claramente tiene que ver con una intencionalidad política. Siempre decimos lo mismo, estamos dispuestos a trabajar con todos, pero respetando el lugar que a cada uno le toca ocupar. Los concejales de la oposición deberían plantarse desde ese lugar y no queriendo avasallar el voto popular".

Asimismo, el jefe comunal hizo hincapié en que "se han generado rispideces y hay claramente una intencionalidad política. Añelo hoy es muy tentador para todos, pero creo que hoy no es el momento para tensiones políticas. Hoy hay que trabajar todos juntos para la comunidad y es lo que el pueblo está exigiendo".

Respecto de  su futuro, Morales manifestó que "me preocupa que el Concejo Deliberante retome su normal actividad, que arme proyectos que tengan que ver con la realidad que está atravesando Añelo. No me preocupan los fantasmas de destitución. En todo caso tiene que ir primero a la Justicia. El Concejo debe llegar a un plano de entendimiento y resolver lo que el voto popular ha designado".

Por último, el alcalde sentenció: "He participado de reuniones con ellos y hemos avanzado en el diálogo, pero ellos están convencidos de lo que han hecho. El bloque de cambiemos se hizo con la vicepresidencia a raíz de esta discusión. Hay un conflicto institucional muy marcado en el Concejo Deliberante. No hemos podido ponernos de acuerdo. Ellos creen que está bien lo que están haciendo".


Hugo Gutiérrez (Intendente de Chos Malal) 
“Hay reclamos que son reales y otros que están impulsados por pícaros”


El jefe comunal habló con La Tecla Patagonia y señaló: “El reclamo salarial fue genuino. Nada alcanza y eso es real. Es cierto que algunos cobran poco pero es lo que podemos pagar. Y algunos, cuando les ofrecemos un extra no lo aceptan. Y en el último reclamo, el de la toma, algunos nos pedían lugar en el EPAS, en el hospital...cosas que desvirtúan el reclamo. Por eso entendemos que había cosas atrás. Pero bueno, es año electoral. Aceptamos las críticas porque tenemos errores, pero la manera en la que se plantearon era algo extraña”.

En la misma sintonía, Gutiérrez subrayó: “en la toma de la municipalidad, entraron 11 personas al edificio. Allí había solo 3 que no tenían vínculo político con nadie. El resto, estaban vinculadas con la Mesa Campesina (organización de base) o con algunos pícaros de mi propio partido (MPN). Chos Malal es chico y nos conocemos todos, acá había algo más. Por eso creo que la comunidad no los terminó de apoyar y terminó perdiendo fuerza ese conflicto”.

“En estas cosas que se llevan a cabo aparecen siempre los mismos. Hay otra realidad atrás. Por eso no prosperan. Esto no me pasó en los otros 4 años. Sí estuve con mucha oposición, tanto de otros partidos como dentro del MPN, pero no tuve ningún problema. Ahora saben que yo no puedo ir por otro mandato, por lo que es momento de agitar”, disparó el alcalde.

Sentenció: “Hay reclamos que son reales y otros que están impulsados por otros intereses e influenciados por pícaros. No desconozco que nos falta trabajo y que son momentos difíciles. Acá en Chos Malal veo gente de la oposición pero también un sector de mi propio partido, eso lo tengo clarísimo. Acá nos conocemos bastante y sabemos cómo opera cada sector. Trato de seguir enfocado y trabajando pero sé que estos agites van a seguir”. 


DESPLANTE 
En La Angostura, el oficialismo sufrió el primer juicio político de la historia

En una maniobra que causó revuelo en la comarca turística por excelencia de la provincia, el Concejo Deliberante sometió a juicio político a un integrante del gabinete municipal, que terminó siendo destituido. El dato importante es que la decisión fue unánime, es decir, con el bloque del oficialismo a bordo de la empresa destituyente. Esto causó gran malestar en el Ejecutivo.

“Comenzamos la gestión y comencé también a ver lo peor de la política por parte del presidente del concejo deliberante en querer ocupar un rol ejecutivo que no corresponde, a partir de allí los palos en la rueda, chicanas políticas, jugadas con cierto grado de oportunismo, claro, sin dudas en eso tiene más experiencia que yo”, disparó el intendente Fabio Stefani a través de una carta abierta.

Asimismo, Stefani agregó: “Vino la pandemia para cambiarlo todo, todo, menos el objetivo con el que algunos vinieron a este lugar: desestabilizar el gobierno. Se puede comprobar en todo este año transcurrido la carencia de proyectos, ideas y también, a la luz de los hechos, un puñado de desestabilizadores y oportunistas políticos. Aquí no hay paladines de la justicia, hay quienes entendieron que había que habilitar un juicio político y no hubo impedimento para ejercer su función. Y aquí cabe un pensamiento: no tengo dudas de la buena fe para proceder de algunos, pero de otros veo la idea de atentar contra la gobernabilidad”.