La Plata, Bs As.
Sábado, 7 diciembre 2019
Revista Num. 860
Cómo es el reparto de las bancas en cada uno de los 135 legislativos municipales. Los intendentes que comienzan su mandato con mayoría propia y aquellos que se verán obligados a...
Ver Revista
Revista EL PACTO

Revista Num. 860
Ver Revista
01/12
SANTA CRUZ
Alicia y las disputas hacia adentro
La Gobernadora quiere iniciar su mandato sellando acuerdos que eviten grietas a futuro. Para ello, convoca a los referentes de su espacio y negocia lugares de poder. Los detalles
Alicia y las disputas hacia adentro
Toda victoria electoral ordena, ya que ratifica liderazgos y otorga a los participantes un peso específico. Ese parece ser el camino que busca recorrer la gobernadora Alicia Kirchner, luego de su ratificación en las urnas en agosto y octubre, que determinó el crecimiento del kirchnerismo en Santa Cruz y, particularmente, de su espacio. 

Sin embargo, el aluvión de votos al Frente de Todos también significó un crecimiento en la provincia de todas las opciones peronistas, incluyendo a aquellos que si bien jugaron dentro del espacio, marcaron sus disidencias y compitieron en las distintas internas municipales.

Tanto el intendente de El Calafate, Javier Belloni,  con su espacio “Nace una esperanza” como el titular del sindicato de petroleros Claudio Vidal, con su sello  “Somos Energía para Renovar” (SER), lograron representación propia en la Cámara de Diputados provincial. Asimismo, en el caso de Vidal obtuvo una intendencia venciendo al candidato del oficialismo provincial.

En el caso de Belloni, el caudal de votos que lo dejó apenas por debajo de la figura de Alicia, como el segundo candidato más votado de todo el territorio, sumado a su fortalecida relación con la vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner, cuenta con espalda política suficiente para exigir participación directa en el futuro proyecto que tiene en mente la Gobernadora. 

El mandato presidencial

Como Alberto Fernández en Nación y, en gran medida, como la propia Cristina en la previa al armado electoral, Alicia adoptó un perfil conciliador, tanto con los opositores como con aquellos sectores del peronismo que no se veían representados por su figura. 

Si la política es una correlación de fuerzas, el objetivo de la mandataria santacruceña es aglutinar la mayor cantidad de voluntades de su lado, no solo a fuerza de los votos que avalaron su gestión en agosto, sino también de acuerdos que le den mayor gobernabilidad ante un panorama que desde el oficialismo consideran inmejorable, con una provincia sin deuda en dólares y alineada con el futuro Gobierno Nacional, lo que dejará atrás una fuerte de reducción de fondos sufrida durante el mandato de Mauricio Macri al frente del Ejecutivo nacional. 

Una señal concreta de la intención de la Gobernadora, más allá de los encuentros protocolares y las fotos para la prensa, será la conformación de su Gabinete de ministros. Allí, se verá la real apertura a la que está dispuesto el oficialismo que, de por sí, tiene que resolver sus rencillas internas, ante los cambios seguros que se avecinan en el equipo de Gobierno, con salidas, ascensos y posibles retornos. 

En ese escenario deberá hacer equilibrio la reelecta mandataria, como un perfil que la sitúa más cómoda en la gestión que en la famosa “rosca” política, donde según como están planteados los actores, se definirá gran parte de la suerte de su segundo período al frente de la Provincia.


EL BELLONISMO SE ALIA
El que pierde acompaña  


El famoso lema identificado con el peronismo es el adoptado por el Jefe Comunal de El Calafate, Javier Belloni. Su rol será de contrapeso al Gobierno, con diálogo abierto
El intendente de El Calafate, Javier Belloni, reelecto por cuarto mandato consecutivo, mantuvo un encuentro cordial con Alicia Kirchner, luego de lo que fue una campaña para la gobernación subida de tensión hacia adentro del Frente de Todos, que generó acusaciones y diferencias que dejaron fisuras en la posible unidad futura. 

Sin embargo, desde el entorno del Jefe Comunal aseguraron a La Tecla Patagonia que se trató de un diálogo “positivo”, y recalcaron: “Nosotros somos peronistas, jugamos dentro del partido y entendemos que el que gana conduce y el que pierde acompaña. Las diferencias que tenemos o tuvimos las dirimimos en las urnas. Ahora nuestra propuesta, como siempre, es construir para que El Calafate siga creciendo. Nunca pusimos, ni vamos a ponerle palos en la rueda a nadie”. 

En la previa al armado, fue clave la participación de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, de relación muy estrecha con Belloni y obvios vínculos con Alicia. Allí, la futura vicepresidenta medió entre ambos dirigentes y sus espacios para desarrollar una elección ordenada, que no termine por dañar el rendimiento del peronismo en toda la provincia. 
Respecto del futuro, aseguraron desde el bellonismo que esperarán a la conformación del nuevo gobierno y del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, donde tiene a tres de sus hombres, aunque insistieron en su apertura para “trabajar para el bien de la provincia”.

“No vamos a dejar de plantear lo que nos parezca equivocado, pero lo haremos puertas adentro, del mismo modo que acompañaremos todo lo que, desde nuestra perspectiva,  sea en favor de la comunidad de El Calafate y los santacruceños”, concluyeron  allegados a Belloni.

EL SER QUIERE HACERSE VALER
Vidal, el más distante


El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, Claudio Vidal, representa el ala más dura dentro del Frente de Todos, respecto al Gobierno provincial que encabeza Alicia Kirchner.

Tal es así, que en las elecciones municipales de octubre en Río Gallegos, estableció una alianza con el exgobernador Daniel Peralta y compitió por fuera del espacio del peronismo oficial, aunque finalmente su lema quedó en tercer lugar. 

Sin embargo, en diálogo con este medio un allegado al dirigente petrolero confirmó que tras las elecciones hubo contactos entre las partes y, aunque no precisaron fecha, habrá un encuentro entre Alicia y Vidal para enviar una señal de unidad, necesaria para las bases.

“Claudio quedó muy bien posicionado luego de las elecciones”, advierten desde el entorno del petrolero, algo que consideran fundamental a la hora de sentarse a negociar con el Gobierno posibles lugares de poder en el futuro equipo, así como también la preponderancia que se le dará al sector de hidrocarburos en los lineamientos políticos para los próximos cuatro años. 

Como herramienta de negociación, Vidal contará con tres legisladores en la Cámara de Diputados provincial y con el intendente de 28 de Noviembre, una localidad chica pero fundamental en la dinámica de la cuenca carbonífera, junto con Río Turbio. 

Asimismo, le queda la estructura del partido SER, que demostró ser muy aceitada en los comicios provinciales y será necesaria para el oficialismo en los próximos objetivos electorales.

Un bloque más grande y heterogéneo

El Frente de Todos contará con 20 bancas en la nueva Cámara de Diputados de la provincia. Un crecimiento exponencial respecto de la conformación actual, donde tenía en su poder 15 de un total de 24. Dentro de su bloque, 3 diputados responderán al espacio SER de Claudio Vidal y otros 3 al espacio Nace una esperanza, de Javier Belloni. 

“Tenés que saber que cuando tenés un bloque grande también tenés discusiones internas pero yo soy una persona de mucho diálogo, abierta a intercambiar ideas así que seguramente iremos conversando los temas y acordando”, dijo el futuro presidente de la Legislatura, Eugenio Quiroga, a La Tecla Patagonia.

LA INTERNA PUERTAS ADENTRO
Diferencias en la mesa chica   


Tanto en la transición de algunos cargos como hacia adentro del Gabinete, existen miradas distintas que pujan por imponerse sobre los otros. La rosca desde adentro

Como en todo grupo humano, las diferencias entre sus integrantes existen. Si a ello se le agrega la disputa de poder y la conducción de un Gobierno, el escenario se vuelve más complejo. En el Gabinete de Alicia Kirchner, conviven dos facciones claras del kirchnerismo. Una asociada al peronismo ortodoxo, que responde a la estructura del PJ, y otra apoyada en las nuevas agrupaciones nacidas durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, con Kolina y La Cámpora como semillero de sus dirigentes. 

Una disputa clara se manifiesta en la transición de la Legislatura, donde aunque no lo hagan público, el vicegobernador entrante Eugenio Quiroga y el saliente Pablo González pertenecen a facciones diferentes, lo que tensa la cuerda del traspaso. 

En on, todos hablan de un trato cordial y una transición ordenada, sin mayores sobresaltos entre los dos referentes del mismo espacio. Sin embargo, en off, las acusaciones a la gestión saliente por los números desprolijos y el aumento en la planta de personal se escuchan, y esos reclamos se trasladan a los encuentros privados, que no se desarrollan con la cotidianeidad imaginada para estos casos. Misma colisión se da en el armado del Gabinete, donde Alicia busca hombres de su confianza, pero de origen heterógeneo. Allí, el interior pesa para tener más representación y no dejar todas las decisiones en manos de los dirigentes nacidos en Río Gallegos. 

Por último, se da la discusión por la paridad. Es intención de la Gobernadora formar un equipo con igual cantidad de hombres y mujeres, pero no faltan quienes consideran forzado la inclusión del componente y patalean, aunque sin éxito. 

Entre todos los planteos mencionados hace equilibrio la mandataria, consciente de que cualquier mal movimiento puede debilitar el acompañamiento a su gestión.
 
COMENTARIOS
  • Genéricos