La Plata, Bs As.
Miércoles, 19 junio 2019
Revista Num. 836
Cómo se llevan adelante las negociaciones en los municipios que gobiernan el peronismo y el massismo. Los intendentes que están dispuestos a ceder lugares en la lista local, los...
Ver Revista
Revista LA PELEA POR LOS DISTRITOS

Revista Num. 836
Ver Revista
ELECCIONES 2019
Los que piden pista
De cara a las elecciones nacionales, las distintas fuerzas comienzan con el juego de nombres para ver quién puede ser su carta ganadora que los lleve al Congreso de la Nación. La incidencia de la polarización y el rol de los terceros en discordia. Qué harán los partidos provinciales. La Tecla Patagonia propone un repaso y análisis de la situación en cada provincia
Los que piden pista
*Por Sebastián Simonetti

Con dos elecciones provinciales superadas y dos por definirse, en el medio se cuela la disputa por las candidaturas nacionales, de cara a las elecciones PASO de agosto y los comicios generales de octubre. Además de la compulsa presidencial, los patagónicos deberán elegir en las urnas sus representantes en el Congreso de la Nación. Pero antes, deberán definirse quiénes serán los candidatos en cada espacio, decisión que debe tomarse antes del 22 de junio.  El dato es que 10 días antes deberán cerrase las alianzas, hecho que será clave para los partidos provinciales, que a priori corren de atrás. 

El marco de una disputa presidencial corre del eje una contienda por bancas de diputados y senadores de suma importancia para la representación de las provincias en el ámbito nacional y ante un escenario de polarización o, en el mejor de los casos, de tercios, todo aquel que no presente candidato presidencial, tendrá que redoblar esfuerzos. En ese camino andan los distintos espacios políticos del sur del país y La Tecla Patagonia propone un repaso por los principales aspirantes al Congreso de las fuerzas con más chances de hacerse con una banca.

En lo que concierne a lo estrictamente electoral, tres provincias (Neuquén, Río Negro y Chubut) renuevan 3 bancas de diputados, mientras que Santa Cruz solo dos. En el senado, solo Neuquén y Río Negro renuevan sus bancas bancas, mientras que el resto de los representantes provinciales tienen mandato hasta 2021.

En un primer pantallazo, la coyuntura actual del país propone con mayores chances a los candidatos que puedan enrolarse bajo Unidad ciudadana, que de llevar de candidata a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el efecto arrastre los llevará a ocupar un escaño, ya sea en la cámara Alta o la Baja. En Río Negro, CFK tendrá un rol determinante en el armado de las listas. Si bien no hay confirmaciones oficiales y todo se cerrará cerca del 22 de junio, hay nombres que son una fija. A saber: Martín Doñate es muy difícil que se quede afuera. Mismo caso para Silvina García Larraburu, que comparte con el oriundo de Luis Beltrán el hecho de haber sido marginados del armado provincial. El otro que quiere estar pero tendrá que ganárselo es Martín Soria, que viene de perder con claridad la provincia. A favor: sigue siendo el presidente del PJ. En cualquier caso, la apuesta es por la unidad.



En Chubut el panorama tampoco está muy claro. Hasta el momento, solo hay una candidata declarada y es Gabriela Dufour. No obstante, sus posibilidades están atadas a la suerte de Carlos Linares en la elección provincial. Una derrota bajaría sus probabilidades y abriría el juego a sus competidores, que los hay claro, aún en las sombras. Uno de ellos es Omar Burgoa, que hoy salió a manifestar sus intenciones de ser legislador. Afuera de la gobernación y de las listas de diputados provinciales, el intendente de 28 de julio busca revancha. No obstante, si manda Cristina, quien corre con más chances es el actual diputado Santiago Igon, que a pesar de no confirmarlo tendría intenciones de renovar. Más atrás asoman Jorge Taboada, con quien existe un acuerdo y hay que ver hasta dónde se respeta. Y hay una tapada: Argentina “Ika” Martínez podría volver al ruedo.



Si de enredos se trata, en Neuquén tampoco hay consenso con los candidatos de Unidad Ciudadana. En principio, hay un acuerdo que  implica que Ramón Rioseco encabezará diputados y Oscar Parrilli será senador, pero Darío Martínez no quiere quedarse afuera y mete presión para ser primero en la lista. Una vez más, la palabra de la expresidenta sería clave para desmarañar el asunto. Por fuera de estos 3 nombres será muy difícil que se instale otro candidato, al menos con la espalda suficiente para bancar la candidatura.



Distinto es el caso de Santa Cruz, que todavía no ha afrontado las elecciones provinciales. Incluso, la definición de las candidaturas nacionales se dará prácticamente al mismo tiempo que la de los aspirantes a la gobernación. Por lo tanto, el proceso madura más lento. Mientras quienes apuntan al sillón provincial son dos por ahora, Alicia Kirchner que busca retener el cetro y el intendente de El calafate, Javier Belloni, que busca dar el salto; para los cargos nacionales asoma un dirigente y funcionario que fue levantando el perfil, el vicegobernador Pablo González. El petrolero Claudio Vidal podría ser otra opción, pero con menos chances.



Los que se largan en Cambiemos


El difícil momento del país condiciona a los representantes del gobierno nacional en el sur del país. No es un dato menor que en varios distritos deberán resolver primero las diferencias internas entre UCR y PRO, que amagan con romper filas, aún en el ámbito nacional. Eso digitará también hacia abajo. Mientras tanto, en la Patagonia van anotando nombres.

Una de las provincias donde más tensa está la relación puertas adentro de Cambiemos es en Río Negro, donde fuentes del partido confirmaron que el jefe de campaña y gabinete quiere a al actual diputado nacional Sergio Wisky encabezando algunas de las listas, pero los cortocircuitos con los radicales complicarían su candidatura. Además, en el seno de la UCR y buena parte del PRO todavía hay gran malestar con el exintendente de El Bolsón por su llamado al voto útil en abril. Allí se abre el juego para Sergio Capozzi y un "tapado de Roca" en los amarillos. Por el radicalismo, en tanto, sin definiciones concretas, ya hay varios nombres en danza. Darío Berardi y Guillermina Alaniz son los que suenan más fuerte, pero tampoco habría que descartar a José Luis Foulkes.



En Neuquén también hay una interna entre los distintos partidos que conforman la alianza de gobierno nacional. Por un lado está el PRO, donde Leandro López tiene intenciones de seguir, pero también está pisando fuerte el concejal capitalino Francisco Sánchez, que cuenta con el aval del presidente del partido a nivel provincial y candidato a intendente de Neuquén Marcelo Bermúdez y del actual legislador David Schlereth. No obstante, Horacio "Pechi" Quiroga tendría también sus candidatos: Pablo Cervi y Estebn Bosch. Y el radicalismo tampoco se quiere quedar afuera, por lo que impulsa a Oscar Smoljan y Juan Peláez. Sin definiciones de quién irá al Senado y cuál a Diputados, intentarán definir por consenso.



Por el lado de los chubutenses, el PRO tiene un candidato lanzado: Ignacio Torres. Desde hace tiempo "Nacho" trabaja para su campaña y es uno de los números puestos para las PASO de agosto. Por el radicalismo, quien cuenta con más chances es Emiliano Álvarez Raso. "Nano" cuenta con el aval de varios sectores de la UCR a nivel provincial, pero sobre todo tiene línea directa con Casa Rosada. También había manifestado intenciones Orlando Vera, al igual que Eduardo Conde, ambos con menos chances, al menos desde la óptica nacional y los sectores mayoritarios en Chubut.



Por último, en Santa Cruz todavía están analizando el tablero con los últimos cambios electorales. El desdoblamiento de los comicios provinciales alteró el juego, al igual que la confirmación del sistema de Ley de Lemas. En un escenario de probable polarización, desde Cambiemos apuntan a impulsar la candidatura de Omar Zeidán y Roberto Giubetich.



El dilema de los partidos provinciales

La decisión del Presidente Mauricio Macri de eliminar las listas colectoras para las elecciones nacionales puso en jaque a las fuerzas políticas de distrito, en un contexto en el que se elegirán diputados y senadores nacionales de manera conjunta con el futuro Presidente de la Nación, ni más ni menos. Ante este escenario, será muy difícil que se repita la performance de las elecciones intermedias de 2017, donde tanto el Movimiento Popular Neuquino como Chubut Somos Todos lograron ganar una banca. Distinta fue la suerte de Juntos Somos Río Negro, que decidió bajar su lista, consumido por la polarización.

De cara a los comicios de agosto, en Juntos especulan con dar el batacazo y meter un candidato de peso: el propio Gobernador Alberto Weretilneck. Si bien por el momento son solo trascendidos, la mandataria electa Arabela Carreras le confirmó a La Tecla Patagonia su deseo de que el máximo referente del espacio sea el nombre que encabece la lista.



Por el lado del MPN no hay gran entusiasmo. Fuentes del partido confirmaron a este medio que puertas adentro dan por perdidas las bancas. Distinto sería el escenario en que se logre un acuerdo con una fuerza nacional, pero en ese caso el partido provincial debería autorizar a sus candidatos a ir bajo otro sello, hecho sin precedentes. No obstante, Tanto Lucila Crexell como Rolando Figueroa suenan como candidatos. Ambos están abriendo el juego a un gran acuerdo peronista "sin Cristina". Pueden ir en una eventual lista con Alternativa Federal o con el MPN.

En Chubut Somos Todos, sin confirmaciones de nombres, todo indicaría que el oficialismo provincial competirá alineado a Alternativa Federal, siempre y cuando el candidato a presidente sea Sergio Massa. De lo contrario, es probable que compitan con boleta corta. Entre las posibilidades, se baraja Máximo Pérez Catán, presidente del partido provincial y protagonista estelar de la renovación del espacio que otrora liderara el exgobernador Mario das Neves. Otro que parece tener alguna chance es Alfredo Béliz, quien esperaría una devolución de favores luego de su apoyo al Gobernador. 



El antecedente inmediato legislativo parecería alentador, pero en aquel entonces no se elegía Presidente. El último escenario similar fue el de 2015, donde los resultados fueron bien distintos a 2017. En Río Negro, Juntos decidió no presentar candidatos (hecho que repetiría dos años más tarde) y los votos se licuaron en la polarización FpV vs Cambiemos. El Movimiento Popular Neuquino corrió una suerte parecida al terminar cuarto en las urnas para los cargos nacionales. Chubut Somos Todos fue el único espacio que logró romper la grieta y logró sumar dos representantes en el Congreso.

 
COMENTARIOS
  • Genéricos