INFORME ESPECIAL
11/10
Ley de incendios y la rosca
Máximo Kirchner, Graciela Camaño, y Eduardo Bucca presentaron un proyecto en conjunto para poner límites a los incendios en los campos argentinos. La conversación de fondo y la política expuesta sobre las cenizas de la vegetación.

Los primeros días del año comenzaron con la mirada del mundo posicionada en Australia y su vegetación arrasada por las llamas de voraces incendios. Pasó el tiempo, y la escena se repitió en el interior nacional. No una, sino más de una veintena de veces. Varios focos comenzaron en diferentes puntos, se consumieron y a las semanas volvieron a ser la antesala de hectáreas y hectáreas de cenizas.

Los últimos que tuvieron lugar en Córdoba con imágenes catastróficas fueron, quizás, los que despertaron el mayor repudio social. Es que, la acción de ambientalistas de la provincia mediterránea puso sobre el tablero una dura realidad vinculada a la política de dicho distrito. Los gobiernos cordobeses, ayer de José Manuel de la Sota y hoy de Juan Schiaretti, nunca apagaron un incendio. Fue el clima, y así volvió a ocurrir, quien combatió las llamas. 

Una lluvia de día y medio continuado, calmó los focos en las sierras cordobesas que además de las inconmensurables pérdidas, dejó a la luz la ausencia de legislación que proteja los pulmones del país. En ese sentido, se pergeñó un acuerdo en el Congreso de la Nación para buscar por tercera vez en la última década, una ley de protección que ponga límites a la especulación inmobiliaria y agraria.

El líder de La Cámpora y presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner; la peronista ortodoxa, Graciela Camaño; el también peronista Eduardo Bucca; fueron los cabecillas de un convenio entre sectores que hasta días atrás se miraban con recelo. Incluso, a pesar de la base peronista de cada espacio, no concluyeron en el sector de unidad pejotista en los últimos comicios. Eso, sin entrar en la ya histórica disputa de la sanmartiniana Camaño contra el kirchnerismo y camporismo.

En definitiva, el tridente presentó un proyecto de ley que contempla directo a los terrenos incendiados. La iniciativa apunta a prohibir las modificaciones en el uso y destino que dichas superficies poseían con anterioridad al incendio. Es decir, de aprobarse, se prohibiría por 60 años realizar modificaciones en el uso de las superficies de bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales respecto al destino que tenían previo a los incendios ya sean provocados o accidentales. Ese punto, se refiere a los proyectos inmobiliarios. 

A su vez, para las zonas agrícolas, praderas, pastizales o matorrales; la inhibición sería por 30 años. Una práctica habitual de la producción agraria es la quema de suelos para el sembrado nuevo. Por caso, los incendios en las islas del Delta se relacionaron con ese tipo de incendios más la baja del Río Paraná que secó los cauces internos de las islas y el fuego no tuvo freno natural. El humo copó Rosario, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y distritos bonaerenses.

Desde el espacio que presenta la propuesta de normativa aseguran que los acuerdos entre sectores antagónicos (Máximo - Camaño) se debe al poder que tienen enfrenten. Una suerte de reedición del proceso electoral: “Con X no alcanza, pero sin X no se puede”. 

En ese marco, conforme recolectó este medio, ponen como ejemplo a Entre Ríos y San Juan, dos gobiernos del oficialismo que no garantizan que el proyecto del bloque oficial cuente con sus votos. Los sanjuaninos adelantaron que rechazarán la normativa, el entrerriano Gustavo Bordet juega al límite y recibió acusaciones del ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, por ocultar información sobre los siniestros en su distrito. En contrapartida, los cordobeses que aparecen en el centro de las acusaciones, adelantaron que lo debatirán y buscarán generar modificaciones. 

“El peronismo del agronegocio”, murmuran en los pasillos del Congreso de la Nación y del Instituto Patria, es el rival de la propuesta. Por caso, se buscó llevar el debate sobre la protección de humedales a la comisión de Agroindustria y enmarcar una serie de acciones de defensa en un mero debate de producción agraria. El lobby no tuvo lugar y acabó en la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano que preside Leonardo Grosso, peso pesado del Movimiento Evita.

Otra de las partes del acuerdo fue la inclusión del ex intendente de Bolívar, Eduardo “Bali” Bucca. No es la primera vez que el hombre que fue candidato a gobernador por Consenso Federal, se acerca al kirchnerismo duro en los últimos meses. 

En la Séptima Sección electoral aseguran que busca volver al seno del espacio que lidera Cristina Fernánde de Kirchner y recuerdan el apoyo que la vicepresidenta le dio para la sanción de la Ley Silvio. Desde el sector K devuelven los gestos: “Bali es un gran compañero”. Los gestos y los apoyos serán claves a futuro, más en un terreno propios juegan contra la ley. Ahí, “Bali” busca llevar agua a su molino de cara a 2021.
 

“Las provincias deben robustecer sus sistemas de combate al fuego”



El ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, apuntó a la "especulación inmobilliaria" y a los "métodos agropecuarios" como causas de los incendios forestales que proliferan en varias provincias, al anunciar que en Misiones y Córdoba estarán disponibles brigadistas del Servicio Nacional de Manejo del Fuego.

“Estas sequías prolongadas favorecen el desarrollo de los focos ígneos que se repiten a partir de la especulación inmobiliaria, o por la irresponsabilidad de los que aplican ciertos métodos agropecuarios sin evaluar su impacto ambiental" dijo Cabandié.

El ministro anunció además que se incrementará la cantidad de brigadistas y se realizará mejoras de sus condiciones laborales junto al emplazamiento en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos de un cuarto faro de alerta temprana contra incendios forestales en el Delta del Paraná. En total habrá 20 faros que se van a instalar en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe.

Cabandié destacó además que los brigadistas y guardaparques "son los que combaten esos incendios exponiendo sus vidas y por eso es necesario que todas las agencias estatales coordinen esfuerzos y también lo haga la Justicia, porque si apagamos los fuegos y los vuelven a encender y la Justicia no actúa todo se hace muy difícil"

El funcionario sostuvo que “esto no tiene que significar sólo el reconocimiento al día de los y las guardaparques, sino también el llamado a la conciencia de la sociedad, de todas las áreas del estado, y del sector productivo para que seamos responsables con un patrimonio natural que no es sólo nuestro, sino también de las generaciones que vienen”.

Cabandié dijo que “las provincias deben robustecer sus sistemas de combate al fuego porque las sequías son muy pronunciadas y porque el cambio climático indica que en los próximos años eventos climáticos como los que vivimos este año se pueden intensificar”.

El ministro consideró que la ley de Humedales y la ley para evitar la especulación inmobiliaria sobre las tierras que sufren incendios forestales "son muy necesarias". En este sentido explicó que la Ley de Humedales "es para proteger un conjunto de ecosistemas que son tan importantes para la regulación del agua y del aire, y el proyecto que impulsa Máximo Kirchner, junto a Camaño y Bucca, va a ser muy importante para acabar con el flagelo de la intencionalidad antrópica que causan incendios”.

Cabandie anunció además que próximamente será enviado al Congreso un proyecto de ley de educación ambiental para que los jóvenes tengan conciencia de estos peligros