INFORME
25/06
Regional sur de YPF: Qué hay detrás del traslado
La posibilidad de un traslado de la sede central de la compañía petrolera de Chubut a Santa Cruz generó gran convulsión. Cómo se tomó la decisión y qué consecuencias traerá. El reclamo por mayor actividad en la Cuenca, la realidad política de las provincias, las exigencias de los inversores privados y el rol de los referentes del kirchnerismo en la determinación

Por Alejandro De Angelis 

La celebración de la gobernadora Alicia Kirchner por el anuncio de YPF del traslado de la sede central de la Regional Sur de la compañía desde Comodoro Rivadavia (Chubut) a Las Heras (Santa Cruz), despertó un sinnúmero de conjeturas y reacciones que movilizaron al sector y convulsionaron a la política de la región.

Uno de los primeros en advertir el perjuicio para los chubutenses fue el diputado nacional Gustavo Menna, quien exigió rápidamente una respuesta por parte de las autoridades de la compañía y del Jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, ante la ausencia de una voz oficial que ratificara el cambio de dirección de la petrolera estatal.

Más allá de las palabras de la mandataria santacruceña, la primera señal llegó por parte de YPF, mediante un comunicado emitido el 17 de junio que anunciaba el relanzamiento de la estructura del Upstream mediante las palabras del CEO de la compañía, Sergio Affronti. Allí explicaba que “en el convencional, el objetivo es cambiar la tendencia de declino mediante la aplicación de técnicas de recuperación secundaria y terciaria en yacimientos con muchos años de producción. La estructura se unifica en dos regiones, una con sede en Neuquén y otra con sede en Santa Cruz, haciéndola más horizontal y flexible”.

En Comodoro se encendieron las alarmas, y gran parte de los dirigentes llegaron a preguntarse por qué se cambiaría la ubicación de las oficinas centrales. Ante el crecimiento de los reclamos, desde la empresa coordinaron una reunión entre representantes de ambas provincias y directivos regionales para llegar a un acuerdo que deje conformes a todas las partes.   

El rol de los Kirchner 

Aunque consultados por La Tecla Patagonia desde el Instituto Patria se encargaron de repetir que se trató de “un tema de YPF” y negaron toda injerencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el asunto, hay quienes aseguran que las tratativas existieron. Principalmente tras la designación de Affronti como CEO de la compañía estatal, hombre cercano al extitular de la petrolera estatal, Miguel Galuccio, de fluida relación con CFK.

El cuadro lo completa Alicia Kirchner. En Santa Cruz, aseguraron a este medio que la disposición de YPF “fue todo mérito de la Gobernadora”, a quién también le adjudican motorizar el reclamo por el barril criollo. Desde el Gobierno santacruceño se encargaron de recalcar además que se trata de “un reclamo histórico de la Provincia” y vuelven a unirlo con un apellido: “era una anhelo de Néstor Kirchner”.

A la línea directa entre Santa Cruz y el Ejecutivo nacional se le suma una explicación más: el potencial del Golfo San Jorge en tierras santacruceñas es mucho mayor. “No nos parece un mal gesto. Hoy Chubut para YPF representa un 6% de la producción mientras que Santa Cruz un 20%”, afirmó un dirigente chubutense vinculado a las empresas prestadoras de servicios.

Sin embargo, el anuncio también genera expectativas. “Se espera más actividad y un plan de inversión. Hace 6 años que los yacimientos están paralizados y lo que necesitamos es un anuncio de inversión”, aseguró a este medio la voz del sector privado.

El Gobierno santacruceño, va en la misma línea. “Es parte del reclamo que venimos haciéndole hace 4 años a la empresa, como las subidas de equipos de torre, la inversión en recuperación secundaria y terciaria, la formación de cluster de proveedores regionales”, dijo a La Tecla Patagonia el Jefe de Gabinete santacruceño, Leonardo Álvarez, al tiempo que lamentó que en el último tiempo “la mirada estuvo puesta en Vaca Muerta solamente”.  

“Agradecemos la decisión política de las autoridades de YPF restituyendo una administración en nuestra Provincia que nos fuera arrebatada durante el gobierno de Mauricio Macri. Entendemos que el verdadero desarrollo de la actividad hidrocarburífera, de la cual en Santa Cruz la empresa estatal es actor principal, va más allá del emplazamiento físico de una oficina", agregó Álvarez.

En Chubut, el análisis va en el mismo sentido, aunque no sin dejar de calcular el perjuicio. La sensación del cambio de rumbo de la compañía da la impresión de “ciclo agotado”. En ese sentido, el consultor económico Jorge Manuel Gil aseguró que “la decisión de YPF es propia de una empresa privada. La territorialidad productiva fija las cuotas de poder local”.

Un rechazo unánime

Si Dios atiende en Buenos Aires, el Gerente de la Regional Sur de YPF lo hace en Comodoro. Así fue desde siempre, hasta que algo en las últimas semanas cambió sorpresivamente la ecuación. Ya no será así, incluso tras el unánime rechazo de la dirigencia chubutense que repicó en las oficinas porteñas de la empresa.

Si hubo un acuerdo entre las fuerzas provinciales de Chubut en los últimos meses, incluso adentro del entreverado oficialismo, fue el de salir a reclamar a Nación una respuesta. La compañía recogió el guante y organizó una reunión de la que surgió el comunicado difundido en las últimas horas.

Gobernador y vice, diputados nacionales, intendentes y dirigentes sindicales reclamaron por explicaciones y amagaron con salir a las calles si no se revisaba la medida que dejaba al sur chubutense sin un emblema sobre el que erigió gran parte de su identidad sociocultural, más allá de la faceta económica.  

La solución fue intermedia. YPF no se va de Comodoro. Llega a Santa Cruz y a Tierra del Fuego, y el que deberá moverse es el gerente regional, Jorge Boeri. El término medio acordado tras el encuentro de los actores de la Cuenca fue de una permanencia de 3 días en Chubut y otros dos en tierras santacruceñas, alternando cada tanto alguna presencia en Río Grande.  

Sin embargo, hay quienes conservan sus dudas. “La verdad es que la gobernadora Alicia Kirchner fue muy clara y enfática, mientras que el comunicado de YPF no aclara nada. Queda a media agua”, aseguró a este medio el diputado Menna, y confirmó que insistirán con el pedido de informe a la Jefatura de Gabinete. “Quedó todo menos claro que antes”, agregó. Ante la consulta de este medio, desde la empresa prefirieron no brindar más detalles a los difundidos por vías oficiales.

La cuenca es una sola   

Los oficialismos de uno y otro lado de la frontera interprovincial, así como lo principales actores sindicales, prefieren hablar del Golfo San Jorge como una unidad geográfica sin divisiones más que las legales. “La cuenca es una sola”, es el lema que utilizan para bajar el tono de la discusión y disipar cualquier tipo de tensión que corra el foco del real reclamo: el de mayor inversión.

En el sector privado tienen una mirada similar. Lo ven como una región única de potencial inversión, aunque sí atienden a la realidad política de cada provincia. No es lo mismo, por caso, un territorio convulsionado con un Gobierno débil y atestado por las demandas sociales, que otro con mayor orden. Tampoco es lo mismo en la balanza de los inversores, gremios asentados y con años de organización, que sindicatos con conducciones nuevas y de reticencia al diálogo. En ese equilibrio operan.

Más allá de todo, en la dirigencia política existió y existirá una resistencia a los cambios. El hecho de contar con el edificio central de una compañía insignia para el país trae consigo mucho más que oficinas con ejecutivos y papeles. Allí se llevan a cabo negociaciones, aterrizan los posibles inversionistas, se instalan empresas vinculadas a la cadena de producción y se genera un movimiento social y económico de relevancia.

Lograda la paz, la cuestión abre dos interrogantes que se develarán con el correr de los meses. El principal es si efectivamente se llevará a cabo una “federalización sur” de la conducción que permita un trabajo más focalizado por provincia. El segundo, no de menor relevancia, si los anuncios devendrán en inversiones y actividad, factores que por el momento, en la región escasean.