REGION
24/09
Tratamiento con ibupofreno inhalado: el debate científico que se metió en la arena política patagónica
Se trata de un tratamiento en fase de prueba para la cura de enfermos de COVID19. Neuquén y Río Negro ya rechazaron la posibilidad de aplicarlo y en Santa Cruz la oposición reclama por la autorización de la Provincia. Chubut lo evalúa. Una red de profesionales asegura no contar con evidencia sobre su eficacia y seguridad proveniente de estudios clínicos. Cuatro provincias ya lo aplican
Por estas horas en las provincias patagónicas se debate en torno a la aplicación del tratamiento conocido como "ibuprofeno inhalado", como una alternativa de cura al COVID19. Un sector de la política promueve la experimentación, mientras que los Ejecutivos de la región la consideran una iniciativa sin evidencias científicas para su uso de esa forma.

Quienes están en contra, adhieren al posicionamiento de la Red Argentina Pública de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (RedArets) que no recomienda el uso de ibuprofeno inhalatorio hasta no contar con evidencia sobre su eficacia y seguridad proveniente de estudios clínicos bien diseñados con bajo riesgo de sesgo como los ensayos controlados aleatorizados.

En ese sentido, el Ministerio de Salud de la provincia del Neuquén el pasado sábado que no se aplicará el tratamiento en la Provincia, y justificaron la posición en la posición de RedArets y en el posicionamiento de la Agencia Nacional de Medicamentos (ANMAT) que comunicó que no se ha iniciado ningún trámite para la evaluación del protocolo de estudios de farmacología clínica del producto LUARPROFENO. 

Hoy, Río Negro se sumó a la negativa al tratamiento que ya se practica en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Jujuy. "Nosotros no podemos hacer algo sin el aval de alguna entidad, o un ensayo clínico. El ibuprofeno lo tomamos vía oral y sabemos que en esa forma de administración produce tal efecto, en otra forma no hay nada que demuestre un efecto. No hay investigación científica y por lo tanto no es seguro", advirtió la secretaria de Políticas Públicas rionegrina Mercedes Ibero. La diputada rionegrina Lorena Matzen (Juntos por el Cambio) presentó la propuesta en el Congreso. 

En Santa Cruz, quien promueve el debate es la diputada provincial de la UCR, Nadia Ricci, que presentó un proyecto ante la Cámara para avanzar en la aplicación del tratamiento en territorio santacruceño.  "El ibuprofeno, si bien no está autorizado aún, ya dio evidencia en todas las provincias en las que se está utilizando con muy buenos resultados”, dijo Ricci y acusó al Frente de Todos de "darle la espalda a la comunidad". 

Por el oficialismo, respondió el diputado Matías Mazú, quién aseguró que "hemos estudiado el tema, y realizado consultas con universidades y distintos profesionales, y la información que hemos recogido da cuenta de que no está comprobada científicamente su efectividad", por lo que reiteró: "es necesario avanzar con certezas, más que con buenas intenciones".

En Chubut, el asunto está en evaluación. El ministro de Salud, Fabián Puratich, dejó la puerta abierta a su aplicación, aunque no existió un anuncio formal para la convalidación del mismo en pacientes que se encuentren internados en la provincia.