REGIóN
22/12/2020
Fondos y obras a Municipios: premios y castigos
Los Ejecutivos manejan los fondos según su conveniencia. El envío de obras y asistencias cambian de acuerdo al destinatario. Amigos, aliados y enemigos son parte del esquema de reparto

Por Alejandro De Angelis 

Un clásico de la política argentina es el reparto de los fondos desde los Gobiernos centrales. No es novedad la discrecionalidad y los favoritismos que, con Ejecutivos de todos los colores políticos, se han visto. Hay amigos, aliados y enemigos, y entre esas categorías es como se da o se quita según la conveniencia de quien maneja la caja y su distribución. De la metodología del “látigo y la billetera”, como suele decirse, no se salva nadie.

En la Patagonia, dicha problemática no es ajena. En las últimas semanas fueron aprobados los Presupuestos provinciales de cada distrito, lo que terminó por delinear lo que será la política en materia de inversión de cada Gobierno en 2021. Hubo rechazos opositores y apoyos oficialistas, y la negociación suficiente como para que cada mandatario tenga su ley aprobada.

Sin embargo, como sucede siempre el día después, afloraron los heridos. Aquellos que, a pesar de manifestar sus críticas y pedir modificaciones, no fueron escuchados y se vieron afectados por el reparto de obras preasignado por cada Ejecutivo que se suma al reparto de fondos que suele hacerse en el transcurso del año, y que nunca es parejo para todos.

Provincia por provincia

Uno de los ejemplos más emblemáticos fue el rionegrino, donde desde el Frente de Todos denunciaron la “discriminación” por parte del Gobierno que conduce Arabela Carreras de los municipios que conducen intendentes enrolados en la principal fuerza opositora.  Allí se da la particularidad que, pese a la “asfixia” denunciada, las localidades tienen la posibilidad de recurrir al Gobierno nacional, de mismo signo político y mayores herramientas de ayuda.

Similar situación se da en Neuquén, donde ante la consulta de este medio los representantes opositores aseguran que el retaceo de fondos es para todos por igual. La metodología del MPN es, históricamente, centralizar obras a manos de provincia y quitar capacidad de autonomía a las Comunas, algo que es aceptado por propios y ajenos.

En el caso santacruceño, el escenario es más claro ya que los Municipios opositores son apenas dos. Tras las elecciones de 2019 el mapa de la provincia se pintó del azul de Todos, a excepción de Puerto San Julián y Las Heras. Sin embargo, son justamente dichas localidades las que denuncian un ahogo financiero por parte del Gobierno provincial, que impide la realización de obras y deja sin capacidad de maniobra a la gestión. En ese caso, no hay lugar donde resguardarse, ya que la línea que baja desde Nación va en sintonía con la de la Provincia.

En Chubut, en cambio, la crisis es para todos por igual. Según aseguran desde la propia oposición el reparto es malo para todos. No hay grandes proyectos de obras y los fondos son escasos. Ni siquiera el Ejecutivo provincial puede cumplir con los plazos de pagos y muchos menos lograr asistir a las Comunas. Asimismo, la poca pregnancia política del proyecto que encarna Mariano Arcioni hace que no haya aliados y enemigos claros. 

La mano amiga

La pandemia trastocó cualquier plan pensado por las administraciones, tanto a nivel nacional como provincial y local. Sin embargo, un rasgo que caracterizó a la gestión de Alberto Fernández fue una baja en la asistencia mediante Aportes del Tesoro Nacional, un rasgo característico del Gobierno de Mauricio Macri. A cambio, lo que hubo fue una asistencia deliberada a las provincias, que tuvieron la posibilidad de repartir esos fondos de manera discrecional, aunque siempre vinculados a los índices de coparticipación.

En materia de obras, en todos los órdenes fue un año “planchado”. Al cambio de gestión, la renovación de contratos y la revocación de otros, se sumó la crisis por la pandemia y la reglamentación de protocolos, lo que dejó un escaso margen para la ejecución de nuevos proyectos, que comenzarán a llegar con mayor notoriedad en 2021.  

NEUQUEN
Entre la coyuntura pandémica y un estilo de gobernar de antaño 

Según el análisis del reparto de obras en el Presupuesto, no existen grandes diferencias entre Municipios en el caso neuquino. Sin embargo, consultado por La Tecla Patagonia, el diputado del Frente de Todos Darío Peralta aseguró que el Gobierno “castiga a todos los municipios por igual. No hace diferencias entre uno y otro. Obra pública hay muy poca y no la que los Intendentes necesitan para hacer su gestión de Gobierno. Lo que se hizo es para su gestión, que son dos cosas distintas”.

Asimismo, Peralta resaltó que “la coparticipación nunca alcanza”, y agregó: “cada vez que hay que pagar aguinaldos o afrontar un costo superior sí o sí le tienen que pedir plata a la Provincia, entonces se genera ese cuello de botella. No es nada distinto a lo que viene haciendo siempre, es su forma”.

Por su parte, el ministro de Economía de la provincia, Guillermo Pons, explicó que “se trabajó en un contexto de prioridades” e hizo hincapié en que las decisiones estuvieron “marcadas por lo que pasó en 2020 y lo que no se pudo hacer; así como en la reactivación post pandemia que será necesaria desde principios del año próximo y el gasto social y el de salud en general”. “Un 25% del Presupuesto se destinará a organización gubernamental, es decir, fondos a municipios y los otros dos poderes del Estado”, precisó además el funcionario.

RIO NEGRO
El ajuste es para los díscolos


Respecto del escenario de reparto en Río Negro, desde la oposición, el diputado José Luis Berros aseguró a La Tecla Patagonia que “rechazamos el presupuesto porque hay una discrecionalidad con respecto a la distribución de fondos para la obra pública según el signo político. El análisis que hicimos del Presupuesto arroja que el 71% del total va para Municipios que gobierna Juntos Somos Río Negro, el 18% para municipios aliados al partido provincial y solamente el 11% a aquellos municipios gobernados por el Frente de Todos”, y consideró que “hay una discriminación manifiesta por parte del Gobierno de Arabela Carreras con aquellos municipios que no Gobierno Juntos o no son aliados electoralmente”.

Por su parte, desde el oficialismo el presidente del bloque Facundo López (JSRN), expresó que “no estoy de acuerdo en que haya distribución de obras en mayor o menor cantidad de acuerdo al color político. Somos la única provincia que coparticipamos todos los recursos que llegaron de Nación, por ATN o por préstamos”.

En tal sentido, López precisó: “hemos destinado el 12% del total del Presupuesto para sostener obras. En el caso de General Roca, tiene menor monto asignado porque no permitió un convenio entre la Nación, la Provincia y el Municipio para la continuidad de las 231 viviendas. Hoy tendría $1000 millones más en el rubro obras que no los tiene. Ese fue un capricho del Intendente Soria en su momento”

CHUBUT
En plena crisis, no hay obras para nadie


El escenario chubutense es parejo, ya que la crisis afecta a todos por igual. La capacidad de maniobra financiera del Gobierno provincial es muy acotada, por lo que el reparto de obras y fondos es también igual de limitado. Es por ello que, a simple vista, no hay diferenciación de color político.

En tal sentido, el diputado provincial de la UCR Manuel Pagliaroni recordó que no acompañaron el Presupuesto presentado por el gobernador Mariano Arcioni en la Legislatura. “Realmente no hay discriminación, directamente no hay casi obras en las ciudades”, aseguró el legislador. Sobre las asistencias, reconoció que “con la pobreza que hay no creo que tengan para ofrecer nada”.

Desde el Ejecutivo chubutense, por su parte, justificaron el ajuste en las cuentas al considerar que es algo “dinámico”. El Ministro de Economía, Oscar Antonena, resaltó que  “nosotros tratamos de ajustarlo de manera muy austera, lo que igual implica un incremento del 15,68%”.

Asimismo, desde el Gobierno dejaron la puerta abierta a mejoras de acuerdo a la situación de la deuda que, de la cual en los últimos de diciembre se anunció un reperfilamiento, lo que daría mayor disponibilidad a la Provincia para proyectar obras en todo el territorio.



SANTA CRUZ
Los municipios enemigos denuncian ser sometidos al disciplinamiento K

En Santa Cruz el escenario marca un desequilibrio hacia el oficialismo, que cuenta con 13 localidades de su mismo signo político y tan solo dos a manos de fuerzas opositoras. Según los dirigentes que pertenecen a esos espacios, tanto en Las Heras como en San Julián se vive la “asfixia” del Gobierno provincial.

En tal sentido, el vicepresidente de la UCR Alberto Lozano aseguró en diálogo con este medio que “sigue habiendo una distribución inequitativa de los ingresos. De los fondos que se reciben, solo el 11% es lo que se distribuye entre las 15 localidades de la Provincia. Hay un reparto antojadizo, arbitrario, y la mayor cantidad de recursos los maneja la provincia. Esto atenta contra la autonomía de los Municipios porque son rehenes de esa distribución y esa falta de reformulación de una nueva coparticipación”.

Además, Lozano consideró que “durante años se intentó que haya una mayor equidad, con una distribución donde los Municipios tengan más ingresos para poder tener su solvencia económica que hoy no la tienen. Están supeditados de manera centralista al Gobierno provincial”.

En el período anterior, las localidades que se encontraba gestionadas por dirigentes opositores mantuvieron una aceitado vínculo con el Gobierno nacional comandado por Cambiemos, lo que les permitió subsistir con la ayuda de la Rosada mediante aportes extraordinarios. Con la vuelta del kirchnerismo el grifo se cerró y solo queda sobrevivir.