CHUBUT
06/10
La mano amiga de Nación, al rescate
Mariano Arcioni consiguió algo de oxígeno por parte de la Rosada para hacer frente a la crisis. Llegarán 5.000 millones de pesos a través del Fondo Fiduciario y podrá emitir letras por 50 millones de dólares. ¿Alcanza?
Por Mariela Branda 

La provincia de Chubut obtuvo otro salvavidas nacional para seguir a flote en medio de la fuerte tormenta que atraviesa desde hace tiempo. Se trata de un nuevo crédito mediante el Fondo Fiduciario para las Provincias de 5.000 millones de pesos y de la autorización para emitir 50 millones de dólares en letras. El Ejecutivo de Arcioni pretendía mucho más -3 mil millones mensuales hasta diciembre-, pero desde Nación bajaron sus pretensiones, a pesar de las arduas negociaciones encabezadas por Sergio Massa tanto con el ministro del Interior, Wado de Pedro, como con el propio Máximo Kirchner. 

El déficit que arrastra Chubut es mucho más grande que eso y lo tiene desde hace mucho tiempo. Por este motivo, desde la Rosada pusieron algunos reparos a los pedidos del gobernador patagónico. Sobre todo teniendo en cuenta que todavía  no existen medidas concretas tomadas desde la Provincia. Y pidieron a cambio. 

Pidieron un ordenamiento interno, la reducción de la planta política y la optimización de recursos. Básicamente le solicitaron a Mariano Arcioni que reedite el “plan Santa Cruz”, en alusión a la crisis atravesada por Alicia Kirchner en esa provincia a partir del año 2015, que, además, la mandataria debió sortear con un Gobierno nacional de otro color político. La situación de Chubut es mucho más delicada. Debe a gran parte del sector público tres meses de sueldos y aguinaldos; la Justicia funciona con guardias mínimas no solamente por la pandemia, sino también por la retención de tareas; la Legislatura no sesiona por las permanentes protestas de los legislativos. Sin embargo, con la renegociación de la deuda en marcha, la ayuda de Nación e implementando cierta “austeridad” interna podría vislumbrarse un claro allá a lo lejos. 

Fiduciario x 2 

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, suscribió un nuevo acuerdo con el Gobierno nacional que significará un desembolso a favor de la Provincia de 5.000 millones de pesos y la autorización para la emisión de letras de dólar linked por 50 millones de dólares. 

La gestión había comenzado con el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, pero la firma se concretó con el secretario  de Hacienda, Raúl Rigo. El desembolso de 5.000 millones de pesos proviene del Fondo Fiduciario para el Desarrollo de las Provincias (FFDP). Se concretará en tres cuotas: de 2.000, 1.500 y 1.500 millones de pesos. 

El gobernador Arcioni destacó “el valor del trabajo conjunto y el acompañamiento de la gestión nacional, que posibilitaron alcanzar estos acuerdos que permitirán paliar en parte la situación de desequilibrio económico y financiero de nuestra provincia”. 

En ese orden, el mandatario también se mostró conforme por la celeridad de la respuesta obtenida, teniendo en cuenta que “apenas hace unos días el equipo de ministros de nuestra provincia estuvo reunido con los ministros de Economía y del Interior, y hoy ya podemos concretar la firma de estos mecanismos de asistencia”. 

“La situación es difícil producto de la caída de los ingresos de Chubut tanto en regalías petroleras como en la coparticipación federal de impuestos. Y por eso es que desde nuestro Ministerio de Economía se elaboraron distintas herramientas que permitan paliar los desequilibrios financieros”, explicó Arcioni, quien, además, anunció la reducción del 30% de la planta política. No es la primera mano amiga que recibe Chubut. En mayo, el Gobierno central firmó con la Provincia un crédito, también por 5.000 millones de pesos y a través del mismo fondo. Con este nuevo préstamo, el Estado chubutense sumará 10 mil millones de pesos en asistencia mediante este mecanismo. Sin embargo, es dinero que la Provincia tendrá que devolver y que seguirá engrosando la columna del debe en los próximos meses. 
Una de las características de la devolución de estos fondos es que la amortización de capital se efectuará en 36 cuotas mensuales, con un período de gracia que va hasta el 31 de diciembre de 2020 y con una tasa nominal anual del 0,1%. Las primeras cuotas tendrán vencimiento en enero de 2021. 

Chubut recibió también varios Adelantos del Tesoro Nacional (ATN) durante este año para paliar las consecuencias económicas devenidas de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, con un déficit mensual de alrededor de 2.500 millones de pesos, la Provincia requiere de la implementación de medidas urgentes para aumentar la recaudación y optimizar los recursos. Y esto fue lo que pidió Nación a cambio de la nueva ayuda. Un plan de sustentabilidad que, de acuerdo a lo presentado por Chubut, exigirá  una disminución del gasto público en 2021. Para ello prometió el achique del 30% de la planta política, con lo que ahorraría 300 millones anuales; y la puesta en marcha del paquete de leyes aprobado a principio de año. Retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas -ahorro de 1.600 millones- y la reducción de horas cátedra en Educación que equivalen a cerca de 20 millones.

 ¿Podrá, por fin, la Provincia llevar a cabo un plan sostenido para salir de la crisis? ¿Será esta nueva ayuda nacional un simple parche o servirá de trampolín para, finalmente, tomar impulso?


POSTURAS ENCONTRADAS

Arduas negociaciones para obtener el salvataje nacional


Las negociaciones entre la Rosada y el Ejecutivo chubutense fueron intensas, aunque de ambos lados del mostrador no quieran presentarlo de esa forma. Tal como adelantó La Tecla Patagonia en su portal web, los 3.000 millones de pesos por mes durante un trimestre que pretendía Provincia fueron descartados desde un principio. 

De acuerdo a fuentes nacionales, las opiniones estuvieron divididas respecto a qué hacer y cómo auxiliar a Chubut. Hubo encuentros entre el ministro de Economía, Martín Guzmán; el ministro del Interior, Wado de Pedro; Santiago Cafiero y Sergio Massa para conversar sobre la situación de la provincia patagónica. El sector más duro del kirchnerismo expresó su malestar con Arcioni y fue el más reacio a brindarle ayudas excepcionales. Consideran que el Gobernador transfirió a Nación el “costo político” y la “responsabilidad” del salvataje.

Además creen que la asistencia podría disparar los reclamos del resto de las provincias. 
“Esta fiesta, alguien la paga, sí o sí”, indicaron a este medio. Por otra parte, Sergio Massa, el interlocutor más fuerte que tuvo el gobernador Arcioni con Balcarce 50, se puso al frente de las negociaciones con el ala dura. Para mostrar tuvo poco, pero primaron la paz política y el acuerdo dentro del Frente de Todos. Arcioni es el único gobernador que le reporta directamente a Massa, por lo tanto, las decisiones que se tomaron, necesariamente estuvieron sujetas a esa condición. Ahora, el mandatario provincial deberá mostrar a su referente, y al resto, que con este impulso puede empezar a poner las cuentas en orden.

Un acuerdo silencioso para evitar costos 

El convenio para el nuevo desembolso incluía una especie de cláusula de confidencialidad. A Nación, no le interesa promocionar este rescate en un contexto de extrema crisis por la pandemia. En este sentido, La Tecla Patagonia intentó obtener, sin éxito, declaraciones tanto de autoridades del Ministerio del Interior como de la cartera de Economía. De la misma manera, este medio trató de dialogar con autoridades provinciales del área para analizar el alcance de estos fondos y cómo se utilizarán. Tampoco respondieron.

FACUNDO BALL (ABOGADO Y ECONOMISTA. DIRECTOR DEL DPTO. ECONOMIA FCE-UNPSJB)

“Reconocen que no pueden pagar pero gestionan más endeudamiento”

El economista Facundo Ball dialogó con La Tecla Patagonia acerca de la nueva ayuda por parte del Gobierno nacional. “¿Qué significa esta supuesta ayuda de Nación?”, se preguntó el especialista. “Que en medio de un proceso de reestructuración de la deuda pública de Chubut, la Provincia y la Nación encuentran como solución a su desequilibrio fiscal, más deuda”, expresó. 

“Un endeudamiento de 50 millones de dólares es más deuda, y 5.000 millones de pesos de FFDP, también es más deuda. Entonces, por un lado reconocen que no pueden pagar su deuda o que tienen graves dificultades para hacerlo, y por otro gestionan más deuda”, agregó Ball, quien desconfía sobre la alternativa planteada. 

En este sentido analizó: “Nueva deuda y reestructuración de parte de la deuda actual (que seguramente solo va a ser posponer pagos por algunos años), solo va a oxigenar las cuentas en el corto plazo, y trasladar la carga para otro gobierno. Además, un endeudamiento con una línea dólar linked es una de las peores opciones, si realmente quieren pensar en un sendero de sostenibilidad de deuda y de equilibrio fiscal sustentable”. 

Por otro lado dijo: “Los números del déficit mensual, ya están en torno a los 2.500 M, con lo cual, el endeudamiento con el FFDP respecto a la primera cuota de 2.000 puede estar cerca de alcanzar un equilibrio mensual; pero solo un mes, las otras dos cuotas de 1.500 millones se alejan nuevamente de la necesidad de financiamiento. Y el total representa solo un tercio de lo necesario para pagar deudas salariales atrasadas”. Por último, el también abogado se preguntó: “¿Y luego de esos tres meses, cómo planean achicar la brecha de 2.500 millones mensuales? Hoy, Chubut necesita aportes no reintegrables, no préstamos”.

GUSTAVO MENNA (DIPUTADO NACIONAL JXC) 

“Le presentan a los chubutenses como solución seguir tomando deuda”

“Lo obtenido, no es un salvataje. Por un lado, le dan un préstamo del Fondo Fiduciario; eso implica que, objetivamente, aumenta el stock de deuda de la Provincia, porque hay que devolverlo y la tasa de interés, aunque es baja, se actualiza por CER”, aseguró el legislador nacional Gustavo Menna en diálogo con La Tecla Patagonia

“Hoy, en números redondos, hay una deuda salarial de 15 mil millones de pesos con los empleados públicos. Si el dinero se aplica a pagar, va a bajar esa deuda con los empleados, pero esa plata se le pasa a deber al Estado nacional. Lo más preocupante, además, es la autorización para endeudarse por 50 millones de dólares. En términos políticos, le dieron una palmadita en la espalda y lo mandaron a pedir a otro lado. Esto demuestra la poca llegada e influencia que tiene la Provincia a nivel nacional. 

En términos institucionales revela la falta de planificación de este Gobierno, porque hasta hace un mes, el discurso oficial era que el problema de Chubut es la deuda financiera, por eso pidieron la ley para renegociarla. Y ahora vuelven buscar endeudarse en dólares, le presentan a la sociedad chubutense como solución que van a tomar 50 millones de dólares más. Es muy grave, porque esto aumentará el déficit. Y no hay una sola medida que apunte a planificar cómo se va a bajar ese déficit”, opinó Menna.