RIO NEGRO
13/09
Advierten que uno de los voceros de la protesta policial fue expulsado de la fuerza
Se trata de Rubén Angel Muñoz, un ex agente que fue exonerado por burlarse de la muerte de un compañero. Además, acumuló en su legajo 125 días de suspensiones por diferentes faltas
El reclamo por una mejora salarial iniciado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires, rápidamente tuvo su efecto en otras provincias y Río Negro no fue una excepción. Con el correr de los días se organizaron protestas y marchas en las principales ciudades de la provincia, que tuvieron como protagonistas principalmente al sector más duro de los policías retirados y a familiares de efectivos en servicio. 

En Río Negro, no hubo movilización de personal bajo servicio ni se utilizaron patrulleros para las protestas. Todavía están presentes los episodios del 2013, cuando algunos uniformados entraron a protestar con a la propia Casa de Gobierno, por lo que esa posibilidad resulta en la actualidad, lejana. 

Lo cierto es que los reclamos se mantienen a pesar que el Ejecutivo ofreció rápidamente mejoras salariales para evitar la extensión del conflicto. Piden un sueldo básico de 70 mil pesos, petición bastante difícil de cumplir en el contexto actual de crisis derivada de la pandemia. El incremento salarial dispuesto  por el Gobierno de Río Negro para el personal policial e integrantes del Servicio Penitenciario Provincial se hará efectivo en un solo tramo a partir de los salarios de septiembre que se acreditarán en octubre. Los altos cargos superan los $80.000 y no habrá salarios básicos inferiores a los $45.000.  

Quien oficia de vocero de la protesta, es Rubén Angel Muñoz, a quien según información de la propia fuerza, lo dieron la cesantía definitiva por burlarse en las redes sociales de la muerte de un compañero. Además con 125 días de suspensión en su legajo por diferentes faltas. 


Rubén Angel Muñoz, policía exonerado y vocero de los reclamos de la fuerza. 

Similar situación se daría con el vocero del reclamo en Viedma, el ex Cabo Primero Miguel Ángel Morales, quien fue cesanteado definitivamente de la Policía tras casi 19 años de servicio, en los que sumó 120 días de arresto, 20 días de suspensión de empleo y ocho sumarios administrativos y una actuación sumarísima. 

Rubén Ángel Muñoz tendría además otros  14 sumarios por inconductas, y violaciones del reglamento policial, muchas de ellas vinculadas con publicaciones y expresiones contra las autoridades, algo expresamente prohibido en la normativa. Varios de los sumarios quedaron inconclusos porque antes de resolverse, el año pasado fue expulsado de la Policía por burlarse en redes sociales tras la muerte de un colega, que tuvo un trágico accidente durante un franco de servicio el 30 de enero de 2018. Esa falta está penada por la normativa policial y el Tribunal de Conducta actuó en consecuencia. El 10 de enero de 2019 fue cesanteado en forma definitiva de acuerdo a la resolución que se adjunta y a la que tuvo acceso La Tecla Patagonia.