NEUQUEN
02/05
Polémica por las prisiones domiciliarias a dos abusadores y a una narco
En tres resoluciones distintas jueces provinciales y federales otorgaron el beneficio de la prisión domiciliaria a dos hombres acusados de delitos contra la integridad sexual y a una peligrosa narcotraficante. Fueron considerados pacientes de riesgo ante el avance del Covid-19. Las decisiones generaron fuertes críticas
El tema del otorgamiento del beneficio de prisión domiciliaria a condenados por diversos delitos en el marco de la pandemia por coronavirus genera fuerte polémica en el ámbito nacional. En la provincia de Neuquén, en dos resoluciones diversas, magistrados aprobaron esta medida para dos condenados por delitos contra la integridad sexual. 

Se trata de Eduardo Carro, oriundo de San Martín de los Andes, y condenado a 17 años de prisión por abusar de las hijas de su pareja cuando tenían 8 y 10 años. La decisión la tomó la jueza de ejecución penal Raquel Gass luego de diversas pericias médicas que comprobaron que Carro es diabético e hipertenso. La resolución fue firmada a fines de marzo aunque el traslado del detenido recién se produjo hace pocos días atrás. Las víctimas y sus familias no fueron notificadas. 

En otro episodio similar, el juez de  Richard Trincheri otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria a un ex militar de Junín de los Andes, del cual no se divulgó identidad, quien fuera condenado a doce años de prisión por violar a su nieta desde los 7 hasta los 11 años. El hombre tiene 69 años y tiene complicaciones de salud. 

En tanto, la narcotraficante Ruth Montencinos, fue también beneficiada con la prisión domiciliaria recientemente. La decisión fue firmada por el juez federal neuquino, Alejandro Cabral. El magistrado consideró que al integrar el grupo de riesgo podía atribuírsele la prisión domiciliaria en su casa de Cipolleti, Río Negro y, así, salir de la cárcel de mujeres de Neuquén U16 donde cumplía su condena. La mujer estaba próxima a acceder a su libertad condicional.