CRISIS CORONAVIRUS
30/09
Según el INDEC, el índice de pobreza subió al 40,9%
Así lo indicó hoy el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. En la comparación interanual, se registra un incremento de 5,5 puntos porcentuales respecto del 35,4% durante el mismo período de 2019.
La pandemia del coronavirus sigue haciendo estragos en las economías de todo el mundo. Por supuesto, la Argentina no es la excepción, donde ya una alicaída situación financiera se ve erosionada por los avatares del virus y la crisis potenciada por el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

En este sentido, el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) determinó que el índice de pobreza se ubicó en 40,9% al cierre del primer semestre, con un incremento de 5,5 puntos porcentuales respecto al 35,4% de igual período de 2019.

En tanto, el índice de indigencia, entendido estos como los pobres cuyos ingresos no alcanzan ni siquiera para comprar la cantidad mínima de comida para la subsistencia, alcanzó al 10,5% en el primer semestre contra el 7,7 % de enero-junio del año pasado.

Entre ambas mediciones, la economía en su conjunto cayó 19,1%, la desocupación aumentó al 13,1 %, del 10,6% anterior, y la inflación al 42,8%.

En base a los datos informados hoy por el Indec, el índice de pobreza marcó en el primer semestre del corriente año un incremento de 5,4 puntos porcentuales respecto al período julio-diciembre de 2019, cuando se ubicó en 35,5%, al tiempo que la indigencia creció 2,5 puntos, desde el 8% al 10,5%.






Al respecto, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que "hay una situación de nueva pobreza, de personas que cayeron por la pandemia, que amortiguó mucho el Estado, objetivamente, con muchas políticas sociales, sobre todo alimentarias y de ingresos, como el IFE".

En la misma sintonía, en diálogo con C5N, el funcionario remarcó: "Se ha amortiguado parte de la caída, pero tenemos una nueva realidad de que hay gente que cayó en la pobreza a partir de la pandemia; tenemos los nuevos pobres, gente que cayó en la pobreza durante la pandemia, y pobreza estructural, histórica".

En tanto, Arroyo manifestó que "la salida de la pobreza tiene que ver con el crecimiento económico y un modelo de desarrollo; pero hay mucho para encarar desde la política social, hay que hacer cambios estructurales para evitar que periódicamente la Argentina vuelva a ciclos tan complicados".

Asimismo, el ministro apunto que el objetivo es "rescatar a los que cayeron en la pobreza durante la pandemia, con trabajo; por eso pusimos en marcha el plan 'Potenciar Trabajo', con cinco ejes productivos: construcción, textil, producción de alimentos, economía del cuidado y el reciclado".

"En términos de recursos aplicamos $420.000 millones en este tiempo de la pandemia; todo el año pasado se destinaron a la política alimentaria $28.000 millones, mientras que este año, en ocho meses, fueron $80.000 millones; pero no sólo es el Estado, sino el Estado más las iglesias, las organizaciones sociales, las escuelas y el sector privado, que ha volcado recursos", subrayó.