NACIONALES
11/09
El botón rojo, la alternativa del Gobierno que genera rechazo
Más de una vez, el presidente Alberto Fernández aseguró que tiene la botonera a mano para restringir la circulación y volver a una cuarentena estricta por el aumento de casos. Los intendentes piden a gritos que no ocurra y en Olivos genera malestar comunicarlo. El escenario.
Los casos de coronavirus van en aumento y en las últimas dos semanas día a día se rompieron los récords. Tanto de contagios como de víctimas fatales. Por caso, este último martes se registró - hasta el momento - la jornada con el mayor número de casos, fueron 12.027 positivos y 228 muertes. En ese escenario, apareció en la escena el “botón rojo”.

Fue el propio presidente, Alberto Fernández, el que puso sobre el tablero la posibilidad de recurrir a una botonera y restringir aún más las actividades. Lo hizo hace más de un mes y justamente en el anuncio de los pasos a seguir con la nueva fase de aislamiento. Con el transcurso de los días, en cada acto y aparición pública, Alberto asegura: “el botón rojo está a mano”.

Sin embargo, según pudo saber LaTecla.info, en la privacidad, el Jefe de Estado reniega del regreso a las restricciones y considera que se llegó a un punto sin retroceso. Incluso, se lo confesó a intendentes del peronismo bonaerense, tanto del Conurbano como del interior. Lo hizo en una jornada doble que organizó el alcalde de Berazategui, Juan José Mussi, y se desdobló en dos días por problemas de conectividad.

Hace una semana fue la cita que acabó con la conversación virtual del Presidente y los jefes comunales. “Estoy cansado de la cuarentena”, expresó Alberto según comentaron los participantes. En ese sentido, señalaron que el mandatario detalló que no “ve la hora” de regresar a la normalidad y “caminar” las calles para ver cómo está cada vecino.

Así, entre los alcaldes que tienen diálogo fluido con la administración nacional, aseguran que “nadie está ajeno a lo que pasa y al cansancio de la gente”. De esa manera, consideran que es inviable un retroceso. “Se puede hablar del botón rojo para generar conciencia, pero no está en las opciones”, lanzaron desde el Conurbano.

De esa manera, conforme detallaron intendentes del Frente de Todos, la realidad que se vive en cada distrito es de “cansancio”. La imagen se repite desde el Sur hasta el Norte del Area Metropolitana Buenos Aires. “Los fines de semana tenemos que redoblar la prevención, poner más agentes en las calles y recurrir a la militancia”, explicaron desde el Oeste al tiempo que dijeron: “es para cuidar y ver que cumplan con el aislamiento, las plazas están llenas”.

En el interior, la situación no tiene grandes variantes. “Los pocos casos de un inicio llevaron a los vecinos a relajarse, cerrar todo de nuevo es un dolor de cabeza. La economía está muy golpeada como para volver a congelarla”, explicó uno de los boinas blanca de la mesa chica partidaria.

Como si fuera poco, el conflicto que se desató en la provincia de Buenos Aires con el reclamo salarial de las fuerzas de seguridad, restringe aún más la posibilidad de dar marcha atrás. Es que, con los efectivos en malestar por su salario no habría control policial que permita el cumplimiento efectivo de una cuarentena severa.

Al poco respaldo político a un cierre total de las actividades, se suma el reclamo empresarial. Por caso, el presidente de la Unión de Emprendedores de la Argentina, Rodolfo Llanos, sostuvo ante LaTecla.info que “la gente está harta, después de cinco meses de una cuarentena y aislamiento domiciliario casi sin sentido, el argentino tomó la decisión que le importa más la libertad que contagiarse”.

“Esto generó la disparada de casos y el retiro del Gobierno, no hay controles en las calles, no hay campaña de concientización, no hay funcionarios con liderazgo”, abundó y agregó: “la industria Pyme está destrozandose y los comercios cerrando”. En ese marco, subrayó que “las medidas para resolver una situación de crisis las tomó el Presidente con un grupo de asesores que nada sabe de la realidad de Argentina. Llegamos hasta acá en una situación que la gente le dio la espalda al Gobierno”.

“Estamos ante una situación donde la clase política ha defraudado todas las expectativas. Ni el Gobierno ni la oposición tienen madurez para afrontar este problema nacional y en el medio estamos los comerciantes cerrando y cerrando, eso no se va a detener”, abundó el titular de la Unión Productiva.

En ese sentido, consideró que “es lógico que se pretenda volver a cerrar, cuando las cosas se hacen mal como en Jujuy o en Salta, terminan pasando estas cosas. Entendemos que hay que cerrar todo por tres semanas y volver a abrir. Pero la gente no respeta. No hay ningún plan productivo, seguimos con la sarasa de los créditos”. 

"El ministro Kulfas no tiene un plan, no sabe cuál es la solución. No nos llaman para ayudarlos, tenemos un proyecto presentado para empezar a resolver los problemas. No tenemos un plan productivo”, sentenció Llanos.

En esa línea, señaló que “la cuarentena tomada a tiempo fue una medida sensacional, pero en mayo había que empezar con otro plan. Si la vuelta es atrás vamos a priorizar la salud, pero vamos a ver qué medidas tomamos sectorialmente hay plata para todos, se reparte plata por todos lados en vez de generar una cultura del trabajo, este no es el rumbo. Le vamos a dar un tiempo, no va a ser un cheque en blanco, basta de payasos que juegan con la vida de todos los argentinos”.


El botón rojo y el metamensaje

Entre la dirigencia bonaerense del Frente de Todos consideran que el "botón rojo" es una manera de persuadir a la sociedad. Para ello, se toman de las declaraciones de Arnaldo Medina, Secretario de Calidad en Salud del Ministerio de Salud de la Nación. "Hace tres o cuatro días que en la opinión pública empezó a trascender un fuerte mensaje del equipo de salud en general, de los terapistas y profesionales de la salud que están en áreas críticas o en áreas asistenciales con un clamor muy fuerte de que se considere su situación, el momento que están pasando, el cansancio, el estrés que tienen. Uno escucha relatos que son impresionantes. Por ejemplo, una enfermera que no tomaba liquido para no ir al baño y tener que cambiarse el equipo de protección. A veces se cambian 17 veces por día o más y están en una situación extenuante”, lanzó Medina. En el oficialismo, consideran que es parte de la búsqueda de concientizar a la sociedad