RIO NEGRO
21/05
Liderazgo en tiempo de crisis: la gestión de Arabela Carreras
Próxima a cumplir el primer semestre en el poder, la mandataria rionegrina, construye su liderazgo en medio de una de las peores crisis sanitarias y económicas. El peso de su antecesor es todavía muy fuerte y genera tensiones internas. Sin embargo, con algunos puntos fuertes y otros por mejorar, comienza a imprimirle su propio estilo a la gestión
Por Mariela Branda 

Los momentos de crisis e incertidumbre, suelen ser los mejores, según los expertos, para reencontrar y redefinir el camino del liderazgo. Sin embargo, un mal manejo de las situaciones de emergencia, puede ser también el que precipite el fracaso.

Pero qué pasa cuando el liderazgo está en pleno proceso de formación, abordando las fases necesarias para su construcción y debe enfrentarse a una situación extraordinaria. 

Estos son los casos de varios referentes de la política argentina actual, que asumieron en diciembre pasado y ahora se ven liderando sus regiones pero en un contexto de pandemia, con riesgos reales hacia la salud pero también con una fuerte recesión económica derivada de las medidas preventivas. 

El presidente, Alberto Fernández, es un ejemplo concreto; la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, otro. Ambos llegaron al poder gracias a una figura que los antecedió. La sombra de ellos sobrevuela sus gobiernos y le imprimen otro grado de dificultad a la construcción de sus liderazgos. 

Al mismo tiempo, ambos debieron enfrentarse con complejidades y negociaciones internas en el armado de sus equipos de trabajo. Encontraron al asumir situaciones difíciles en materia económica. Sin embargo, en el caso de la rionegrina, su gobierno es de continuidad.



Pero a su vez, a pocos meses de estar en el poder, se desató en el mundo una situación desconocida y extraordinaria: el Covid-19. Situación que cambió radicalmente la vida de todos y que obligó a la toma de decisiones polémicas. 

Las formas en las que ambos mandatarios encararon esta dificultad es diferente y con distintos grados de responsabilidades. En consecuencia, los resultados y el impacto en sus figuras, será diferente, sin dudas. 

La bibliografía sobre la construcción de liderazgos es amplia pero coincide en que en crisis de estas dimensiones será muy importante la inteligencia emocional de los líderes. Una inteligencia que no solo se caracteriza por el cociente intelectual y las capacidades cognitivas sino además por otros factores que son decisivos y que tienen que ver con rasgos personales de las figuras políticas. Rasgos que determinarán en un líder político, su capacidad de diálogo, de consenso con la oposición, de respaldo a las decisiones difíciles. 

El Covid-19 genera una triple crisis cuyas dimensiones y consecuencias aún no están del todo delimitadas. Por un lado la crisis sanitaria, con contagios, muertos y la lupa puesta en el funcionamiento del sistema de salud. Por otro, la crisis económica, con aumento del desempleo, reducciones de salarios, recortes y quiebres de empresas; y por último, la crisis social con violentos cambios en la vida y hábitos cotidianos de las personas.  

Consultado por La Tecla Patagonia, el encuestador y analista, Ricardo Vignoni, consideró que “la gobernadora en este primer semestre de su gestión está actuando con prudencia y responsabilidad registrando un lento y sostenido crecimiento en su actuación en esta pandemia”. En este sentido, sostuvo que se requerirá de mayor tiempo para establecer el impacto sobre su figura. 

La crisis pone en peligro a todos los liderazgos políticos pero mucho más a aquellos que están en pleno proceso de conformación, que no están afianzados y que por lo tanto son endebles, como es el caso de la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.

Debilidades y fortalezas de la gestión Carreras 

Arabela Carreras, la candidata impuesta por Alberto Weretilneck, tras su intento fallido de competir por un tercer mandato a la Gobernación, llegó al poder construyendo una imagen en muy poco tiempo.  El asesoramiento en materia comunicacional y personal, ha sido un punto de fortaleza durante su campaña y lo es ahora,  en la gestión. 




Por otra parte, la mandataria rionegrina ha mostrado buen diálogo con Nación en el contexto de la pandemia. Cuando lo requirió hizo consultas al ministerio de Salud nacional, aunque algunos señalan que se hizo de manera tardía y que por ese motivo la cantidad de casos en la Provincia creció de manera inesperada. Su vínculo con el presidente, Alberto Fernández, es bueno y esto se ve reflejado en la llegada de ayudas nacionales. A pesar que la figura de Alberto Weretilneck oficia un tanto de interlocutor con Nación, Carreras, ha logrado conseguir su espacio aunque el exgobernador sigue siendo el hombre de consulta permanente para la Rosada al tratar temas que atañen a la Provincia.  

En el armado de su equipo de trabajo, la mandataria comienza a tomar decisiones propias. Ya no tiene un Gabinete cien por cien heredado como en los primeros meses de gestión. 

Próxima a cumplir su primer semestre al mando, Carreras, decidió hacer cambios y rodearse de gente de su riñón. Son los casos de los ministros de Economía, Luis Vaisberg (el primer cambio que hizo) y Juan José Deco (Desarrollo Social). También el nombramiento en la estratégica secretaría General de Daniel Sanguinetti. En los dos ministerios “se fueron” hombres del círculo de Weretilneck: Agustín Domingo y Nicolás Land. 

En cuanto a su relación con los demás actores sociales de la vida política provincial, como intendentes, legisladores y gremios, la mandataria ha establecido canales de diálogo aunque en general con los referentes que comulgan con el oficialismo.  La oposición, representada en la Provincia por el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, pide mayor participación y escucha por parte del Gobierno. 

En cuanto a las gestiones realizadas en el marco de la pandemia, el gobierno de Carreras, se ha mostrado activo, con lanzamientos de planes y medidas en forma permanente. Sin embargo, la crítica de los opositores radica en los tiempos. Argumentan que son medidas que debieron tomarse ni bien desatada la pandemia. Es el caso de la emergencia sanitaria, recientemente declarada por la Legislatura provincial; o la creación del Consejo Económico y Productivo, organismo lanzado esta semana por la mandataria. 

La mayor debilidad de la gestión Carreras, según señalan los consultados (ver cuadros) sigue siendo la imposibilidad de despejarse del todo de la figura de su antecesor: Alberto Weretilneck.  El hombre de Cipolletti, aún sin estar en el centro de la escena, concentra para muchos, más poder desde el Senado, que la propia Gobernadora. 

Al mismo tiempo señalan cierto exceso de confianza en las medidas sanitarias tomadas a nivel provincial que no vienen siendo tan exitosas si se tiene en cuenta la cantidad de casos de Covid-19 que se registran, ubicando a Río Negro, entre las cinco provincias argentinas con más casos en relación a la cantidad de habitantes.  

Pablo Díaz (Analista político y encuestador) 

“La fortaleza de su Gobierno es la conformación de un equipo amalgamado y entrenado”



El analista político, Pablo Díaz, dialogó con La Tecla Patagonia, sobre la construcción del liderazgo de Arabela Carreras, en el marco de la crisis generada por la pandemia. 

En este sentido, Díaz, opinó que “estos meses de gestión de la gobernadora Arabela Carreras muestran una clara continuidad del gobierno de Juntos Somos Río Negro, pero con la lógica impronta propia que le imprime respecto de su antecesor, como puede ser la visión de género, por ejemplo, pero que no se agota solo en eso”.

Consideró que “veníamos acostumbrados a estilos centralizados, con vértice en el líder. Carreras muestra un estilo más de red con ella como coordinadora y guía de sus equipos. A los que no solo delega el trabajo sino, y esta tal vez sea la gran diferencia, también la responsabilidad. Hoy los funcionarios adquieren mayor relevancia y esto se puede ver, por ejemplo, en la gestión contra la pandemia de coronavirus que muestra una centralidad absoluta del ministro de Salud, Fabián Zgaib y su secretaria de relaciones institucionales Mercedes Iberó, pero también adquieren protagonismo otros ministros como el de gobierno Rodrigo Buteler”. 

“La fortaleza de su gobierno se puede encontrar justamente allí. En la conformación de equipos de gobierno muy amalgamados y entrenados en la gestión previa provincial, municipal o en empresas del estado. Algunos pueden interpretar eso como debilidad porque ella no es el típico ‘macho alfa’, líder dominante de la manada, al que estábamos acostumbrados con otros gobernantes en el pasado. El de Carreras es otro tipo de liderazgo. Pero no es uno débil, claramente”.

Juan Martín (Diputado de Juntos por el Cambio) 

“Su principal debilidad es la toma de decisiones en soledad” 

El diputado provincial, Juan Martín, dialogó con La Tecla Patagonia, sobre la construcción del liderazgo de Arabela Carreras y estableció cuáles considera que son hasta ahora sus fortalezas y sus debilidades. 

“A la hora de definir las fortalezas creo que lo primero es que se encontró con un equipo armado y en funcionamiento, lo cual le permitió adaptarse rápido a la gestión. Por otra parte, con la creación de diversas agencias le dio una impronta modernizadora y técnica a su gobierno, con una visión que compartimos”, expresó el Legislador. 

Y agregó: “Su principal debilidad tiene que ver con una tendencia a tomar las decisiones en soledad y no aceptar aportes. Lo vemos muy claro en el contexto de la emergencia por el COVID-19, en la que no convocó a la oposición al comité de crisis o mandó cajonear sus diversos proyectos legislativos. Quizás sea una sobreactuación por eso de haberse encontrado con el equipo armado o tal vez un poco de soberbia por saber que tiene mayoría propia en la Legislatura”, culminó Martín. 

Pablo Barreno (Diputado del FdT y referente de Sitrajur) 

“No sabemos si nos gobiernan desde el Senado o desde Casa de Gobierno” 



El diputado y referente del gremio de judiciales, Pablo Barreno, dialogó con La Tecla Patagonia, sobre la gestión y el liderazgo de la gobernadora, Arabela Carreras. 

“Creo que la Gobernadora en la construcción de su figura y liderazgo político, se ve limitada por el accionar de Alberto Weretilneck. En la Provincia no se sabe si se gobierna desde el Senado nacional o desde la Casa de Gobierno”, sentenció Barreno. 

En este sentido agregó: “Esa disputa de poder que se evidencia se ve cuando salen eyectados dos ministros a poco tiempo de asumir. Primero el entonces ministro de Economía, Agustín Domingo, corresponsable con Weretilneck del desastre financiero que tenemos en la Provincia; y por otro lado, el ministro de Desarrollo Social, Nicolás Land, que no pudo dar respuestas en el marco de esta pandemia cuando la gente no tiene para comer”. 

Barreno consideró que lo que podría ser una fortaleza de Carreras termina siendo una debilidad. “Ella muchas veces toma ideas de la oposición pero no las lleva a cabo en conjunto con la oposición y además las implementa mal y tarde. Por ejemplo, planteamos que la emergencia sanitaria era necesaria mucho antes, lo planteamos el 27 de diciembre.

Cinco meses después se está sancionando esta Ley. Lo mismo con la creación de un Consejo Económico y Social, toma la idea que no es de ella, y no convoca a la oposición. Además que lo crea también tarde. Entonces lo que podría ser una fortaleza, termina siendo una debilidad”.

Por último Barreno reforzó su posición y dijo: “El principal escollo de Carreras para construir poder es la disputa interna que tiene con Alberto Weretilneck”.   

Luis Di Giácomo (Diputado Nacional Juntos Somos Río Negro) 

“Sería un gran problema si intentara competir con Weretilneck” 



El legislador nacional del partido oficialista en Río Negro, Luis Di Giácomo, consideró en diálogo con La Tecla Patagonia que “la fortaleza principal de Arabela Carreras es que ella viene formando parte del equipo político del espacio, no es alguien nuevo. Primero como legisladora, luego como ministra de Turismo. Si bien estamos como partido desde el año 2015, ya veníamos trabajando desde antes de 2011. Ella viene formando parte de ese armado, su fortaleza creo que es esa. Ya conoce el estilo, la modalidad, tiene una historia y trayectoria dentro del espacio, una ideología y una idea de lo que venimos construyendo juntos. No es alguien nuevo, es alguien que simplemente está cumpliendo un nuevo rol”, expresó Di Giácomo. 

En este sentido agregó: “El rol de Gobernadora ya es algo que trasciende al partido. Nosotros tenemos modelos de liderazgos presidencialistas o verticales, modelos donde el Ejecutivo es unipersonal, tanto a nivel nacional como provincial. Si repasamos la historia de la Provincia lo vamos a evidenciar, los gobernadores están en la soledad del poder. Vos podes tener un montón de consejeros pero hay un punto donde la decisión la tenes que tomar en la más absoluta soledad. Esto es ser la cabeza del Ejecutivo. Creo que Arabela tiene que transitar junto al equipo una transición donde hay un cambio de estilo que seguramente va a tener momentos de tensión, tensiones propias en este tipo de cuestiones. Encima le ha tocado una circunstancia más difícil con la pandemia”, explicó. 

“Le tocó iniciar su gestión transcurriendo esta pandemia y esta cuarentena pero lo está llevando con su personalidad. En política se puede llegar por tres cuestiones, una porque tenes mucha gente que te apoya, tenes fichas, votos; podes llegar por un posicionamiento de poder económico, porque representas a un grupo con intereses fuertes; o podes llegar por razones familiares, por ser hija, mujer de o pariente de.  En ella no se da ninguna de esas tres situaciones. Entonces sin dudas sus cualidades personales son la que la han llevado al lugar donde está, ha ido aprendiendo del trabajo en conjunto que venimos haciendo”, explicó el Legislador y exministro de Gobierno de Alberto Weretilneck. 

Respecto a las comparaciones con el liderazgo de su antecesor, Di Giácomo consideró: “Sería un gran problema si intentara competir con Weretilneck porque él tiene una característica de liderazgo social, comunitario y popular, muy fuerte que lo ha cosechado en base a un vínculo directo con la gente. Justamente lo que tiene que hacer Arabela es otra cosa, es ser ella, es no ser Weretilneck. El desafío para todos nosotros es hacer crecer el partido en la diversidad y poder engendrar nuevos liderazgos”, concluyó el Diputado.  

José Luis Berros (Diputado del Frente de Todos) 

“Se evidencia una brecha interna entre arabelistas y albertistas” 

“Estamos viviendo momentos críticos. En primer lugar creo que hay que destacar que en el marco de esta pandemia se creó una conciencia social muy importante respecto al rol del Estado. En este contexto los ejecutivos se vieron, al menos en esta primera fase, fortalecidos, tanto a nivel nacional, como  en las provincias o en los municipios. Incluso en provincias como la nuestra donde la atención a la pandemia fue deficitaria”, consideró en diálogo con La Tecla Patagonia, el diputado del FdT, José Luis Berros. 

En este sentido agregó: “La gobernadora Carreras es continuadora de un gobierno que endeudó a todos los rionegrinos y rionegrinas, el peso de esa deuda, hoy se hace más evidente. Hasta el año pasado había un gobierno en Río Negro de tipo patriarcal, que lo ejercía exclusivamente Weretilneck, Carreras intenta abrir camino, generarse un espacio, pero los pesos y contrapesos que le va imponiendo el ex gobernador la hacen jugar al juego de la oca, avanza uno, retrocede dos”, opinó  Berros.  

Por último indicó que “en la Legislatura se evidencia claramente esa secuencia, los legisladores de Juntos están atentos a defender a Weretilneck y en el medio del discurso filtran algo a favor de la Gobernadora, pero aún los esfuerzos mayores se dan en la defensa del ex gobernador. No es bueno que un gobierno tan rápidamente empiece a tener esa brecha interna, con Arabelistas o Albertistas, como se denominan entre ellos”, concluyó. 

Mariano Vila (Analista político - Director General de LLyC Argentina) 

"Esta crisis puede ser una oportunidad para la construcción de su liderazgo" 

"Creo que la crisis que estamos atravesando tanto para el Presidente como para los nuevos Gobernadores puede ser una oportunidad de separarse de sus padrinos políticos. Me parece que todavía es prematuro aventurar si Arabela Carreras lo hizo bien o mal pero a grandes rasgos y más allá de los casos que tienen, no es una provincia que llame la atención a nivel nacional por su mala gestión", consideró en diálogo con La Tecla Patagonia, Mariano Vila. 

"Arabela apoyó desde el primer momento las políticas y decisiones tomadas a nivel nacional en el marco de la pandemia e incluso en la política petrolera con el establecimiento del barril criollo. En medio del alto nivel de conflictividad nacional, ella aprovechó para sacar de su equipo a algunas personas que no eran de su confianza y puso a personas de su círculo. El tema es que todavía no tiene un equipo o respaldo tan grande como poder ocupar espacios claves que viene ocupando el albertismo", señaló el analista. 

En este sentido agregó que el liderazgo de Carreras "se está formando bajo una crisis y eso dependiendo de su capacidad como líder podrá aprovecharlo mejor o no. Weretilneck si bien se está moviendo desde el Senado con algunas iniciativas para fortalecer a la Provincia, también la está dejando actuar. Carreras está tratando de hacer lo que puede en este contexto pero sin dejar de mostrar sus dientes, está buscando completar espacios con gente de su confianza y tratando de construir su liderazgo como Gobernadora con su propia impronta".