CHUBUT
06/04
Ramírez quedó en la mira de Arcioni que analiza mover piezas en el Banco
La entidad aplicó descuentos por créditos a jubilados y empleados, hecho que desde Provincia habían marcado como una de las medidas de “ayuda” en el marco del avance del coronavirus. Crece el malestar en el Ejecutivo
La conducción del Banco del Chubut quedó en la mira del gobernador, Mariano Arcioni, luego que la entidad aplicara descuentos por créditos correspondientes a febrero y marzo en los haberes jubilatorios y de los empleados estatales. 

“Nosotros confiamos en la palabra del gobernador,  donde se dijo que durante marzo y durante tres meses no se iban a descontar los créditos, se descontaron dos cuotas de los sueldos que se cobraron en abril correspondiente a febrero, eso provocó que haya jubilados que se quedaron 5 mil o 3 mil pesos en la mano, le descontaron casi todo”, indicó Sara Gianardo, vocal de los pasivos en diálogo con AdnSur. 

Lo cierto es que más allá del “error”, el malestar en Fontana 50 se hizo sentir durante el fin de semana cuando comenzaron a recibirse las quejas de los jubilados y empleados provinciales a los que se les había descontado las cuotas. 

El presidente del directorio, Julio Ramírez, dijo que hubo “un error de intepretación” pero en rigor las diferencias entre la conducción del Banco y el Gobernador, vienen desde hace tiempo. 

A esto se sumaron las largas colas y la desorganización sobre todo del primer día de apertura de los bancos, algo que si bien pasó en todo el país, en Chubut sumó una gotita más al vaso casi rebalsado. 

Ramírez fue ratificado por Arcioni al iniciar su nuevo mandato el 10 de diciembre de 2019. Anteriormente, Arcioni removió a Pablo das Neves, entonces vicepresidente. En su lugar ingresó el madrynense, Carlos Tapia, exsecretario de Hacienda de esa localidad.

Tapia ingresó como parte del acuerdo político con el vicegobernador, Ricardo Sastre y también está en la mira ahora del primer mandatario provincial.