NEUQUEN
04/04
La reforma del Impuesto a las Ganancias y cómo afecta a la región patagónica
El secretario de Finanzas de la municipalidad de Neuquén, Fernando Schpoliansky, analizó la reforma tributaria impulsada por el gobierno naciona en exclusivo para La Tecla Patagonia
Por Fernando Schpoliansky (Secretatio de Finanzas de la Municipalidad de Neuquén - Contador Público - Posgrado en Economía Social)


Días atrás la Cámara de Diputados dio media sanción a la reforma del Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría. Para su aprobación resta la aprobación en el Senado, que podría darse en los próximos días de abril.

El proyecto de reforma establece, entre otras cosas, que se aumente el mínimo no imponible a partir del cual se calcula el impuesto a las ganancias. De esta forma no pagarían el impuesto las trabajadoras y los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos brutos. De esta manera se busca que vuelva a ser un impuesto a los altos salarios.

También el proyecto eleva el mínimo no imponible para el pago de Ganancias de 6 a 8 haberes mínimos para los jubilados. Por lo tanto, solo pagarán el impuesto los que ahora cobran a partir de 164.571 pesos mensuales. Además, ese piso se ajusta automáticamente cada 3 meses por la ley de movilidad jubilatoria.

Esta medida beneficiaría a un total de 1.267.000 personas de todo el país, entre trabajadores y jubilados. A su vez, otras 102.741 personas pagarían menos. En total, quedarán exentos de pagar el gravamen el 93% de los trabajadores y el 98% de los jubilados.

Por otra parte, también se admitirá la deducción por concubino (hasta ahora solo de permitía si estabas casado/a legalmente), por gastos de guardería hasta los tres años de edad, así como también por capacitaciones y/o elementos de trabajo que utilices y se elimina el requisito de que los hijos discapacitados sean menores de 18 años. Una cuestión no menor es que el Sueldo Anual Complementario (aguinaldo) quedará desafectado del pago de Ganancias para el caso de quienes tengan remuneraciones mensuales que no superen la nueva base imponible

De aprobarse en el Senado, esta modificación se aplicará en forma retroactiva, desde el 1 de enero de 2021, por lo que se realizará la devolución de los descuentos que se les hayan realizado a las personas que quedarán exentas de ese tributo en un solo pago en el mes de abril.

Se estima que la devolución alcanzaría los 10.000 millones de pesos, unos 7.893 pesos por beneficiario en promedio.

La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que por la suba del mínimo no imponible se dejarían de recaudar unos 48.000 millones de pesos. En el gobierno afirman que ese impacto se verá morigerado por el impulso adicional al consumo que generen estos cambios, la mayor actividad económica y el crecimiento adicional de la recaudación. Además, se decidió incrementar el peso del impuesto a las Ganancias para empresas que se comenzará a discutir en las próximas semanas.

El impacto de la modificación en la región patagónica

En la actualidad unos 150.000 trabajadores y jubilados patagónicos pagan impuesto a las ganancias. Con este nuevo piso de ingresos no imponibles, se beneficiarán 85.000 trabajadores y jubilados que dejarán de pagar dicho impuesto, mientras que los 65.000 restantes seguirán abonándolo, pero en menor cuantía.

En la provincia de Neuquén, los exceptuados de pagar llegarán a 26.800 personas, en Rio Negro 22.200, en Chubut 24.800, en Santa Cruz 8.000 y en Tierra del Fuego serán 3.200 los beneficiados.

En términos monetarios unos 3.300 millones de pesos anuales podrían volcarse a las economías locales ya que ese sería el monto estimado que los trabajadores y jubilados deberían dejar de pagar de impuesto a las Ganancias durante 2021.

Cabe destacar que la modificación impulsada desde el Congreso de la Nación mantiene el incremento en las deducciones del 22% respecto del resto de las zonas del país.

Conclusiones:

Esta medida ayudará a que los salarios crezcan en términos reales, incrementando el poder adquisitivo de los trabajadores y jubilados favoreciendo el consumo y también a la reactivación económica. 

Es bueno que la Argentina vuelva a sus porcentajes históricos en materia de cobro de impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, aun cuando restaría debatir la cuestión de fondo, que es si el salario es o no ganancia. 

Hace muchos años la estadística indicaba que el impuesto alcanzaba al 10% de los trabajadores y ahora llegábamos al 25 por ciento. Con esta modificación se vuelve a ese 10 por ciento histórico. 

Esta iniciativa va a impactar de manera positiva en un grupo de personas que van a aquedar exceptuadas del pago de ganancias ya que se estima que unos $12.000 millones, se volcarán al consumo, con la consiguiente mejora de la economía. 

Este es el gran desafío que tenemos por delante, que esa plata que se pagaba en ganancias vaya a la recuperación del salario y a la motorización del consumo interno.

Resta saber qué pasará con los autónomos, ya que resulta llamativo que no hayan sido contemplados en el proyecto de reforma, por lo que seguirán pagando el Impuesto a las Ganancias los que obtengan ingresos de $150.000. Esto representa un conflicto importante, ya que los asalariados que perciban el mismo ingreso, quedarían exentos. Esta es otra muestra de inequidad tributaria de nuestro sistema impositivo, ya que a igual capacidad contributiva, distinto impuesto abonado, lo que resulta ser un trato discriminatorio.