RIO NEGRO
23/11/2020
Tensión en Salud: Provincia confirmó que se reunirá con los trabajadores
Desde el Ejecutivo confirmaron que mañana se reunirá la mesa de análisis específica para abordar la situación del personal, que llevan adelante un reclamo en la ciudad de Cipolletti. Participarán funcionarios, representantes de los gremios ATE y UPCN y trabajadores autoconvocados
La pandemia del coronavirus sigue haciendo estragos en el país, en especial en la Patagonia, donde los sistemas de salud están al límite. En varias provincias, los trabajadores del sector llevan adelante reclamos en pos de mejorar su situación.

En este sentido, en Río Negro, trabajadores autoconvocados se manifestaron en reiteradas oportunidades en la localidad de Cipolletti, exigiendo ser atendidos por la Gobernadora Arabela Carreras.

Por este motivo, desde el Ejecutivo confirmaron que mañana se reunirá la mesa de análisis específica para abordar la situación del personal, que llevan adelante un reclamo en la ciudad de Cipolletti. Participarán funcionarios, representantes de los gremios ATE y UPCN y trabajadores autoconvocados.

El encuentro se realizará el martes 24 a las 16 en la Secretaría de Estado de Trabajo, en Viedma.

Días atrás, la diputada nacional de Juntos por el Cambio, Lorena Matzen había cruzado fuerte la mandataria provincial por suspender la reunión el miércoles pasado. “La gobernadora, ha cruzado todos los límites en el destrato hacia los profesionales de la salud", disparó la legisladora.

 “A esta altura poco importa si su conducta tiene que ver con un acto de soberbia o falta de empatía, lo cierto es que, fuere el motivo que fuere, la falta absoluta de respeto para con quienes constituyen, desde hace ya casi un año el escudo principal en la lucha contra la pandemia del coronavirus, en un estado de extrema sensibilidad y exposición,  en protección de los rionegrinos, no tiene parangón”, agregó Matzen.

Por último, la diputada sentenció: “no es un hecho anecdótico, estamos asistiendo a un daño institucional de proporciones alarmantes. Porque no sólo se trata  de la bochornosa actitud que significó una bofetada a los profesionales de la salud y otro golpe a la falta de una política pública sanitaria, que deriva hoy en un  sistema colapsado, con recursos humanos agotados en su capacidad, y elementos de escasa disponibilidad”.