REGION
03/03
Máxima tensión: los gremios no dan el brazo a torcer y van al paro toda la semana
En Neuquén y Río Negro, la situación con los docentes y estatales está cada vez más tirante., el sindicato docente UNTER había anunciado un paro por 48 horas a partir de hoy. Ahora, se sumó UPCN con una medida de fuerza para el viernes. Ambos rechazaron la propuesta salarial del gobierno provincial del 29%. Los neuquinos ATEN también rechazaron la propuesta oficial. Desde los Ejecutivos los cruzaron con dureza
En la misma tónica de lo que sucede en varios puntos del país en el marco de las negociaciones salariales, en la Patagonia no son pocas las provincias que a la fecha no tienen sellado un acuerdo con los gremios. En este punto, peligra el inicio de las clases presenciales. Pero también se tensa al máximo posible la posibilidad de las administraciones provinciales.

Puntualmente, los mayores focos de conflicto se generaron en la Patagonia Norte, donde a la fecha no hay entendimiento entre los gobiernos y los sindicatos. Ambos tiran de la cuerda todo lo posible. El riesgo es siempre que se corte. Más en un año especial, con la pandemia del coronavirus todavía latente.

En el caso de Río Negro, hoy comenzó una jornada de paro de 48 horas del gremio docente UnTER. La decisión fue tomada por el plenario de secretarios generales que rechazó la oferta de Educación.

En el gremio docente no fue bien recibida la oferta del gobierno de abonar aumentos escalonados y de esta manera alcanzar un incremento salarial del 29 por ciento anual de acuerdo a las previsiones inflacionarias nacionales.

Cabe señalar que la propuesta oficial consistió en un 3% ya otorgado en enero, un 3% en el sueldo de febrero que se pagará desde esta semana, 5% con el de marzo, 5% con el de mayo, mientras que el 16% restante se distribuirá en el segundo semestre en forma a definir en julio.

Al respecto, desde UnTER señalaron que "no se cumplen los acuerdos paritarios; no se garantizan las condiciones edilicias y sanitarias y se vulneran derechos laborales".

En tanto, el Ejecutivo no se guardó respuesta: "Es inexplicable que en Río Negro tengamos el segundo salario más alto del país y la Unter decida hacer un paro de 48 horas dejando a miles de chicos sin su primer día de clases. Lamentable!", expresó el ministro de Gobierno, Rodrigo Buteler en las redes sociales. 


A la medida de fuerza docente anunciada ayer, se le sumó la de UPCN decidida hoy. "La medida de fuerza que se realizará este viernes 5 de marzo en distintas localidades, es en reclamo de inicio de la recuperación real del salario perdido en tres años, que ya ronda el 70%. Reclamamos también que la Mesa de la Función Pública sea un espacio de diálogo genuino, de discusión y acuerdo salarial", confirmó el gremio a través de un comunicado.

Ayer, desde el sindicato habían disparado con munición gruesa contra el Ejecutivo: "el gobierno de Río Negro decidió seguir empobreciendo a los trabajadores. Ellos, haciendo futurología inflacionaria, ofrecen en cómodas cuotas un 29% , cuando en los dos primeros meses ya estaremos arriba del 7% de inflación".


En Neuquén se da una situación similar, ya que  las clases en la Provincia no comenzaron debido a que los gremios rechazaron la última propuesta paritaria del Gobierno y llevan a cabo diversas medidas de fuerza durante cinco días. 

Al respecto, el Gobernador Omar Gutiérrez se metió de lleno en la polémica y disparó: "No queda nada, todo lo que hay lo pusimos arriba de la mesa". 

En la misma sintonía, el mandatario provincial hizo hincapié en que "las clases empiezan mañana" y remarcó: "yo reconozco la importancia de la recomposición salarial, pero no podemos comprometernos con algo inviable que después no podemos pagar".

Si bien hay una disputa política y nadie quiere dar el brazo a torcer, también hay un contexto económico, de un lado y del otro. Por el lado del Ejecutivo, Gutiérrez manifestó que  llevará al menos dos años reactivar la economía para alcanzar los niveles que existían en la etapa previa a la pandemia. Según aclaró, la caída de 2020 fue del 10% del PBI y este año apenas se recuperará en un 6%.

"Ya hicimos acuerdo con la mayoría de los gremios y todos reconocieron la particularidad de este contexto. No pudimos aumentar pero tampoco despedimos a nadie ni hicimos algún descuento", remarcó el Gobernador.

Sucede que la realidad de los trabajadores no es más alentadora. La crisis económica que atraviesa el país desde hace años -y la provincia no es una isla- se potenció con la llegada de la pandemia del coronavirus. Por este motivo, el reclamo de los gremios tiene sustento y debe ser escuchado.

El meollo de la cuestión será encontrar un equilibrio entre las necesidades y posibilidades de ambos lados del mostrador. A priori, parece una verdad de perogrullo pero sería saludable que alguna vez las discusiones salariales comiencen un tiempo considerable antes de las fechas clave, como el inicio de clases. Se lleva a cabo igual en casi todo el país, pero no por eso deja de ser un error. 

Es cierto también que el tratarse de un año excepcional debería traer de la mano medidas excepcionales, que acerquen posiciones y hagan posible un acuerdo entre las partes. De la pericia de gobernantes y sindicatos dependerá la suerte de los que suelen quedar rehenes de estas discusiones, los trabajadores.