SANTA CRUZ
21/07
Durísimo comunicado de la UCR por el manejo de la pandemia
Ante el rebrote de casos en la localidad de Río Gallegos, que incluye a funcionarios del Gobierno, la Unión Cívica Radical emitió un documento con fuerte críticas hacia el control de Provincia y el Municipio. Piden diálogo entre las partes para coordinar políticas sanitarias
La UCR de Santa Cruz emitió un duro comunicado cuestionando el manejo de la pandemia en la provincia y específicamente en la localidad de Río Gallegos, donde en las últimas semanas se produjo un nuevo brote de casos. Entre los contagiados está el ministro de Economía, Ignacio Perincioli, y otros agentes provinciales. 

“Han transcurrido 120 días desde que en Argentina se decretó el Aislamiento, Social, Preventivo y Obligatorio. Esta medida era la oportunidad que debían aprovechar los gobiernos  para fortalecer los sistemas de salud, aplanar la curva de contagios y preparar los protocolos para proteger sobre todo a los más vulnerables”, arranca expresando el documento difundido durante la mañana de hoy. 

En este sentido agrega: “Santa Cruz ha desperdiciado esta oportunidad. Hoy Río Gallegos se encuentra en una situación crítica, con circulación del virus producto de la descoordinación del Gobierno provincial y Municipal con dos responsables políticos incuestionables: la gobernadora, Alicia Kirchner y el intendente, Pablo Grasso”.

En otro fragmento del comunicado los radicales sostienen: “Por lo tanto ya no pedimos, exigimos. Exigimos cooperación gubernamental, que el Gobierno Provincial y el Municipal dejen de lado sus diferencias y coordinen adecuadamente para evitar que se agrave la situación sanitaria y pongan en riesgo al resto de la Provincia”. 

“Exigimos el libre acceso a la información pública tanto provincial como municipal, la cual debe ser fluida a través de conferencias de prensa que no escuden a la Gobernadora o a los intendentes tras anuncios grabados sin posibilidad de preguntas, somos ciudadanos adultos y tenemos derecho a preguntar, saber y decidir”. 

Por último expresan: “La pandemia no es ni será una excusa para silenciar el debate, por fuertes que suenen los descalificativos que nos dirijan”.