NEUQUEN
17/11/2020
Duelo entre Carnaghi y Sapag por el impuesto a las grandes fortunas
La diputada del MPN manifestó su desacuerdo en el recinto y pidió dejar "temas superfluos" de lado. Su par, del Frente de Todos, aseguró que su posición "va directamente en contra de los intereses y de las múltiples necesidades de la provincia de Neuquén". Mirá el ida y vuelta
En la sesión desarrollada hoy en la Cámara de Diputados el mayor momento de tensión se vivió en la discusión en torno al proyecto que busca gravar, de manera extraordinaria y por la pandemia, a las grandes fortunas. La ley, impulsada por el Frente de Todos, tuvo resistencia en los bloques de oposición. 

Una de las diputadas que manifestó su desacuerdo con la iniciativa fue la diputada neuquina Alma "Chani" Sapag. "Por acción u omisión muchos aquí quieren matar al tigre y otros tantos seguir ordeñando la vaca aún antes síntomas muy claros de desnutrición. Sin embargo, somos pocos los que queremos ocuparnos de tener sano y vigoroso el equino para que pueda seguir tirando de un carro cada vez más pesado", dijo en su intervención, parafraseando al política británico Winston Churchill. 

Además, Sapag pidió "volver a producir y volver a crear empleo para nuestra gente", y dejar "temas suprefluos" de lado. Insistió en crear valor alineándose "detrás de la iniciativa e inversión privada" y pidió dejar de pedirle un Estado "enorme, deficitario y adicto a las fuentes de financiamiento" y, a cambio, apoyarse en el sector privado. También habló de las "oportunidades de inversión" en el país, y aseguró que "el capital no pide mucho para invertir, solo algunas reglas y acuerdos básicos". 
 

Su par del Frente de Todos, Guillermo Carnaghi, la cruzó duramente a través de Twitter. "Quiero aclarar que la provincia no es esa utopía liberal de Estado eficiente y pleno empleo gracias a las inversiones privadas que pinta la diputada", aseguró y agregó: "la situación es bastante más compleja. Neuquén es una provincia sobreendeudada, con servicios públicos cada vez más precarios, sueldos congelados y una dependencia crónica de la asistencia externa".

"No es difícil ver que el voto negativo al aporte solidario y la defensa de las grandes fortunas que hizo la diputada Sapag en la sesión va directamente en contra de los intereses y de las múltiples necesidades de la provincia de Neuquén", concluyó Carnaghi.