CIENCIA
26/11/2020
Desde el Instituto de Radioastronomía Argentina explican cómo funciona el cañón de ozono
En diálogo con la Tecla, Gustavo Romero, director de la entidad brindó detalles de este avance que permitirá descontaminar ambientes de virus y bacterias.
Desde el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) están en las fases finales del desarrollo de un cañón de ozono, un dispositivo que sería capaz de eliminar de forma rápida, segura y eficiente virus, bacterias y gérmenes; una herramienta fundamental para volver a la “normalidad” sin peligro de contagios.

La investigación comenzó cuando se declaró la pandemia y el equipo avanzó en la creación de un dispositivo de esterilización para ambiente cerrados. “El dispositivo está en la etapa final de pruebas”, explicó Gustavo Romero, director del IAR.

“La expectativa nuestra es terminar con las pruebas a mediados de diciembre, para entrar entonces en la fase de producción, para eso nos vamos a asociar con una empresa privada”, aclaró y señaló que el vínculo se logró a través de una ONG que promueve tecnologías limpias llamada Fundación Tierra de Nuestros Hijos.

El cañón “por medio de un sistema que se conoce como cámara de plasma frío toma el aire del ambiente y genera el ozono a partir del oxígeno que contiene el aire. Al esparcir ozono, este se acopla con la membrana de lípidos que recubre a los vidrios y destruye la estructura de los mismos inhabilitándolos para poder reproducirse y también mata a gérmenes y bacterias”, detalló Romero que distinguió este avance de los ozonizadores normales, ya que logra concentraciones que son más de mil veces por arriba lo que ya existía.



-¿Cómo funciona el cañón?
-El dispositivo tiene todo un mecanismo de control basado en censores internos y externos que le permiten al equipo operar de forma inteligente; o sea el equipo se coloca en un ambiente, reconoce con los censores que tiene cuál es el estado de temperatura, humedad, la concentración de ozono y empieza a producir el ozono en ese ambiente hasta alcanzar la concentración necesaria para destruir la carga viral a esa temperatura y a ese nivel de humedad.

-Al desactivar bacterias ¿no puede ser perjudicial en algunos ambientes? Ya que existen bacterias que son necesarias para los seres vivos
-Cuando termina el proceso se ventila y el ozono decae al entrar en contacto con el aire y se transforma en oxígeno de nuevo, por lo que no tiene consecuencias tóxicas de ningún tipo; en lo que refiere a las bacterias, sí, efectivamente destruye todas las bacterias, pero cuando se ventila, de nuevo entran bacterias. Lo que no va a entrar es carga viral porque esa la tiene que aportar algún ser humano que esté contagiado.

Este avance es sumamente significativo ya que podrán generar seguridad para escuelas, hospitales y los diferentes lugares de esparcimientos.