CHUBUT
15/09
El exjefe de la Policía y exdiputado Juan Luis Ale fue condenado a 8 años de prisión
Se lo halló culpable de cometer de abuso deshonesto y abuso sexual gravemente ultrajante, en perjuicio de dos menores, hijas de su ex pareja. El tribunal rechazó el planteo de prescripción efectuado por la defensa del acusado e hizo hincapié en los informes periciales
El exjefe de la Policía del Chubut y ex diputado provincial, Juan Luis Ale, fue hallado culpable hoy por los delitos de abuso deshonesto y abuso sexual gravemente ultrajante, en perjuicio de dos menores, hijas de su ex pareja. La condena impuesta por el tribunal de juicio, integrado por los magistrados Marcelo Orlando, Marcela Pérez y Gustavo Castro, es de 8 años de prisión. 

En el fallo, los jueces rechazaron el planteo de prescripción efectuado por la defensa del acusado e hicieron especial hincapié en el testimonio de las víctimas y en los informes de las pericias piscológicas realizadas a las hermanas. 

“Luego de tantos años, el abuso sufrido en la infancia ha impactado en su vida de tal manera, que ha impedido el desarrollo pleno de sus capacidades e intereses”, sostuvo uno de los jueces, y pone el énfasis en como las víctimas “continuaron sus vidas, luego de los episodios sufridos y las consecuencias que les trajeron aparejadas, como ser; inestabilidad emocional, problemas psicológicos y psiquiátricos”. 

Además, los jueces encuentran un agravante “no sólo en virtud de la relación de confianza entre el autor y las víctimas, sino especialmente por la mayor indefensión en que quedaron colocadas las víctimas , que no pudieron defenderse ni adoptar ningún tipo de precaución, puesto que de ninguna manera se pudieron imaginar que la pareja de su madre, iba a realizar los hechos que finalmente realizó”.

Sobre Ale, recalcan que “tenía educación y formación conforme la carrera que debió cumplimentar, no solo en cuanto a conocimientos sino de valores en pos del bien común”, y agregan: “se trata de una persona con el aplomo que la edad y la formación le proveyeron, lo que demuestra que contaba con margen de autodeterminación para obrar de modo distinto al que lo hizo, en perjuicio de las hijas menores de su pareja. Ello he de ponderarlo como un agravante”.