Argentina
Domingo, 14 agosto 2022
INFORME
2 de junio de 2022

Alarma en la región: Frutícolas en extinción

El sector que produce frutas en el Alto Valle está en crisis. ¿Cuáles son las problemáticas que están atravesando? ¿Qué respuestas da el gobierno provincial y nacional? ¿Hay alguna alternativa a la baja rentabilidad de la producción? La Tecla Patagonia estuvo dialogando con referentes de las entidades que aglutinan a los productores y con especialistas que plantean una opción para que las tierras sigan en actividad

Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia
Alarma en la región: Frutícolas en extinción - La Tecla Patagonia

Los productores de frutas del Alto Valle están dejando la actividad y hay cada vez más cierres de establecimientos. Una de las problemáticas que tienen son los daños provocados por las heladas y el granizo que afectaron a más del 50% de la producción de la región.

Por otro lado, a fines de febrero, la situación de la actividad viró drásticamente a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania, aseguran del sector exportador. El conflicto ha perjudicado a la actividad: la pera tiene poca salida comercial, además de un bajo precio. El poco volumen de fruta que se registró en esta temporada no se vio reflejado en la suba de precios en las peras como sí ocurrió con las manzanas. La cosecha de peras cayó un 30% y se esperaba que eso repercutiera en mayores precios pero las sanciones que recibió Rusia por invadir Ucrania afectaron los envíos de fruta al mercado ruso y a Europa. 

Por estos motivos, a principios de mayo la Asociación de Productores del Alto Valle, un espacio que se conformó en pleno contexto de pandemia, organizó un tractorazo. La protesta fue en la Ruta 22, se movilizaron desde Allen hasta el puente que une Cipolletti y Neuquén. 

En tanto, la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén se reunieron con la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont; el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez; y los senadores por Río Negro de JSRN y el FdT, Alberto Weretilneck y Martín Doñate, para pedir la prórroga de la declaración de estado de emergencia agropecuaria. 

Alarma en la región: Frutícolas en extinción

En esta reunión se determinó que los productores afectados pudieran acceder al beneficio de diferimiento de las obligaciones ante la AFIP y podrán pagar las deudas contraídas en 48 cuotas. Además, la cartera de Agricultura comprometió un millonario aporte para la realización de las prácticas culturales de poda y raleo.

La Tecla Patagonia dialogó con la Asociación de productores del Alto Valle y la Federación de productores de fruta de Río Negro y Neuquén sobre la situación que están viviendo y las respuestas que ha dado el gobierno provincial y nacional ante las problemáticas que plantea el sector. Asimismo, este medio se puso en contacto con  el Centro PYME- ADENEU, quienes presentaron a los frutos secos como una alternativa para aquellas chacras que estén teniendo baja rentabilidad y de esta manera, esas tierras sigan produciendo. ¿Cuáles son los beneficios de este cultivo?

Sebastián Hernández- presidente de la Federación de productores de fruta de Río Negro y Neuquén

“Son 575 los productores en Río Negro que están en emergencia y desastre, y hay 121 en Neuquén”


Alarma en la región: Frutícolas en extinción

“Tenemos un problema que surgió en octubre del 2021  con una helada que dejó a más del 46 % de la producción dañada, no hay fruta. Entonces el productor no tuvo la oportunidad de hacer ninguna labor, no levantó la cosecha, no tuvo plata. Y hoy está complicado en una situación donde no puede cumplir con la mano de obra. Al no tener plata y no tener una opción de financiamiento normal, los balances no dan y están en una situación complicadísima”, manifestó a La Tecla Patagonia el presidente de la Federación de productores de fruta de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández.

“Lo que pasó en Rusia es un tema complejo para nosotros porque exportamos pera. Se han conjugado una cierta cantidad de situaciones climáticas y económicas que deja a la actividad en una situación complicadísima”, explicó y detalló: “Hay 9 mil hectáreas afectadas de 37 mil. Son 575 los productores en Río Negro que están en emergencia y desastre, y hay 121 en Neuquén”. 

“Desde la Federación estamos tramitando soluciones. Hace dos semanas nos reunimos con el ministro Julián Domínguez donde conseguimos el apoyo financiero para poder acompañar a los productores. Desde la provincia también están dando algunos financiamientos. En función de esto calculamos que vamos a tener la posibilidad de que los productores puedan realizar las tareas de poda, que es una de las tareas que no arrancamos por ejemplo”, expuso sobre las respuestas del gobierno nacional y provincial ante esta situación.

Carlos Borocci- Asociación de productores del Alto Valle

“Pasamos de ser el principal exportador de manzanas de Sudamérica a estar en cuarto lugar”


Alarma en la región: Frutícolas en extinción

“La situación es compleja, el sector prácticamente está percibiendo por kilo de fruta $20 y el consumidor está pagando $250. Entonces para un productor que le cuesta producir $35 el kilo y percibe $20 en doce cuotas, es decir, menos de $2 por mes, es muy difícil sobrevivir”, explicó sobre la situación que se está viviendo Carlos Borocci de la Asociación de productores del Alto Valle en diálogo con La Tecla Patagonia.

Y amplió: “Por eso en los últimos 20 años quedan menos de mil productores; han desaparecido 7 mil productores. Y queda menos del 50% de la producción en un valle que originalmente tenía 45 mil hectáreas, hoy quedan menos de 20 mil. Pasamos de ser el principal exportador de manzanas de Sudamérica a estar en cuarto lugar”.

“No ha habido una mirada hacia una economía regional que genera más de 100 mil puestos de trabajo de forma directa e indirecta. Tenemos solamente de cosecha más de 25 mil trabajadores de Tucumán que vienen a levantar la producción, sumado a  las plantas de empaque, a los sistemas de frio y a los aserraderos se contemplan las 100 mil personas”, detalló sobre la importancia que tiene la producción de fruta en cuanto a puestos de trabajo y agregó: “Cada vez es mayor el abandono que hay de tierras productivas por la falta de una política que contemple una mano de obra intensiva porque en cada kilo de pera o manzana el 70% del costo es mano de obra. Estamos de acuerdo con que haya un salario digno para el trabajador pero también tiene que haber un precio digno para el productor”.

“Por eso el productor se termina endeudando con organismos fiscales como AFIP o bancarios como el Banco Nación y llega un momento en el que deja de producir. Subsisten hasta ahora los que están más o menos integrados pero el agua empieza con los más pequeños pero después termina ahogando hasta a los más grandes”, manifestó sobre la situación financiera en la que se encuentran la mayoría de los productores. 

Alarma en la región: Frutícolas en extinción

Sobre las respuestas del gobierno provincial y nacional luego del tractorazo que realizaron el 10 de mayo, Borocci explicó: “El martes pasado tuvimos la oportunidad de reunirnos con el Ministro de Producción. Elevamos un documento donde estaban expuestos todos los puntos que pedíamos. El primer y principal punto es que el productor tenga un precio justo para la fruta para lo cual el Estado tiene que tomar parte. El segundo punto eran los recursos financieros para aquellos productores que habían tenido emergencia y desastre. Nos dijo que se reunía esta semana en Viedma con el Ministro de Economía para definir un fondo para aportar a estos productores que fueron afectados por las heladas y el granizo”.

“Y el tema de AFIP se trató en Buenos Aires, va a salir una resolución general que permite mediante una inscripción que es hasta el 20 de junio para aquellos productores que estaban en emergencia y desastre y les permite a partir de noviembre de 2023 hacer un plan de pago de 48 cuotas para las contribuciones y de 24 para los aportes patronales. Otro beneficio es que no irían a juicio. Aunque no es lo que nosotros habíamos planteado ya que en vez de 120 cuotas como decía la moratoria anterior van a tener 48, y en vez de una tasa de interés del 1% ahora tiene el 3% mensual”, finalizó. 

Alejandro García –Referente de Frutos Secos del Centro PYME-ADENEU

“La idea no es ir en contra de un cultivo sino tener una alternativa rentable para las chacras de Alto Valle de Río Negro y Neuquén”


Alarma en la región: Frutícolas en extinción

La Tecla Patagonia también dialogó con el Centro PYME- ADENEU quienes presentan a los frutos secos como una alternativa para aquellas chacras que no estén teniendo rentabilidad con otras producciones. 

“Tanto la almendra como la nuez tienen el beneficio de tener una larga conservación a un muy bajo costo. Esto se debe a que tiene menos de un 20 % de agua, entonces no están tan expuestas a hongos y bacterias, y tener una larga conservación sin caer en grandes estructuras de frigoríficos por ejemplo. La almendra una vez que se cosecha podemos tenerla 2 años dentro de sus cáscara natura y en el caso de la nuez un año”, expuso el ingeniero agrónomo, Alejandro García, referente de Frutos Secos. 

Asimismo, explicó que al ser frutos saludables hubo un aumento de su consumo en el mundo y en Argentina. “En el caso de la almendra en los últimos 10 años la estadística marca que pasamos de 56 gramos por persona a 105 gramos de consumo. En el caso de la nuez ya había un consumo mayor pero también aumentó de 250 a 350 gramos por persona. Al haber un consumo en aumento los precios se sostienen, aunque se vayan plantando la oferta va por debajo de la demanda. Y los precios son buenos para la rentabilidad del cultivo”, detalló García. 

Y describió otro beneficio de esos cultivos: “Desde el punto de vista de la producción, son muy poco demandantes de mano de obra, muy mecanizados y eso lo hace muy eficientes”.
 
 “Acá la principal actividad son las manzanas y peras. Pero hay cultivos que ya estén avanzados, donde los rendimientos son bajos o tiene alguna dificultad la chacra y hace que esa tierra siga siendo productiva, entonces ahí los frutos secos son una buena opción. La idea no es ir en contra de un cultivo sino tener una alternativa rentable para las chacras de Alto Valle de Río Negro y Neuquén y que las tierras se sigan manteniendo en producción”, manifestó el especialista.

Alarma en la región: Frutícolas en extinción

 “Año a año se vienen plantando superficies. Este año fue más volcado hacia el almendro, un poco más atrás eran los nogales. Las plantaciones han ido en aumento en los últimos años y eso se va a ver reflejado en un aumento de la producción.  Pero no es un cultivo anual, es un cultivo plurianual, tenemos la entrada de producción, en el caso de la almendra es un poco más breve pero son 3 o 4 años de invertir para después recuperar. Es todo un proceso que lleva tiempo”, advirtió. 

Desde el Centro PYME-ADENEU tienen capacitaciones anuales, asistencia técnica, visitan a los productores con regularidad y también tiene una parte de financiamiento. “Si bien el monto no es muy elevado si tiene tasas de interés muy bajas, en pesos y con créditos a 7 años. Los frutos secos son cultivos donde se necesita una inversión inicial, un periodo de entrada en producción y después tenes 20/25 años de rentabilidad de cultivo. Pero muchas veces es difícil afrontar la inversión inicial y esperar la entrada en producción, por eso es muy importante tener una herramienta de financiamiento para favorecer la implantación de este cultivo”, explicó García.