CHUBUT - MARIANO ARCIONI
14/07
No da pie con bola en el armado del equipo
En poco más 32 meses de gestión pasaron 40 ministros en las diversas áreas de Gobierno. Desde su asunción en diciembre, ya se produjeron seis cambios. En promedio, uno por mes. El impacto en la gestión y en los vínculos institucionales
Por Mariela Branda

La crisis no es solo sanitaria y económica en Chubut. En la provincia que conduce Mariano Arcioni se vivieron momentos de mucha tensión política en las últimas semanas al quedar al desnudo una fuerte interna puertas adentro de Fontana 50. El Gabinete implosionó. El detonante fue el pedido de renuncia a la entonces ministra de Familia, Cecilia Torre Otarola a quien el Gobernador, a pedido de un sector, intentó sostener al principio. Finalmente, no pudo. Pero en el intento arrastró al flamante secretario general de la Gobernador, Andrés Meiszner. El quilmeño había ocupado la secretaría de Trabajo primero; luego el ministerio de Educación. Su llegada como virtual Jefe de Gabinete, pretendía poner en marcha un trabajo de diálogo y de consensos en una provincia donde, fundamentalmente, todas las relaciones del Gobierno están rotas.  

La tarea era ardua y había comenzado, sobre todo, con la Legislatura, donde se empezaba a logar cierto entendimiento. Sin embargo, envuelto en dimes y diretes por el pedido de renuncia de Otarola, Meiszner pegó el portazo. 

La salida del funcionario desató una nueva crisis institucional. A eso se suma el avance de la investigación contra la exministra de Familia, Cecilia Otarola, que se sospecha que habría contratado de manera irregular a asesores y personal, que en realidad,  o no cumplían funciones en la cartera o tenían asignados trabajos particulares, como el caso de la niñera de los hijos que estaba nombrada como subsecretaria. Además, la Fiscalía, a cargo de Omar Rodríguez, sospecha que la exministra se quedaba con una parte de sus sueldos, una especie de “retorno”, por el favor del nombramiento. La olla la destapó el contador y excolaborador de la Ministra, Juan Martín Sandoval. 

Los vaivenes dentro del equipo de trabajo de Mariano Arcioni no son nuevos. Desde el inicio de su gestión, primero como sucesor de Mario das Neves y luego como gobernador electo, no ha podido consolidar un equipo sólido. El contexto social y económico,  no lo acompaña. La crisis financiera de la Provincia se agravó con la pandemia y la gestión se reduce básicamente a cumplir con las obligaciones: pagar los sueldos. Compromiso que cumple con atraso y dificultad. 

Entradas y salidas 

Un relevamiento realizado por este medio, de los poco más de 32 meses que lleva Mariano Arcioni al frente de los destinos de Provincia, evidencia el paso de 40 ministros en once dependencias. 

Si se toma en cuenta únicamente desde su asunción como Gobernador (electo como tal) en diciembre de 2019, hubo en apenas seis meses de Gobierno, un total de seis cambios. En promedio, uno por mes. Las modificaciones se dieron en el ministerio de Educación, donde salió Meiszner y asumió Florencia Perata; en Vialidad Provincial, con la salida de Nicolás Cittadini y el ingreso de Cynthia Gelvez ; en la secretaría General con la salida de Carlos Relly y el ingreso del quilmeño; en la secretaría de Modernización, con la salida de Mariana Vega y el nombramiento de Sergio De Cicco. Y finalmente, ahora con las vacantes dejadas por Otarola en Familia y Meiszner, en la secretaría general. 
 

Paso relámpago de Meiszner por la secretaría General.

Las carteras donde más cambios hubo desde el inicio de la gestión de Mariano Arcioni fueron Economía, Coordinación y Educación. En Hacienda, pasaron cuatro ministros: Pablo Oca, Alejandro Garzonio, Luis Tarrío y Oscar Antonena. Por la vieja figura de Coordinación de Gabinete (hoy devenida en secretaría General) pasaron Jerónimo García; Sergio Mammarelli; Marcial Paz; Federico Massoni; Carlos Relly y Andrés Meiszner. 

En tanto por el ministerio de Educación pasaron, Gustavo Castán, Graciela Cigudosa; Paulo Cassutti; Leonardo De Bella; Andrés Meiszner y Florencia Perata. 

El recambio constante de funcionarios en las diversas áreas de Gobierno, entorpece el trabajo cotidiano de la gestión, según manifestaron en general los consultados por La Tecla Patagonia. Esto deriva en que no se puedan identificar interlocutores políticos con los diversos sectores, como el gremial, el legislativo, el de los intendentes, y el del Poder Judicial. Al no haber canales de diálogo abiertos entre en Ejecutivo y los demás actores sociales se generan constantes conflictos políticos e institucionales que combinados con la crisis financiera, generan un combo explosivo para Chubut. 

Ricardo Sastre (Vicegobernador) 

“Es necesario abrir el juego y convocar a gente de experiencia”

 
El vicegobernador de la provincia de Chubut, Ricardo Sastre, brindó su parecer sobre los continuos cambios en el Gabinete de Mariano Arcioni y analizó cómo esta situación repercute en la labor legislativa.  En diálogo con La Tecla Patagonia,  indicó que a su entender tanto recambio en el Gabinete se debe a “la falta de previsibilidad y a la falta de trabajo en equipo. Me parece que todo pasa por ahí. No he visto casos en otras provincias parecidos a lo que pasa acá en Chubut”, señaló. 

En este sentido agregó: “Desde que asumimos venimos diciendo lo mismo. Que era necesario abrir el juego al conformar el Gabinete, consultar a gente de experiencia y poner a trabajar en cada área a los mejores preparados. Lamentablemente esto no se escuchó, ni se hizo. Tenemos tanta gente valiosa y con experiencia política en la Provincia, que resulta complicado pensar que no se puedan armar buenos equipos de trabajo”, indicó el titular de la Legislatura. 

“Esta inexperiencia de algunos funcionarios, dificulta mucho el trabajo en la Legislatura. A pesar de eso hemos trabajado muy fuerte para acompañar a la Provincia en cuestiones claves que se necesitaban. Esto en medio de un contexto de crisis, con salarios adeudados y medidas de fuerza”, señaló Sastre en referencia a las declaraciones del ministro de Gobierno, José Grazzini, quien horas después que el gobernador, Mariano Arcioni, pidiera un trabajo intenso a los diputados para aprobar el reperfilamiento de la deuda, dijo que no se necesitaba una ley para hacerlo. 

Carlos Eliceche  (Diputado del Frente de Todos) 

“No hay un rumbo político”


“El cambio permanente de ministros se debe a que no existe un plan de Gobierno, no hay un rumbo político”, sostuvo el diputado de Todos, Carlos Eliceche, en diálogo con La Tecla Patagonia. “Con Meiszner, parecía que se empezada a desandar un camino de diálogo y acercamiento,  pero  en una jugada por sostener a una Ministra, investigada por corrupción, se terminó yendo quien podía llegar a ser su espada política. Esto refleja claramente la falta de conducción política”, agregó. Respecto a la relación con la Legislatura, sostuvo: “Todos los temas enviados, se los hemos aprobado a pesar de los conflictos”. Por último sostuvo: “Hace falta que un verdadero gran pacto político entre todos los actores  sociales pero para eso es necesario que muestren la situación real de la Provincia”. 


Jorge Miquelarena (Procurador General de la Provincia)

“El diálogo es casi nulo” 


El Procurador General, Jorge Miquelarena, se refirió a cómo afectan tantos cambios en la relación con el Poder Judicial,. Al respecto, en diálogo con La Tecla Patagonia, expresó: “La verdad que el hecho de tantos cambios en los ministerios evidentemente está relacionado con que no concuerdan con las líneas del Gobernador, y obviamente esto repercute en la relación con el Poder Judicial ya que el dialogo hoy por hoy es casi nulo. No hay un interlocutor de parte del Ejecutivo.  Meiszner había comenzado con esos canales de dialogo pero duró muy poco”, 

Manuel Pagliaroni  (Pte. Bloque Juntos por el Cambio)  

“Hay un evidente falta de equipo en la gestión de Arcioni” 


“Desde hace muchos años viene demostrando el Gobierno provincial que no tiene equipos de gobierno. Y esto se ve reflejado en que no hay proyecto sobre ningún tipo de actividad productiva, sobre la modernización del Estado. El Gobierno provincial se ha limitado a pagar sueldos y mal durante los últimos años, ya que se hace de manera tardía”, sostuvo en diálogo con La Tecla Patagonia, el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en la Legislatura, Manuel Pagliaroni. 

En este sentido agregó: “Esto se ve no solamente en el equipo de Gobierno provincial sino en el resto de la dirigencia del partido de Gobierno. No hay grandes anuncios. Además esta situación se refleja mucho también en los municipios donde gobierno el partido de Gobierno, por ejemplo Trelew y Puerto Madryn, donde se ve una absoluta falta de proyectos y de gestión. Son administraciones que pagan sueldos y recaudan, no más que eso”, indicó el Legislador. 

Por último destacó que “en el caso particular del Gobierno de Mariano Arcioni ha habido una evidente falta de equipo, cada vez que se va un Ministro viene otro que no hace la diferencia, salvo pocas excepciones. Esto claramente afecta el funcionamiento del Estado provincial; afecta las relaciones institucionales porque claramente se ve que no hay ida y vuelta con la Legislatura ni con el Poder Judicial y esto habla a las claras del Gobierno. Existe falta de formación en los Ministros, falta de experiencia y de compromiso en muchos casos. Todo esto hace que lamentablemente el Estado provincial se vea afectado en su funcionamiento diario y mucho más pensando en el futuro”, culminó Pagliaroni.  

Edgardo Hompanera (Dirigente de ATE) 

“Los ministros pasajeros han dejado en evidencia la debilidad del Gobierno”


“La falta de conducción política se debe en gran parte primero a que el Gobierno atraviesa una interna política feroz con los demás espacios que integran la alianza que ha potenciado la llegada de algunas personas que no han sido idóneas para los cargos, como por ejemplo, Andrés Meiszner, que fue un invento. Se decía que tenía volumen político cuando sabemos que el volumen político te permite conducir ciudades o ser un referente de algún espacio político”, sostuvo en diálogo con La Tecla Patagonia, el dirigente gremial Edgardo Hompanera. 

En este sentido agregó: “La llegada de gente o ministros pasajeros, han dejado en evidencia la debilidad de algunos sectores del Gobierno y quedó demostrado con la salida de cada uno de ellos. Nunca dieron pie con bola” agregó. 

Hompanera señaló como los “más preocupante lo del ministerio de Educación donde han pasado muchos ministros, donde aún hoy no se sabe quién tiene la conducción de esa cartera. La Ministra actual solo responde a cuestiones de funcionamiento, no de fondo. Ella deriva todas las decisiones a otros sectores. Creo que esto es lo que está faltando en el Gobierno, volumen político. Por ejemplo, hay gente que no sabe ni el nombre del ministro de la Producción. Esto es algo sobre lo que tiene que trabajar el gobierno de Arcioni”, culminó.