18/12/2019
Retenciones al campo: cómo impactan en la región
La nueva disposición del Gobierno nacional que modifica el esquema de retenciones al agro tendrá sus consecuencias en la economía regional. Cuáles son sus alcances, cómo impactará en los productores patagónicos y cuál es la mirada de las federaciones respecto de los cambios. Las voces de los representantes del sector de Chubut, Río Negro y Santa Cruz

Por M. Branda, S. Simonetti, J. Carvajal y A. De Angelis 

Uno de los primeros decretos firmados por el Presidente de la Nación Alberto Fernández tuvo que ver con el cambio en el esquema de retenciones al agro, que modificó los topes impuestos por el Gobierno anterior y produjo una suba de porcentajes.

 

La medida fue más resistida por lo inconsulta —no fue de común acuerdo con el sector— que por su real impacto en los dividendos de los productores, que en su gran mayoría admitieron que existía un atraso en la aplicación de la quita, teniendo en cuenta que desde que se fijó el tope hasta hoy, el dular subió de $36 a $63.

Concretamente, al dejar sin efecto el tope de $ 4 por dólar exportado vigente desde septiembre de 2018, pero no derogar el decreto que las impuso, pasan a regir los máximos de 12% para los cereales y de 30% para la soja. Para las carnes (vacuna, porcina, ovina, aviar y de pescados), la harina de trigo, el arroz, el maní, la leche en polvo, el maíz pisingallo y las legumbres, entre otros, será de un 9%. Según los cálculos estimados del Gobierno, el nuevo esquema implicará unos 2000 millones de dólares extra de la recaudación.
 

En la región patagónica, la producción está centrada en la comercialización de animales y la fruticultura, por lo que el impacto se reflejará mayormente en la venta de carnes y lanas no procesadas.

 

Ricardo Irianni (Presidente de la Sociedad Rural del Valle del Chubut)

 

El ruralista y exprecandidato a gobernador del PRO, Ricardo Irianni, dialogó con La Tecla Patagonia sobre el impacto que tendrá en la región la modificación del esquema de retenciones. Al respecto expresó: “Al aplicarse un porcentaje sobre el valor las retenciones se van a ir modificando y cambia lo que era un monto fijo ($4 por dólar). Ahora será un 9% con un dólar más alto que se va a ir ajustando por la inflación. Esto impacta, quizás aunque el monto absoluto no sea mucho, nosotros lo que alertamos es que es un impuesto, una carga para el productor. Afecta mucho más al pequeño y al mediado productor que tiene menos defensas. El productor grande puede defenderse más por una cuestión de escala, porque puede reducir los costos”, indicó.
 

“Nosotros pensamos más en el productor de la Meseta, un productor que tiene pocos animales, que no tiene regularizado su título porque es una sucesión, que va a tener menos defensas porque es un impuesto directo. Para un pequeño productor puede significar algo así como 50 mil pesos al año, que no es mucho, pero para ese pequeño productor quizás significa la rentabilidad. Desde el Gobierno nacional dicen que debemos ser solidarios, que los que más tienen que pagar a los que menos tiene. Y en este caso no es siempre así. Esto nos preocupa”, agregó Irianni.

“El gobernador se ha comprometido a hablar con los referentes nacional para ver si se puede revertir esto. Creo que la discusión de discusión de fondo tiene que darse en ver cómo podemos hacer para facilitarle las cosas a aquellos que quieren seguir produciendo y viviendo del campo sobre todo en la Patagonia donde tenemos un ecosistema muy débil, con muchos años de sequía, con erupciones de volcanes, con los depredadores. Entonces cómo hacemos para ayudar a aquellos pequeños productores que quieren seguir trabajando. Porque esto termina con más gente yéndose de los campos  hacia las ciudades. Desde la Sociedad Rural y desde la Federación de Sociedades Rurales de Chubut queremos colaborar y aportar ideas”, sostuvo el presidente de la Rural del Valle.
 

Sobre la caída de la actividad durante los últimos años, Irianni, dijo: “Casi la mitad de los campos de nuestra área de influencia están abandonados o semiocupados. El desafío es que tanto desde el sector privado como desde el público, pensemos cómo podemos hacer para que esos campos vuelvan a la plena actividad. Porque esto es lo que mueve la economía, lo que genera trabajo y consumo”.
 

“Creo que lo primero que hay que hacer es eliminar las retenciones. En este punto quiero poner un ejemplo. Nosotros valorizamos el impacto de este impuesto. Tres millones y medio de ovejas por cuatro kilos y pico que da cada oveja por cinco dólares, nos da un volumen total de la lana en el Chubut de entre 60 y 70 millones de dólares. El 9% de eso nos da 6 o 7 millones de dólares que son 400 millones de pesos. Este es un número abstracto que no nos dice nada pero si lo ponemos en contexto de la masa salarial que paga la provincia del Chubut que son aproximadamente 45 mil millones de pesos al año, no llega ni al 1% de lo que la Provincia tiene que pagar de sueldos. Entonces, hagamos un esfuerzo en conjunto. Acá tenemos jueces, tenemos político, diputados que ganar mucho más de 200 mil pesos por mes. A ellos también les tendrían que poner el 10 o 20% solidario con los que menos ganan. Y, hay algunos que no producen nada. Tengamos esa discusión también porque si hablamos de ser solidarios y ayudar a los que menos tienen,  por supuesto que el campo va a ayudar pero todos tiene que ayudar”, culminó.

 

Miguel O’ Byrne (Presidente de la Federación Agraria de Santa Cruz)

 

El Presidente de la Federación Agraria, Miguel O’ Byrne, aseguró en diálogo con este medio que “Fernández había mencionado algo por el estilo a partir de las PASO y algún aumento se esperaba. Lo que no se esperaba fue que lo anunciaran abruptamente sin consulta. Tomó a todo el sector mal parado porque estábamos esperando una convocatoria para plantear desde los distintos ámbitos productivos del país nuestras las necesidades. Hay actividades que andan bien, otras no tanto y otras mal. No todo puede estar alcanzado por la misma vara y eso es lo que se pretendía charlar”.
 

Respecto de la realidad local, el dirigente planteó que “acá nosotros somos casi monocultivo, con entre un 70% y 80% de oveja, un poco vacuna y ahora creciendo otra vez la cereza. En lo que hace a la carne vacuna y ovina le subieron de tres pesos por dólar, que era más o menos un 5% actual, al 9% por ciento. Eso por un lado convalida que no va a haber un efecto negativo en los precios internos. No va a pasar porque el dólar subió en un año de $38 a $60 pero la inflación fue de un 55%, entonces se comió una muy buena parte de lo que es el beneficio de la devaluación”.


 

Asimismo, respecto de la afectación, consideró que “va a afectar específicamente lo que es la exportación de carne ovina, en la rentabilidad del sector porque se traslada directamente al productor. Y en las lanas, que es el ingreso fundamental en Santa Cruz, en el caso de las procesadas por ahora no las tocan —dejan los $3 por dólar—, mientras que las lanas no industrializadas se van al 9%”.
 

O´Byrne precisó que las retenciones en la provincia “significan 350 millones de pesos que van a salir del sector productivo santacruceño a derechos aduaneros”, y explicó: “si lo ponés en un contexto, mirando un año atrás con el otro Gobierno, el 9% con el impacto de los $3 habían puesto era algo parecido, con la salvedad que lo que es fijo en pesos se iba a ir diluyendo con la inflación, y esto queda fijo, sobre el precio final y en dólares. El tema es complejo porque es como si vos tenés cualquier comercio y te sacan el 9% de tu factura.
 

Por último, consideró que “el impacto de subir las retenciones a la carnes no es mucha plata para el Estado nacional pero si es mucha plata para el pequeño productor. Vamos a ver si se puede retrotraer pero entendemos que ante esta situación es difícil porque están trabajando todas actividades y va a llevar un tiempo analizarlo, porque cada uno tiene su complejidad y urgencia. Está bien que mejore la producción y aumentar el volumen, pero si no hay rentabilidad no sirve”.

 

Santiago Nazar (Presidente de la Sociedad Rural de Bariloche)

 

Santiago Nazar, presidente de la Sociedad Rural de Bariloche, dialogó con La Tecla Patagonia e hizo referencia al reciente esquema de retenciones que planteó el gobierno de Alberto Fernández. Al respecto indicó: "Por un lado es cierto que es necesario recaudar, pero es negativo, porque siempre se hace sobre el mismo sector, que es quien ingresa dos de cada tres pesos que ingresa al país y hace falta más información porque no fue una medida consensuada, por eso es importante el canal de diálogo".

 

En esta misma línea y en referencia al impacto en el sector, el dirigente rural señaló: "Esto es histórico y no tiene nada que ver con signo del gobierno. No hay ninguno de nosotros que le vea un beneficio a las retenciones, ni para el sector, ni para la Argentina, porque la visión nuestra no deja de ser nacional, porque queremos que les vaya bien a nuestro país."

 

De esta manera concluyó: "Debe existir un consenso y no imponer cosas que nunca funcionaron".

 

Elvio Guía (Vicepresidente 1° de la Federación Agraria argentina)

 

El referente del Agro nacional habló con La Tecla Patagonia y aseguró que “esto impacta en la mayoría de las economías regionales. Después hay que ver de acuerdo a lo que salga en la ley de emergencia, si quedan finalmente las retenciones para las economías regionales. De acuerdo a eso es el impacto que tendrá. En todas las carnes aumentó del 5% al 12%. En lo que es manzanas no sé cómo queda la alícuota pero ya había aumentado un 5%. Entonces hoy hay que esperar los anuncios nuevos”.

 

En la misma sintonía, el vicepresidente de la Federación Agraria Argentina expresó: “si no hay una baja en las retenciones, una quita para las economías regionales, va a ser muy difícil que se pueda reactivar y generar recursos, trabajo y terminar con los índices de pobreza que estamos teniendo. Acá el sector productivo viene haciendo un esfuerzo hace muchísimo tiempo. Hace casi 18 años que se vienen tributando en las distintas economías regionales, agricultura tradicional, ganadería. Y todavía en el 2002 cuando nos pidieron el primer esfuerzo, hasta hoy, no se ha solucionado el problema estructural que tiene la Argentina”.

 

Por último, Guía apuntó que “no nos consultó nadie. Por eso fue la primera reacción de los productores. El Presidente de la Nación había dicho que iba ser el presidente de la unidad de todos los argentinos. Y lo primero que hace es una medida de aumentar al máximo las retenciones que dejó el gobierno anterior. Sentenció: “el problema no es de la clase trabajadora, acá el trabajador paga ganancias. Acá el problema es de la clase política que no ha estado a la altura de las circunstancias”.