RIO NEGRO
30-11-2021

Cuesta del Ternero: los acusados aseguran ingresaron con permiso y fueron atacados

Diego Alejandro Ravasio y Martín Cruz Fielberg fueron imputados por los delitos de homicidio y tentativa de homicidio, en ambos casos agravado por el uso de arma. Los hombres aseguran que ingresaron a trabajar con permiso a la zona y que fueron rodeados por ocho encapuchados. Indicaron que hubo un forcejeo

Cuesta del Ternero: los acusados aseguran ingresaron con permiso y fueron atacados - La Tecla Patagonia



Se conocieron más detalles de las declaraciones de Diego Alejandro Ravasio (44) y Martín Cruz Fielberg (48), los dos imputados por los delitos de homicidio y tentativa de homicidio, en ambos casos agravado por el uso de arma en la toma de Cuesta del Ternero en la que fue asesinado un joven mapuche y otro resultó gravemente herido. 

La fiscalía sostiene que Ravasio y Fielberg ingresaron al predio de un campo de la zona de Cuesta del Ternero, El Bolsón, actualmente ocupado por la Lof Quemquemtreu, portando armas de fuego calibre 22 y al ser interceptados por miembros de la comunidad, dispararon sobre la humanidad de Pedro Elías Garay y Gonzalo Fabián Cabrera, provocando el fallecimiento del primero y lesiones de carácter grave en el segundo.

Sin embargo, los acusados indicaron que ingresaron al lugar para trabajar - se dedicaban a la forestación dentro del enorme predio en cuestión. Dejaron asentados sus datos en el puesto policial antes del ingreso, según explicaron. También expresaron que el personal policial les informó que no quedaba nadie en la toma. 

Según su relato, tras horas de trabajo y un almuerzo decidieron ir a recorrer un lugar en el que buscarían leña y llevaron una carabina calibre 22 por si cruzaban alguna liebre para cazar. En el camino encontraron una especie de barricada con diversos elementos y mientras intentaban retirar elementos para poder avanzar en el camino, divisaron un drone que los sobrevolaba, por lo que decidieron retirarse.

Según explicaron, en un momento fueron abordado por entre 8 y 10 personas encapuchadas que en tono violento comenzaron a amedrentarlos, preguntándoles "¿Qué hacían ahí?

“Me trataron de manotear el rifle y ahí es donde sale el primer tiro, que no se dónde pega, siguió el forcejeo y salieron dos tiros más, se escuchó el grito de una mujer, me liberé, pude darme vuelta, Martín me agarró y me sacó y empezamos a correr”. Su relato continuó explicando que fue un momento de “mucho estrés y mucha adrenalina” y que “cuando estábamos por llegar a la tranquera nos dimos cuenta que no tenía la carabina. Nos subimos al auto y nos fuimos para el lado del retén. No tuve intención de dispararle a nadie, después lo leí por las noticias”.

Por su parte, Fielberg sostuvo:  “Terminó en este desastre, el me salvó la vida y terminó salvándose él, porque se nos abalanzaron diciendo de acá no salen, si él no reacciona, las víctimas hubiésemos sido nosotros, nosotros somos gente de trabajo, con familia, todo lo que se dijo son absurdos”. En relación al momento en que ocurrió el hecho expresó “Ahí arriba, eran ocho contra dos, todos con las caras cubiertas, tuve miedo hasta que llegué a Esquel. En ningún momento quisimos lastimar a nadie, no nos imaginábamos que íbamos a encontrar a nadie, de eso vivimos, le damos de comer a nuestros hijos, fuimos a trabajar” y agregó después “Por eso me presenté espontáneamente en Comodoro, tengo familia, un hijo menor, lo saque del lugar de conflicto a mi hijo, ni bien logré eso, me entregué. Dije quién era, que había estado en el lugar del hecho y me puse a disposición”.