ROMANCES DE PELICULA
22/06
Los puentes de Madison cumplió 25 años
Clint Eastwood y Meryl Streep inmortalizaron un amor prohibido en la gran pantalla. “No quiero necesitarte, porque no puedo tenerte”, decía la protagonista. “Los puentes de Madison”, dirigida por el propio Eastwood se estrenó en 1995 y se convirtió en un clásico por sus protagónicos y el polémico guión.
“Los puentes de Madison” cumple 25 años y su motivo central es la tentación de la protagonista, casada, de enredarse en un romance con el extraño fotógrafo que aparece sorpresivamente en el condado de Madison. Una gran historia de amor de cuatro días de duración. Kincaid es un trotamundos, solitario, fotógrafo de National Geographic, que retrata lugares, el alma de diversos lugares, con su cámara. Francesca es una ama de casa, que pasó los cuarenta años, con una vida monótona. De origen italiano, está casada desde el final de la guerra con un granjero de Iowa, un buen hombre y trabajador. Francesca postergó sus sueños. Y durante un fin de semana de 1965 en que su esposo y sus hijos se van a una feria estatal, ella conoce a Kincaid.

El lento desenvolvimiento de las escenas le da credibilidad al sentimiento de deseo que crece entre los protagonistas y que le brinda verosimilitud a la traición de Francesca. “Es una historia que no podés apurar, que hay que mostrar casi en tiempo real. Si no se corre el riesgo de quedarse sólo con el esqueleto de una historia, con una historia muerta”, declaró Eastwood.

La película demandó que Meryl Streep engordara unos kilos para representar a una “creíble” ama de casa, pero fue por un breve período, ya que la película se rodó en poco más de un mes. También fue breve la creación de la novela que inspiró el film: Robert James Waller tardó 11 días en escribir “The bridges of Madison county”. Sin embargo, lo breve, como el romance, generó más intensidad que muchos amores de larga duración.