REGIóN
15/03
Diputado neuquino cruzó a Pichetto: "No puede llamarse peronista"
El diputado nacional neuquino criticó al Auditor General de la Nación tras sus dichos contra la comunidad mapuche, en el marco de la discusión en torno al origen de los incendios en la Patagonia. "Los discursos de odio como el que propaga Pichetto tienen consecuencias efectivas", advirtió
La discusión en torno a los incendios ocasionadas en la Comarca andina patagónica aún dan que hablar. Esta vez, quien abordó la discusión fue el diputado nacional neuquino Guillermo Carnaghi, quién respondió a las declaraciones del Auditor General de la Nación, el rionegrino Miguel Ángel Pichetto, que aseguró que "en la Patagonia hay una banda de delincuentes y terroristas que son los mapuches". 

Carnaghi consideró que "los discursos de odio como el que propaga Pichetto tienen consecuencias efectivas. Generan divisiones, discriminación y violencia. Buscan romper los lazos sociales y dañan la vida en común", al tiempo que recordó que "por eso están prohibidos en la legislación argentina".

En tal sentido, recordó que "la ley 23.592 establece penas de un mes a tres años de prisión a “quienes por cualquier medio alentaren o incitaren a la persecución o el odio contra una persona o grupos de personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas”, y remarcó que "la definición le cabe perfectamente a las expresiones de Pichetto y de otros integrantes de su fuerza política. Fuerza política, por otra parte, a la cual tuvieron el descaro de denominar “peronismo republicano”.

Tal y como consignó La Tecla Patagonia, en las últimas horas se conoció la iniciativa del Parlamento Mapuche Tehuelche de presentarse ante la Justicia para accionar en contra de los dirigentes que se expresaron en el mismo sentido que Pichetto. 

Sobre el exsenador rionegrino, Carnaghi sentenció: "no puede llamarse peronista el que está siempre del lado del poderoso en contra del más débil. Y no puede llamarse republicano el que desconoce las leyes y la Constitución, que desde 1994 reconoce la preexistencia de los pueblos indígenas y la propiedad y posesión de sus tierras".