SANTA CRUZ
22/06
Enfermero torturado: la oposición le pide respuestas al gobierno
Varios dirigentes de la oposición al gobierno de Alicia Kirchner, salieron a manifestar el repudio por las golpizas y torturas que sufrió el enfermero Sebastián Barrientos el pasado domingo a manos de la policía de la provincia. Recordaron de otros casos similares. “Gobernadora, esto tiene que parar”, enfatizaron
En Santa Cruz, la oposición salió al cruce del gobierno provincial por la salvaje golpiza que recibió un enfermero de Río Gallegos por parte de uniformados de la policía santacruzeña. 
Tal como anticipó La Tecla Patagonia, Sebastián Barrientos, de 34 años, salía de una guardia del sector Terapia Intensiva, cuando fue abordado por varios uniformados y –tras haberle pedido los papeles de circulación, pese a ser trabajador esencial- fue pateado en el suelo y torturado en la comisaría Sexta de la ciudad. 

Una de las que tomó la palabra fue la diputada nacional de Juntos por el Cambio, Roxana Reyes, quien habló de una “naturalización” de la violencia a nivel provincial y le pidió respuestas al gobierno de Alicia Kirchner. 

“Repudiamos la naturalización de la violencia, que lamentablemente en Santa Cruz tiene muchas manifestaciones de violencia institucional. Por otro lado, repudio al cinismo oficial que a partir de un comunicado de prensa, responsabiliza a la víctima”, expresó para este medio, la diputada Reyes, dando a entender que el gobierno provincial se hizo eco de la versión de la policía, que por más polémico que pareciera, responsabilizó a la propia víctima de lo sucedido y argumentó que Barrientos se “autolesionó”. 

“Una vez en la División Sexta el causante comenzó a autoagredirse, quedando constancia de lo sucedido”, dice parte del parte oficial de la institución policial. 

Por su parte, el concejal de Río Gallegos por ese espacio, Leonardo Roquel anunció que solicitará información al Ejecutivo y a Transito Municipal tras la agresión y detención sufrida por el Enfermero, quien terminó hospitalizado luego de relatar el abuso desmedido de la fuerza. 
 


En tanto, el diputado Gabriel Oliva, de Encuentro Ciudadano, recordó de una serie de hechos que apuntan a la policía y explican que lo que sucedió con Sebastián Barrientos, no fue un hecho aislado. 

“El 9 de mayo del 2007 Miguel Ángel Aranda, luego de una manifestación de trabajadores municipales tuvo que ser internado y se le amputaron tres dedos de un pie. Los médicos indicaron que pudo ser un balazo de plomo o de goma a corta distancia desde una camioneta de la policía provincial. Sin embargo, el ministro de Gobierno de ese entonces, Daniel Varizat, dijo que ´se ha comprobado que fue visto cuando se clavaba una barreta metálica en el pie para fingir una herida de bala´", publicó el legislador.

Señora Gobernadora, Señor Ministro de Seguridad, Señor Jefe de Policía, esto tiene que parar. La Comisaría Sexta es el mismo lugar en que el joven Jorge ‘Javi’ Astorga había sido violentamente golpeado el 2 de mayo de 2020, por homofobia, hecho que recién pudo denunciar un mes después cuando empezaba a recuperarse anímica y físicamente. No es posible que ningún ciudadano, y mucho menos los enfermeros que salen de terapia intensiva, se enfrenten con la violencia policial apañada desde el Gobierno", cerró Oliva.