PATAGONIA
22/11
Vacuna contra el COVID19: logística y distribución en la región
La creación de la vacuna contra el coronavirus es un hecho. Las provincias del sur definen detalles antes de su llegada. Campañas de vacunación, números de dósis, compra de equipamiento y logística de distribución. Todos los detalles de un operativo histórico para la Patagonia

Por Alejandro De Angelis 

La pandemia no terminó. Es una realidad. Sin embargo, la sensación en todas partes es que se trata de una etapa superada. Y ese sentimiento impregnado no solo en la gente sino en muchos dirigentes, a excepción de aquellos abocados a las cuestiones sanitarias, responde a dos factores: la baja en el número de casos en muchas zonas del territorio y el anuncio de la inminente llegada de la vacuna contra el COVID19  a la Argentina.

El horizonte finalmente se vislumbra, y aunque en algunas provincias los focos de contagio persistan, la posibilidad de contar con el antídoto para prevenir la expansión del virus brinda otra perspectiva. En ese plan, las autoridades sanitarias se encuentran en la transición entre atender las exigencias al sistema y, al mismo tiempo, planificar lo que será una campaña masiva de vacunación.

Como sucedió con los respiradores en el inicio de la pandemia, la compra y distribución de las vacunas, según los acuerdos con los distintos laboratorios de todo el mundo, quedará a cargo exclusivamente del Gobierno nacional. Y allí se abre otro debate, y es en base a la incógnita del criterio utilizado para el reparto en todo el país. El Ejecutivo nacional deberá hacer equilibrio entre la densidad poblacional y el escenario epidemiológico, aún más teniendo en cuenta que en una primera etapa la cantidad de dosis será limitada.

Hasta el momento, no hay información oficial del Ministerio de Salud de la Nación sobre la distribución de las dosis. La única certeza es que el Gobierno compró un total 25 millones de vacunas a Rusia. La Sputnik V sería la primera en llegar al país, entre mediados de diciembre y fines de enero, período para el cual se calcula un envío de 10 millones. De este total, 6 millones irán a parar a la Provincia de Buenos Aires, que tendrá la prioridad con la llegada de la primera tanda de ese lote.

Escenario patagónico

En la región, fue la provincia de Neuquén que puso primera, con el anuncio del lanzamiento de una campaña de vacunación que incluyó la convocatoria a voluntarios y la confirmación de un primer arribo de 150.000 dosis, que se repartirán entre el personal esencial y la población de riesgo.

“Estamos trabajando fundamentalmente sobre tres escenarios diferentes, porque aún sigue la incertidumbre sobre qué vacuna vamos a tener primero. Hay muchas diferencias entre las vacunas en lo que respecta al grado de conservación, hay algunas que se deben conservar a -18° y otras entre 2° y 8°, que es como la vacuna habitual. Puede ser incluso que tengamos dos a la vez y que eso nos haga trabajar en forma y para eso debemos estar preparados”, explicó a La Tecla Patagonia la ministra de Salud de Neuquén, Andrea Peve.

En tal sentido, la funcionaria neuquina aseguró que “la idea nuestra es que cuando llegue la vacuna automáticamente estar aplicándola, en forma voluntaria”, y resaltó que no se puede aplicar en el sistema privado ni comprar de forma particular, como la vacuna de la gripe, por ejemplo, por lo que se necesita personal para vacunar. “Habitualmente tenemos 340 enfermeros que vacunan. Ellos son los que van a supervisar la campaña. La semana comienza un entrenamiento a un grupo de voluntarios que se fueron anotando”, explicó Peve”, y remarcó: “el operativo es totalmente diferente porque implica una logística distinta por el impacto sanitario que uno quiere causar, que es disminuir la morbimortalidad rápidamente”.

Fabián Puratich, ministro de Salud de Chubut, aseguró a este medio que existe una campaña de vacunación pensada en la que están trabajando desde hace tres semanas. “Va a ser una campaña inédita por la cantidad de vacunas que hay que aplicar en un corto lapso de tiempo”, precisó el funcionario.

Sobre los números, el ministro chubutense explicó que “tenemos pensada una estrategia de vacunación de 11.000 personas por semana. Hay que tener en cuenta que la vacuna es multidosis, la segunda dosis debe darse en algunas a los 21 días y en otras a los 28, con lo cual el diseño de la aplicación debe estar bien diseñada para que no se superpongan y que después de una semana tengamos que aplicar el doble”.

En todos los casos, las primeras dosis que lleguen irán destinadas al personal de Salud público y privado, y a integrantes de las fuerzas de seguridad, tanto provinciales como nacionales. Además, a mayores de 60 años y a pacientes considerados de riesgo entre los 18 y 59 años.  

La coordinadora de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Río Negro, Marcela González, informó a La Tecla Patagonia que la Provincia “ya tiene planificada la campaña provincial con todos sus componentes”, y aseguró que “de acuerdo a los datos recabados la población estimada a vacunar seria unas 240000 personas”. Además, aclaró que “la vacunación se desarrollará en todos las ciudades de la provincia, en etapas y en forma centralizada a los efectos de garantizar la continuidad de la cadena de frío y a los grupos definidos como prioritarios”.

Respecto de la logística, la funcionaria rionegrina resaltó que habrá colaboración del Ejército Argentino para el traslado. También resaltó que “todos los hospitales dispondrán de equipamiento de frio adecuado”, gracias a la intervención del Ministerio de Salud provincial, y remarcó que “la Trazabilidad de las vacunas estará garantizada con una logística de frio óptima y con el reporte de las dosis aplicadas de vacunas que se efectuaran en forma nominal en el sistema NOMIVAC nacional”.

En Río Negro, como en otras provincias, habrá convocatoria a voluntarios para la masiva campaña de vacunación. “La provincia cuenta con un total aproximado de 500 vacunadores preparados para realizar la campaña”, precisó González y especificó que “durante este operativo no se efectuaran otras vacunas del plan regular, pero si se seguirán sosteniendo los lugares fijos de vacunación para que toda la población pueda continuar con los esquemas del Calendario Nacional”.

Atestada por el número de casos, con contagios récord y el sistema sanitario público en permanente riesgo de colapso, Santa Cruz viene un paso atrás. Aún no se difundieron las políticas que se aplicarán para efectuar la campaña de vacunación, pero se prevé será similar al resto de las provincias, con un grupo de voluntariados reforzando el sistema de salud y una primera instancia abocada a las personas de riesgo y trabajadores esenciales.

Sobre los efectos de la primera etapa de vacunación, el ministro santacrueño Claudio García, explicó que "lo que va a producir la vacuna será una disminución en la mortalidad. Lo que se busca en esta primera instancia es que haya menos personas fallecidas relacionadas a COVID. Consecutivamente y como cuestión de continuidad, lo que se pretende con la vacunación es comenzar a disminuir la cantidad de casos y las formas graves de la enfermedad”.

Algunas certezas y muchas dudas

En las últimas horas se reunión el Consejo Federal de Salud, con una agenda exclusivamente abocada al COVID y con gran dedicación al tema vacuna. Sin embargo, aún hay mucha incertidumbre respecto de los plazos previstos y las posibilidades de lograr antes de 2020 comenzar con la aplicación de las primeras dosis. También con el número que se contará para ello.

“No hay una fecha definida. Puede ser a fines de diciembre o en enero. También, dependiendo de las vacunas, en febrero o marzo, depende cuál cierre su fase 3 y los contratos. Estamos con esa incertidumbre, a la espera de que en cuánto tengamos esa vacuna podamos ofrecerla inmediatamente a la comunidad y es esa en la planificación en la que estamos”, aseguró la neuquina Peve.

Las certezas son que el Gobierno argentina absorberá la totalidad de los gastos de compra y distribución, por lo que la vacuna será totalmente gratuita y será aplicada mediante el sistema de salud público, sin posibilidad de acceder a ella por la compra particular. También está definida la población que la recibirá en una primera instancia, y que se hará de forma voluntaria, pese a los rumores sobre una posible obligatoriedad. Además, que no habrá aplicación para menores de 18 años ya que no existe aún vacuna para dicha población.  

Sobre una posible compra por fuera de lo establecido, el ministro Puratich precisó que no está dentro de la estrategia de Chubut hacer un convenio por su cuenta. “Trabajamos siempre en coordinación con el Ministerio de Salud de la Nación. Hay una Ley de Inmunizaciones mediante la cual el Estado nacional garantiza las vacunas y se está cumpliendo muy bien. Vamos a trabajar con lo que provea el Gobierno nacional”, sentenció.

El santacruceño García, precisó sobre la última reunión con autoridades nacionales que “se abordó principalmente en cuestiones relacionadas con logística, distribución, estrategias de aplicación de modo territorial en esto que busca ser una vacunación de tipo masiva”, y aseguró que “desde el Ministerio de Salud de Nación se están haciendo los esfuerzos para tener la vacuna a fines de diciembre o principios de enero del año que viene. A partir de ahí, se pretende hacer una rápida distribución a las provincias para establecer este mecanismo de vacunación masiva que será inédito en los anales de vacunación en el mundo”.