INFORME
27/08
Cuánto pesa la pandemia en la imagen de los gobernadores patagónicos
Los cinco meses de medidas restrictivas y de aislamiento comenzaron a corroer gradualmente la percepción de los mandatarios provinciales. El hartazgo y la recesión económica ponen bajo la lupa cada decisión tomada. Cómo fueron evolucionando los números en este período. Encuestas y la mirada de los especialistas
Por Mariela Branda 

Cinco meses sostenidos de medidas de aislamiento que se han ido flexibilizando en las provincias del sur de acuerdo a la situación epidemiológica. Nuevos brotes en localidades que permanecían con estadísticas bajas; crecimiento de la curva de contagios en todas las provincias patagónicas durante el último mes y, una economía cada vez más débil a la que las inyecciones de paliativos no logran bajarle la fiebre. A esto se sumaron conflictos políticos acrecentados durante el último tiempo y el resurgimiento de la grieta en varios temas específicos incluso el sostenimiento de la cuarentena. Este es el duro panorama que atraviesan Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, con algunas diferencias en cuanto a lo financiero entre ellas. 

Este combo coyuntural empieza a corroer las imágenes de quienes están al frente de los gobiernos en la toma de decisiones. Si bien, los analistas coinciden en que, el primer golpe en su imagen por la continuidad de las medidas restrictivas, lo recibe el presidente Alberto Fernández, los gobernadores no quedan totalmente exentos. 

El manejo de la crisis tanto a nivel nacional, como en las provincias del sur; levantó la percepción positiva de los dirigentes durante la primera etapa de la cuarentena. Sin embargo, cinco meses después las consecuencias comienzan a ser negativas. Las imágenes de los mandatarios patagónicos fueron cayendo gradualmente durante este tiempo. 

Cada provincia presenta una realidad particular aunque en todas se han cumplido las exigencias del Gobierno nacional a raja tabla. Con matices, tanto Neuquén, como Río Negro, Chubut y Santa Cruz, han mantenido un perfil conservador, respecto a la pandemia y fueron flexibilizando algunas actividades bajo estricto protocolo y con autorización nacional. 

El malestar en la población va en aumento y se hace sentir cada vez con más fuerza. La última marcha del 17A organizada en contra de la reforma judicial impulsada por el Gobierno nacional y donde se coló también el reclamo por el sostenimiento de la cuarentena, contó con importante participación en las principales ciudades del sur. 

En Río Negro, se generaron marchas espontáneas en las localidades del Alto Valle luego del anuncio del Ejecutivo de Arabela Carreras sobre el retroceso a la fase 1 de la cuarenta debido al aumento de contagios. 

En Neuquén y Chubut, comienzan a tomar temperatura los reclamos gremiales por los incumplimientos en los pagos. Neuquén dividió el aguinaldo y congeló los aumentos que estaban acordados. Chubut, arrastra un conflicto salarial desde hace más de un año. Se adeudan casi tres meses de sueldos y los aguinaldos. 

En Santa Cruz, los cruces en Ejecutivo y el personal de la Salud, sobre todo en Río Gallegos, son cada vez más fuertes con reclamos y críticas al manejo de la crisis sanitaria en una provincia que hace un mes atrás tenía muy pocos casos.

El ránking de imagen de los gobernadores 

La consultora CB realiza todos los meses la medición sobre la percepción positiva y negativa que tiene la sociedad sobre los gobernadores de todo el país. Según el último sondeo realizado durante el mes de agosto, salvo Omar Guiérrez que se ubica en el puesto 9; el resto de los mandatarios patagónicos ocupan los últimos lugares de la lista. 



Sin embargo para esta encuestadora, la imagen de mandatario neuquino también disminuyó en el último mes cerca de un punto y medio. 




En el caso de la rionegrina, Arabela Carreras, su imagen positiva cayó casi un punto mientras que su negativa creció en el mismo sentido. En junio Carreras ocupaba el puesto 19 mientras que en julio y agosto, ocupó el 21. 




El chubutense Mariano Arcioni, se elevó de posición en el ránking elaborado por CB aunque se mantiene entre los últimos lugares. En junio ocupaba el puesto 24 y actualmente el 23. Tuvo un crecimiento en su imagen positiva de casi 4 puntos. 




Por último, Alicia Kirchner, en Santa Cruz, subió del último puesto que ocupaba el mes pasado al puesto 22. Según las mediciones realizadas por CB, su imagen positiva creció casi 7 puntos en el último mes. 


La opinión de los especialistas 

Pablo Gustavo Díaz (Analista - Marketing político- PGD Consultores)

“Hay tres momentos durante la pandemia para marcar respecto a la imagen de los Gobernadores” 

“La pandemia influye muchísimo en la imagen de los gobernantes. Pero en su análisis debemos dividir este tiempo en tres momentos principales”, sostuvo en diálogo con La Tecla Patagonia, el analista rionegrino, Pablo Díaz. 

“Un primer momento de alta percepción de miedo al contagio y riesgo a la muerte donde la principal demanda de la gente fue la de protección personal. Allí los líderes que mejor interpretaron esas emociones y obraron en consecuencia -imponiendo y controlando las cuarentenas estrictas, cerrando los accesos a las ciudades, etc.- se vieron rápidamente favorecidos por la aprobación ciudadana. Este fue el caso de casi todos los gobernadores patagónicos y muchos intendentes. Aquí es donde, por ejemplo, se eleva a casi el 40% la imagen positiva del gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, que estaba en marzo por debajo del 30%”.

Y agrega que se dio “un segundo momento -entre fines de junio y todo julio- de disminución de esa percepción de riesgo y reaparición de los temas pendientes pre-pandemia. Algo así como cuando baja la espuma de la ola en la playa y se vuelve a ver las pisadas en la arena. Allí emergen con fuerza problemas como el económico -quiebra de empresas, pérdida de empleos, disminución de ingresos, etc. - que afecta de manera diferente a los gobernadores e intendentes porque sus contextos son diferentes. Nuevamente por caso la imagen de Arcioni vuelve a caer a la etapa pre pandemia. Pero también cae la imagen del resto de los gobernadores a excepción de Omar Gutiérrez de Neuquén que es el que más resiste”.

Por último, Díaz evidencia “un tercer momento que es el que estamos viviendo ahora, en este mes de agosto, cuando más se siente la presencia del coronavirus en la región -empezó a crecer la curva de contagios y muertes- donde se vuelven a juntar las emociones de miedo al contagio y muerte por la enfermedad, con las emociones productos de los problemas económicos y otros, con un nuevo problema: la constatación social de que el argumento que sostuvo la cuarentena rígida del primer momento fue falaz ya que el gobierno no aprovechó ese tiempo para robustecer el sistema de salud como había publicitado. Este es el caso, por ejemplo, que se ve con mayor fuerza en el departamento de General Roca en la provincia de Río Negro, y que como consecuencia se manifiesta en la movilización espontánea del último domingo a la noche en muchas ciudades de ese departamento, de gente oponiéndose a la vuelta a la Fase 1, y en la caída de la imagen de la gobernadora Arabela Carreras al mínimo histórico desde su victoria en abril de 2019”.

Aníbal Urios (Analista –Marketing Político–DC Consultores

“La imagen positiva de Gutiérrez cayó casi ocho puntos en un mes” 

El analista de DC Consultores que mide la imagen de los referentes políticos en varias localidades del país, entre ellas Neuquén Capital, Aníbal Urios, dialogó con La Tecla Patagonia, sobre la percepción durante los meses de pandemia del gobernador, Omar Gutiérrez. 

“Nosotros empezamos a medir desde marzo por lo que tenemos un registro amplio de lo que es la relación entre Gobierno y opinión pública. En marzo, estaban todos relativamente en cuanto a imagen porque la preocupación era la salud. Salieron un poco del juego de “buenos y malos”, “amigos y enemigos” y se pusieron al frente de las preocupaciones de los ciudadanos comunes. Ahí se dispararon todas las imágenes. El Presidente Fernández llegó casi a 70% y Omar Gutiérrez oscilaba entre los 40 y 50 puntos”, explicó Urios. 




“A medida que se fue endureciendo la cuarentena y empezaron ´las argentinadas´ como la liberación de presos; los sobreprecios en los alimentos en el ministerio de Desarrollo; las colas de los jubilados, la imagen de Alberto Fernández empezó a caer. La caída en su imagen no fue proporcional con la caída en la imagen de los Gobernadores. El Presidente absorbió toda la negatividad de los errores de la cuarentena. Las medidas tomadas no impactaron directamente en la imagen de los mandatarios provinciales. El golpe iba mermando hacia abajo y los Intendentes salían sin impacto”, agregó el analista. 



“Hoy en Neuquén, Alberto Fernández nos da 38% de los 65% que tenía en mayo. Es decir llegó al número inicial. Como la montaña rusa, arrancó, dio toda la vuelta, se despeinó y volvió a la base que tenía al ganar la elección.  Los gobernadores, de acuerdo a si flexibilizaban o no la cuarentena, mejoraba o no la imagen. En junio Omar Gutiérrez hace un pico de 51% cuando anuncia el Consejo Consultivo Plural; hoy el Gobernador está en 43,5% de imagen positiva. Viene con una caída desde julio. En un mes bajó 8 puntos en su positiva y aumentó cuatro puntos su negativa”, culminó Urios. 


      


Carlos Pérez (Politólogo – Director Dpto. Ciencia Política UPSJB - Trelew)

“El trabajo de Puratich  ha mejorado la visión sobre el Gobierno” 

“Hay múltiples factores respecto a la pandemia.  Entre ellos cómo afecta a la imagen de los gobernadores. Específicamente la pandemia en Chubut ha atenuado en cierta medida el conflicto que viene teniendo hace varios años. Creo que a toda la fragmentación que se venía dando; los conflictos institucionales y sindicales que tenía la Provincia, se han aplacado producto de la pandemia”, sostuvo el politólogo Pérez en diálogo con La Tecla Patagonia. 

“La pandemia ha venido a resguardar un poco a este Gobierno porque se atenúan las movilizaciones y las protestas debido a las medidas de seguridad y preventivas que deben implementar. De esta forma en cierta medida se atenúa la expresión de conflicto. En este mes vimos que en la Provincia comenzaron a movilizarse más nítidamente los sindicatos aunque con muchas menos personas y con protocolos, por lo tanto no genera un gran impacto dentro del Gobierno pero sí molesta y genera fricción. Por eso creo que la pandemia en cierta forma ha beneficiado al Gobernador en la toma de decisiones pero no su imagen. Son dos cosas diferentes. Arcioni ha podido tomar decisiones un poco más libremente pero su imagen sigue en picada. Las últimas encuestas no lo muestran muy bien posicionado pero falta mucho para que termine su Gobierno y creo que lo que está haciendo es generar nuevas estrategias políticas para ganar aliados”, explicó el académico de la Universidad Patagonia San Juan Bosco. 

Respecto a si evidencia alguna diferencia en la imagen o percepción de Arcioni desde que inició la pandemia a esta fecha, Pérez indicó: “Creo que sí porque hay que reconocer que el ministro de Salud (Fabián Puratich) ha hecho un gran trabajo en la coordinación política del plano sanitario tanto dentro del Gabinete como con los Intendentes. Puratich ha generado una apertura y consenso social en el manejo de la pandemia que ha beneficiado claramente al Gobernador. En eso sí ha mejorado la visión sobre el Gobierno pero no la imagen personal de Arcioni”. 

Sobre la planificación post pandemia, en analista político expresó: “No veo que haya planificación, por lo menos por ahora, no veo estrategias. Por ahora todas las políticas apuntan a salir del conflicto momentáneo. Creo que el Gobernador debería convocar a todos los intendentes para delinear una planificación estructurada y apoyar a las comunas para la post pandemia. Apoyo no solamente político sino económico”, culminó Pérez. 



Marcha de estatales en reclamo del pago de sueldos (Rawson)


Rubén Zárate (Prof. Titular. Investigador I. Instituto de Trabajo, Economía y Territorio de la UNPA - Especialista en estrategias y políticas públicas)

“Alicia Kirchner viene de un proceso de mejora significativa en la gestión desde 2015” 

“La mayoría de los Gobernadores han tenido en la primera etapa de la pandemia el beneficio, porque la sociedad la aceptó, de la política global de Alberto Fernández. Muy asentada esa política en una mesa de trabajo donde los principales especialistas en infectología y epidemias, han estado presentes y muy activos, en el diseño de las políticas y en la comunicación de las mismas. Creo que esto ha beneficiado a todos los mandatarios provinciales, tanto oficialistas como opositores. Sin ir más lejos, el caso de Larreta en Capital Federal, que ha acompañado las decisiones nacionales y ha mantenido un alto consenso desde el punto de vista de la sociedad”, sostuvo en diálogo con La Tecla Patagonia, Zárate. 

“En el caso particular de Santa Cruz, la gobernadora Alicia Kirchner, viene de un proceso de mejora muy significativa en la administración desde el año 2015 y esto ha generado también una muy interesante expectativa de la población sobre el manejo que ha tenido. Esto se nota en que las actividades santacruceñas, por ejemplo la minería, fue una de las primeras que tuvo protocolo para continuar funcionando. Esos protocolos llevan consensos de empresas, sindicatos y el propio Gobierno que ha sabido cómo articularlos. Creo que la provincia de Santa Cruz está bastante sólida", sostuvo el académico y profesor de la Universidad Nacional Patagonia Austral. 

“En el caso de Chubut, hay algunas debilidades que no hacen al manejo específico de la pandemia, sino que hacen al manejo financiero que ha tenido la Provincia por la deuda y los conflictos gremiales que se han mantenido en tensión permanentes aunque opacados por la pandemia”, sostuvo.


Hospital Regional de Río Gallegos, Santa Cruz 

Volviendo a la provincia de Santa Cruz y consultado sobre si el manejo de la pandemia que viene teniendo el Ejecutivo de Alicia Kirchner podría afectar su imagen, Zárate indicó: “Es cierto que hubo un incremento en la tasa de reproducción del virus y en la tasa de contagio. Pero nadie dice, tampoco la oposición, que esto esté fuera de control. El sistema de salud de la provincia es bastante sólido comparado con cualquier otra provincia patagónica y tiene una fuerte presencia el sector público. Hasta ahora no tiene ningún desborde en las áreas críticas como la de Terapia. Creo que en consecuencia no existe riesgo aún que pueda impactar en la percepción que la población tenga sobre el Gobierno. Respecto a las medidas tomadas, el mayor nivel de control, provoca en algunas áreas como el comercio por ejemplo, una disminución de sus capacidades económicas; otras que serán muy difíciles de recuperar como el turismo. Pero en ese sentido también las medidas nacionales y las tomadas en Santa Cruz que hacen que se logre cierta estabilidad. Lo peor que podría ocurrir es que la ausencia de medidas provoque una debilidad en el propio sistema productivo pero esto por ahora no está ocurriendo”, concluyó Zárate.