PANDEMIA
12/01
En Río Negro los alumnos podrán volver a las aulas desde febrero
Así lo ratificó el subsecretario de Asuntos Institucionales del Ministerio de Educación provincial. Desde el 8 de febrero habrá tareas de vinculación con grupos de hasta 15 estudiantes. En marzo, se retoma el calendario habitual, con turnos reducidos y sin comedores
Desde el Gobierno de Río Negro ratificaron la intención de que este 2021 los alumnos vuelvan a las aulas. Si bien no será de manera plena, habrá un retorno paulatina a la presencialidad con actividades que comenzarán en el mes de febrero. La intención es llegar a mitad de año con un funcionamiento completo de las instituciones. 

El encargado de confirmarlo fue Gabriel Belloso, subsecretario de Asuntos Institucionales del Ministerio de Educación de Río Negro, quien recordó que “los protocolos para retomar la presencialidad están aprobados desde diciembre". 

Según lo estipulado por las autoridades, los docentes podrán comenzar con tareas de vinculación desde el 8 de febrero y los cursos no podrán superar una capacidad máxima de 15 estudiantes. "La fecha para el inicio de clases se mantiene, será el 3 de marzo”, enfatizó el funcionario provincial. 

Asimismo, remarcó que "los primeros tres meses de clases no habrá comedor escolar por medidas sanitarias y porque los turnos no serán completos, solo durarán tres horas”, y resaltó que se utilizará un sistema mixto: “la escuela será bimodal, los grupos de estudiantes se rotarán para tener clases presenciales y virtuales”. 

Además, Belloso aclaró que “los estudiantes que tengan alguna patología de riesgo no podrán asistir a las instancias presenciales”, y reiteró que “se conformarán grupos fijos de 15 estudiantes, que es el máximo que podemos tener por aula, y los mismos irán alternando semanas con clases presenciales y otras virtuales”.

Por último, respecto de las entradas y salidas a los establecimientos, se informó que se incorporará en cada escuela un esquema de ingreso y egreso de manera escalonada y los grupos circularán en diferentes horarios, para así evitar cruces y aglomeraciones de estudiantes y adultos en las "horas pico".