SANTA CRUZ
30/10
Ibuprofeno inhalado: el inesperado debate que debilitó al Frente de Todos
El tratamiento médico a pacientes de COVID19 impulsado por un sector de la medicina y que aún no cuenta con aval científico oficial, se metió en la interna del oficialismo santacruceño. Las posturas encontradas de dirigentes de distintos sectores acentuó las diferencias políticas
El debate sobre la posible autorización del tratamiento con ibuprofeno inhalado a pacientes con COVID19 se metió de lleno en la agenda política chubutense, y puso de manifiesto las diferencias entre los distintos actores que componen el Frente de Todos de dicha provincia. No solo se trata ya de una disputa científica, sino que juegan también en la discusión las posiciones de los dirigentes. 

El primero en marcar diferencias fue el intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso (Frente de Todos), quién manifestó su postura en favor del tratamiento y pidió a los Diputados que autorizaran su uso en la Legislatura, mediante un proyecto presentada por la bancada de Nueva Santa Cruz, para anticiparse ante la posible aprobación de los organismos médicos nacionales y el Ministerio de Salud de la Nación.

Más tarde, fue el intendente de El Calafate, Javier Belloni (Frente de Todos), quién se manifestó a favor del tratamiento en la Cámara de Diputados santacruceña y, aunque desligó de responsabilidades a sus legisladores, dejó en claro su postura en favor de que la provincia autorice la medicación para pacientes con coronavirus. 

En la última, el doctor caletense Juan Acuña Kunz decidió conta toda indicación de las autoridades sanitarias comenzar a aplicar el tratamiento. Su posición mereció el repudio del Ministerio de Salud provincial, desde lo acusaron de querer "sacar rédito" de la pandemia. El médico recibió el respaldo de parte de la comunidad, que organizó un banderazo en su contra. 

Días más tarde, el intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo se distanció de las posturas antagónicas y pidió prudencia en el debate. Lejos de alinearse con el Ejecutivo santacruceño, consideró que había que dar espacio al tratamiento aunque aseguró que Acuña Kunz había pasado algunos límites en su accionar. 

Ayer, la CGT Zona Sur mostró su apoyo al doctor Ariel Varela, que ya utiliza ibuprofeno inhalado. El médico es integrante del área de Salud del Sindicato de Petroleros Privados, que conduce Claudio Vidal, otro referente del Frente de Todos y excandidato a gobernador por el espacio. 

Lo que alguna vez fue un reclamo opositor, se convirtió en bandera de casi todo el arco político y dejó en evidencia las diferencias en el oficialismo. Con la pandemia aún instalada y los casos en aumento, el debate promete tener varios capítulos más y aún no se pueden calcular las consecuencias, tanto sanitarias como políticas.