RIO NEGRO
27/07
¿A quién responde Carreras? La historia detrás de la desvinculación de dos funcionarios
La mandataria rionegrina definió la desvinculación de dos funcionarios provinciales por incumplir con el aislamiento al ingresar a Viedma desde la ciudad de Bariloche. Sin embargo, sus declaraciones de las últimas horas dejan varios interrogantes respecto de su decisión, que tiene un costado político
En conferencia de prensa desde Bariloche, hoy la gobernadora Arabela Carreras justificó la salida de dos de sus funcionarios como medidas para “saldar una cuestión política, y no sanitaria”. Ayer emitió un duro comunicado y hoy tuvo palabras elogiosas para los secretarios salientes. Su ambigüedad dejó abierto el interrogante sobre a quién debió rendirle cuentas la mandataria. 

Una posibilidad puede ser en respuesta al reclamo de Pedro Pesatti, el intendente de Viedma. La localidad hace cuatro meses que no registra ningún caso positivo y las autoridades locales extreman medidas de prevención para evitar que los contagios lleguen desde afuera, principalmente de los focos de infección provinciales.  

Hace algunos días la propia gobernadora se habría negado a informar a la Policía con quien viajaba en su auto particular, cuando fue interceptada por un control al regresar a la ciudad capital. La mandataria se incomoda y considera innecesario el estricto control en la localidad, puntualmente con los funcionarios provinciales, con quienes asegura debería existir mayor flexibilidad por la labor que llevan a cabo.  

Hoy la mandataria recalcó que “la provincia pretende respetar el trabajo y el esfuerzo que cada localidad hace. En el caso de los funcionarios, tenemos que recorrer la provincia, pero respetamos sus protocolos y exigencias", aunque resaltó que “son reglas estrictas, engorrosas, dificultan el trabajo y, a veces, resultan molestas, pero hay que respetarlas”.

Sobre la entrada y salida de ministros y la discusión con Pesatti, el exgobernador Alberto Weretilneck calificó de "complejo" para Carreras y su equipo "administrar la cuestión santiaria y tener que viajar", y reconoció que "es delicado volver a Viedma y por disposición municipal hacer cuarentena 14 días. Los funcionarios entran y salen". 

Hay un trasfondo más allá en el tiempo y tiene que ver con la pertenencia política de la ahora exsecretaria de Géneros. Mercedes Pietranera estuvo a cargo de la Dirección de Equidad de Género del Municipio, durante la gestión de María Eugenia Martini y no son pocos los que aseguran que el vínculo con la titular de la bancada del Frente de Todos en la Legislatura se mantiene hasta estos días. Incluso hay testigos que aseguran haber visto a ambas tomando un café en una famosa chocolatería de Bariloche, en los días previos a que se declare la pandemia.  

Según pudo averiguar La Tecla Patagonia, al ingresar a la Secretaría, Pietranera echó a gente vinculada con oficialismo y puntualmente a personas que venían trabajando durante la gestión de Laura Azanza al frente del Consejo Provincial de la Mujer. Esta decisión, sumado a su cercanía al principal espacio opositor, causó disgusto hacia adentro de Juntos Somos Río Negro. Lo que, sumado a la presunta falsificación de su declaración jurada al ingresar a Viedma, terminó inclinando la balanza para su salida.